31 meses de un diálogo con percances

“Los colombianos pueden confiar plenamente en que este gobierno está obrando con prudencia, seriedad y firmeza, anteponiendo siempre el bienestar y la tranquilidad de todos los habitantes”.

31 meses de un diálogo con percancesHumberto de la Calle, uno de los negociadores del Gobierno colombiano, llega a las conversaciones de paz en La Habana en mayo de 2015. Crédito: Enrique de la Osa / Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) Los ojos del mundo se posaron en Colombia el 4 de septiembre de 2012, cuando el presidente Juan Manuel Santos anunciaba que luego de 6 meses de “conversaciones exploratorias”, el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia firmaban su hoja de ruta para el restablecimiento de la paz en Colombia con cinco puntos claves:

  • La política del desarrollo agrario integral
  • El abandono de las armas
  • La entrada de rebeldes desmovilizados a la vida política
  • La solución al problema de las drogas ilícitas
  • La reparación a la víctimas del conflicto

Santos trataba de defender esta decisión frente a sus opositores: “Los colombianos pueden confiar plenamente en que este gobierno está obrando con prudencia, seriedad y firmeza, anteponiendo siempre el bienestar y la tranquilidad de todos los habitantes”.

Después de casi un mes de este anuncio, el 18 de octubre de 2012, inician en Oslo, Noruega, los primeros acercamientos, antes de que las mesas de conversación se mudaran más cerca del lugar del conflicto hasta La Habana, Cuba, en donde se instalan a partir del 6 de noviembre y se comienzan a discutir los detalles logísticos.

Los dos primeros ciclos de acercamiento ocurren entre noviembre y diciembre de 2012. Durante este tiempo se obtienen importantes avances en los temas de desarrollo agrario y se conviene la realización de foros sobre la materia, así como el cese al fuego unilateral de las Farc desde el 20 de noviembre hasta el 20 de enero.

Con la llegada del nuevo año vienen 16 ciclos más en 2013, en donde se realizan importantes avances entre los que resalta la firma de uno de los puntos de agenda: la participación política del grupo insurgente; además de la liberación de un funcionario de seguridad que se encontraba en manos de las Farc y la determinación de que las Farc deberá repara a las familias de las víctimas de minas antipersonales.

En 2014 se celebran 15 ciclos de diálogos en donde se firma el acuerdo sobre la solución del problema de las drogas y cultivos ilícitos, se reitera el compromiso de permanecer en la mesa de diálogo, se crea la Comisión de Esclarecimiento Histórico para la investigación y estudio sobre el fenómeno de la violencia y un alto al fuego indefinido.

El 17 de noviembre en la medianoche el presidente Santos anunció la suspensión de los diálogos luego del secuestro del general Rubén Darío Alzate. En esta oportunidad, el primer mandatario colombiano tachó la acción como “inaceptable”. Junto a Alzate fueron secuestrados el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego. Las tres personas fueron liberadas el primero de diciembre de 2014, reanudando los acercamientos entre el Gobierno y las Farc el 10 de diciembre del mismo año.

De los avances realizados durante el 2015 se incluye la discusión de la situación de las víctimas del conflicto armado, el retiro de las minas personales de los lugares en donde se pueda afectar de forma directa a la población civil y las instrucciones dadas por el presidente Santos para que se iniciara la discusión del cese del fuego de manera bilateral y definitiva.

Entre los temas que no fueron incluídos durante el proceso se encuentra la incorporación de otras organizaciones insurgentes, el desarrollo del fenómeno del paramilitarismo y la superación de las causas estructurales de éste.

Sobre el costo de este proceso, el presidente colombiano aseguró en una entrevista en CNN en español en julio de 2014 que hasta el 19 de noviembre de 2013 se habían gastado ocho millones de dólares.