De esta forma opera la red de prostitución con la que relacionan a Bisbal

Los documentos explican cómo operaba esta red de prostitución VIP que se encontraba en Argentina.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Cortesía de Vanitatis

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Vanitatis tuvo acceso a los documentos oficiales en los que aparecen los nombres del cantante español David Bisbal, el DJ internacional Marco Carola, una concursante de ‘GH’ Argentina, un importante político y una foto de Ronaldo Nazario.

De acuerdo con el medio, la División Antidrogas Urbanas de la Policía Federal Argentina recibió información de que en un domicilio de la calle Almirante Brown de Buenos Aires, supuestamente vendían estupefacientes.

En base a ese dato, las autoridades activaron un dispositivo de agentes que, una vez en el lugar, avistó una situación irregular entre Walter A. Soto y otra persona, por lo que el juez dio la orden para intervenir el celular de Soto.

De la manera más imprevista, una red de prostitución VIP quedó al descubierto y el nombre de David Bisbal salió a la luz pública.

Redes sociales, conversaciones de Whatsapp, vídeos, multitud de fotografías, contactos, agenda telefónica, entre otros, sirvieron para abrir el llamado “servicio concierge” con el cual Soto, Loana ‘Loe’ Bergonzi, Emiliano Volpe y otros ofrecían servicios sexuales a clientes de “abultada cartera”.

El precio del servicio podría ser hasta 2.000 euros. El Juzgado Federal número 9 de Buenos Aires investiga este hecho. Si los investigados resultan culpables, pagarían hasta diez años de cárcel por el delito de trata de personas.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO DE VANITATIS

LA CAPTACIÓN

Según se indica en el informe del Ministerio Público argentino al que ha tenido acceso ‘Vanitatis’, la agencia We Love It, de Soto y Bergonzi, proporcionaba servicios de compañía e imagen en distinguidos eventos sociales, principalmente de Buenos Aires. Esta primavera, la red comenzó a ampliar negocio en Ibiza mediante un asociado con buenos contactos en el ambiente de las fiestas electrónicas.

Soto era el principal captador de mujeres. Él se encargaba de seleccionarlas cuidadosamente atendiendo a criterios de belleza y disponibilidad, amén de ofrecerles un mundo de privilegios y dinero fácil. También les prometían facilitarles ‘empleos’ bien pagados en el extranjero y la asistencia a fiestas glamourosas donde establecer su propio ‘networking. El artista paraguayo Aníbal Pachano, jurado del programa ‘Bailando’, es uno de los que se ofrece a entrar en el negocio.

Todas eran jóvenes, a poder ser menores de 22, y de perfil “aniñado”, según la investigación. Algunas solo bailaban. Otras hacían “de todo”. Si el precio por servicio eran 1.500 euros de media, la red se quedaba 450. “Que esta rebien y no las matas y se quedan”, dice uno de los ‘whatsapp’ intervenidos. Loana explica a su socio que las chicas debían “enviar un e-mail con nombre y apellidos, edad, altura, medidas, color de ojos, nacionalidad y foto de pasaporte. 5 fotos selfie. 5 fotos profesionales”. También un vídeo de presentación. Varios ejemplos y numerosas fotos de chicas en paños menores obran en la investigación de la Fiscalía. Una de ellas es Maipi, concursante de la 15ª edición de ‘Gran Hermano’ en Argentina.

LA COSIFICACIÓN

Soto llegó a trabar relación sentimental con alguna de ellas, sin olvidar nunca que el negocio era lo primero. La documentación a la que ‘Vanitatis’ ha tenido acceso explica el dominio de Soto sobre sus pupilas en los siguientes términos: “Colonización de la subjetividad que le permitía llegar a la explotación económica de las mujeres a través del sexo”. Es decir, su capacidad de seducción sobre ellas acababa casi robotizándolas. We Love It se hacía cargo de todos los gastos (billetes de avión, taxis, hoteles, dietas) y ellas debían comunicar cuándo llegaban al servicio, cuándo regresaban a casa y si se producía alguna circunstancia imprevista.

Así, una de ellas consulta con Soto por Whatsapp si el político con quien acaba de acostarse puede repetir gratis una segunda vez. Un hombre del más alto nivel. En otra ocasión, una explica que, a cambio de sexo anal, el cliente ofrece costearle un aumento de pecho. Soto se lo desaconseja.

CONEXIÓN IBIZA

Loana era la que establecía muchos de los contactos entre prostitutas y clientes, la mayoría, conocidos suyos. Asimismo, ayudaba a Soto en la captación y “adoctrinamiento” de las jóvenes, conminándolas a rechazar otros empleos que les surgiesen para dedicarse a la red tiempo completo.

Julieta A. era la más deseada y, de algún modo, la imagen de la casa. Loana procuró que estuviese en cierta cena con jugadores de fútbol, entrenadores y un contacto para expandirse en Ibiza. También se la llevó como acompañante en un viaje de negocios a Miami. “Mañana le lavas la cabeza vos”, “Ella me adora me hace caso en todo, La hacemos nuestra, Va a ser fiel”, explica Loana a Soto por Whatsapp.

Tanto Loana como Soto viajan a la Isla Blanca. La agencia negocia allí con un tal ‘Chris Crack’ que aconseja a Soto cómo llevar su negocio en la isla, recomendándole no cobrar menos de 1.000 euros por día y que él le pondría en contacto con amigos, todos ellos millonarios “que pagan una fortuna”. Se menciona a adinerados árabes. Chris incluso proporciona a Soto una lista de chicas “ultra VIP”: Agostina C., Paula R., Marisa S., Laura Y., Gabriela T., Camila O. y Florencia P.

Y APARECE EL NOMBRE DE BISBAL

Resulta imposible saber si lo que dicen los sospechosos es cierto o no, y preferimos ponerlo en cuarentena por el daño que puede ocasionar al cantante almeriense. Emiliano Volpe, relaciones públicas de la discoteca Jager en Buenos Aires y también investigado, disponía de su propio grupo de chicas y en ocasiones colaboraba con Soto. En una de las conversaciones, el cliente es el DJ italiano de fama internacional Marco Carola.

El problema surge cuando el DJ desea contratar los servicios de dos chicas en concreto que no pueden acudir a la cita porque, según reza textualmente uno de los ‘whatsapps’ incluido en el informe del fiscal argentino, “pasa que esas putas estaban ahí con David Bisbal”. Para cubrir las vacantes, Volpe consigue una chica que pide no menos de 7.000 (la conversación no especifica a qué moneda se refiere), adjuntando una foto de la misma. Otra foto, de David Bisbal con Emiliano Volpe y otras personas tras jugar un partido de fútbol, demuestra que sí se conocen. La foto fue colgada en Facebook el 19 de febrero de este año. Según ha podido constatar ‘Vanitatis’, un día después Carola está actuando en el festival Ultra Buenos Aires 2015.

En el hipotético caso de haber sido Bisbal alguna vez cliente de Volpe o de Soto, no habría cometido delito alguno, pues la ley argentina solo persigue a los proxenetas. Desde luego, tampoco sería descartable que Volpe quisiera marcarse un tanto ante Soto presumiendo de clientes al más alto nivel. Esto último quizá pueda determinarlo la investigación que dirige desde Buenos Aires el fiscal Federico Delgado.