4F, el día que Hugo Chávez inició su carrera política con sangre

En cifras extraoficiales ascendía a 100 las personas fallecidas durante la revuelta militar comandada por Hugo Chávez

Presidente Carlos Andrés Pérez logró escabullirse tres veces de sus captores, por eso la operación falla en Caracas

Hugo Chávez se rindió cercanas las 12:00 m y asumió su responsabilidad frente a las cámaras de TV

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Civiles y militares trasladan a un funcionario herido durante enfrentamiento con insurrectos. Crédito: Biblioteca Nacional

(Caracas, Venezuela) – “Compañeros, lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad Capital”, con esta frase un joven militar venezolano inició su carrera política, en un día en que la sangre de venezolanos corrió por las calles y en el que la democracia sufrió un duro golpe.

Ese día fue el 4 de febrero de 1992 y el joven era el Teniente Coronel Hugo Chávez.

Vive TV

Transcurría la tarde del 3 de febrero, cuando miembros militares del Movimiento Bolivariano MBR-200 (Agrupación clandestina de extrema izquierda fundada por Hugo Chávez) ponían en marcha un Golpe de Estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez, quien arribaba al país tras participar en el Foro Económico Mundial, en la ciudad de Davos en suiza.

Componentes de esta organización en Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y Caracas fraguaban uno a uno los pasos de un plan perfectamente orquestado, pero que al final fallaría por no lograr los objetivos en la capital. ¿Lo paradójico? Hugo Chávez, el líder de la revuelta, no consiguió su cometido en la ciudad principal.

¿La razón? El Ministro de la Defensa, general Fernando Ochoa Antich, y el Ministro de Interiores, Virgilio Ávila Vivas se trasladaron al Aeropuerto Internacional de Maiquetía para desarticular un presunto operativo que tenía destinado a detener al presidente Pérez a su llegada .

Los principales dirigentes de la acción golpista fueron los tenientes coroneles Hugo Chávez Frías, Francisco Arias Cárdenas, Joel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández y Jesús Ortiz Contreras.

Una vez en la residencia presidencial, Pérez recibió a las 11:00 pm una llamada telefónica de Ochoa Antich en la que era informado de un alzamiento en el Fuerte Mara en el Zulia, por lo que decidió trasladarse al Palacio de Miraflores, evadiendo por escasos minutos la captura de los golpistas, por segunda vez.

Imágenes de las balas que impactaron La Casona

Estando en Miraflores, el mandatario de origen andino recibió otro ataque, que fue presenciado por los venezolanos a través de las pantallas de televisión. Con una tanqueta comandada por un miembro de la unidad de paracaidistas arremetieron la fachada del Palacio. Sin embargo esto no fue suficiente, una vez más las cosas saldrían mal para el caudillo Chávez.

Pérez logró sortear nuevamente su captura y logró huir por la puerta del garaje de Miraflores en el carro del exmandatario Jaime Lusinchi.

Eran cerca de la 1:00 am cuando con un discurso furioso Carlos Andrés Pérez apareció en las pantallas del canal Venevisión rechazando el movimiento insurreccional y pedía “confianza y fe en la democracia” frente al grupo de militares “que violó su juramento y la Constitución”.

Horas después, en un breve pero contundente mensaje, sugerido por el dirigente político Eduardo Fernández, un desafiante mandatario enunció un mensaje exclusivamente para los militares:

Crédito: Globovisión

“Quiero dirigirme especialmente a las Fuerzas Armadas Nacionales oficiales y soldados, les habla su Comandante en Jefe, su obediencia es para conmigo, para quien tiene el mandato del pueblo… les envío la orden precisa y categórica, de obedecer a su Comandante en Jefe, obedecer a los comandos naturales de la organización militar, que permanecen firmes en obediencia y acato a la Constitución de la República”.

Después de eso, solo quedó la rendición. Las tropas leales retomaron el Palacio de Miraflores a las 4:00 am y se prolongó hasta cerca del mediodía del día 4, cuando se entregó el líder de la operación, el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías, y asumió frente al país su responsabilidad por lo ocurrido.

Lo cierto es que esa noche, los oficiales golpista empuñaban sus armas contra sus hermanos uniformados con el propósito de “dar la vida por la patria”, patria que vio la sangre correr de al menos 32 compatriotas entre civiles y militares, según las cifras oficiales de la Disip (Dirección de Servicios de Inteligencia y Prevención).

La prensa nacional manejaba otra cifra de fallecidos por el golpe fallido

De esas 32 muertes, Hugo Chávez respondió “ante los venezolanos y ante Dios” por solo 18, que cayeron durante el desarrollo de la rebelión. Del resto solo quedó las lágrimas, el vacío de las familias enlutadas y el cierre de una época tenebrosa en el país.

Desde ese sangriento día, en el que Hugo Chávez decidió tomar el poder a la fuerza sin éxito, nació y se comenzó a desarrollar un sentimiento de cambio entre los venezolanos que apoyaron la intentona de febrero del 92, frente a la crisis que vivía la nación.

Ese movimiento se llama “Chavismo”, y traería sus frutos seis años después de la mano de aquel joven caudillo nacido en Sabaneta de Barinas, que entendió estando en la Cárcel de Yare y viviría en carne propia que la única forma de liderar Venezuela es a través de elecciones y no las armas.