Pese a la disminución del contrabando de pollo, sigue la escasez

"La inmensa mayoría de la carne que consumen los cucuteños proviene de fuentes desconocidas", dijo Lafaurie.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Cortesía del Diario La Verdad

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Andrés Valencia Pinzón, señaló en una entrevista concedida al diario La Verdad que el contrabando de pollo hacia Cúcuta rondaba las 1.500 toneladas al mes, pero este “disminuyó” con el cierre de la frontera.

Asimismo, indicó que el producto entraba ilegalmente a tierra colombiana, afectando la producción del ave en el país vecino, así como la disponibilidad de oferta en Venezuela.

Lea también: En Colombia, denuncian contrabando de carne

Sin embargo, el rotativo reseñó que pese a la reducción del contrabando de extracción de alimentos todavía no garantiza la existencia del producto en los anaqueles. Agregó que en el estado Zulia, restringen la venta del pollo a uno por persona.

Según información de Fenavi Colombia, Venezuela es uno de los países latinoamericanos que tiene mayor consumo de carne de pollo, pues los productores venezolanos aseguran cubrir la demanda.

Pero, la institución neogranadina expresa que el pollo importado desde Brasil a Venezuela supuestamente también llegaba a comercios cucuteños.

CARNE QUE CONSUMEN LOS CUCUTEÑOS PROVIENEN DE FUENTES DESCONOCIDAS

Por su parte, el presidente de Federación de Ganaderos de Colombia (Fedegan), José Félix Lafaurie, se preguntó “de dónde proviene la carne que diariamente abastece los expendios y plazas de mercado del área metropolitana de Cúcuta”, pues según informes de matanzas de reses, en la localidad no hay sacrificio de más de 20 reses diarias.

De igual forma, fustigó que “a pesar del cierre fronterizo, el abastecimiento por parte de plantas de sacrificio formales sigue siendo marginal, y la inmensa mayoría de la carne que consumen los cucuteños proviene de fuentes desconocidas, afectando la economía de los ganaderos y poniendo en riesgo la salud de los hogares y el estatus sanitario de la ganadería colombiana”.