99% de los secuestros en Venezuela se fraguan desde las cárceles

Javier Gorriño informó que el asunto ya está en la agenda de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (AN) para su próxima evaluación y corrección.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Veneuela. Redacción Sumarium) – El 99 por ciento de las extorsiones y secuestros que ocurren en Venezuela se negocian a través de las llamadas telefónicas y las comunicaciones vía internet que mantienen los reos con el exterior, aseguró el criminólogo y criminalista Javier Gorriño.

El exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) informó que el asunto ya está en la agenda de la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (AN) para su próxima evaluación y corrección.

Hay que revisar muchas cosas en materia penitenciaria, entre ellas las comunicaciones que tienen los reos por vía celular o internet, porque de ahí se deriva el 99 por ciento de las extorsiones y secuestros que se realizan en Venezuela. Sé que esto ya está en la agenda de esa comisión”, precisó, reseñó una nota de prensa.

La opinión del también profesor universitario fue consultada en relación con hechos registrados en días pasados y que causaron alarma entre la opinión pública venezolana, como lo fue el asesinato del magistrado emérito del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) Rafael Rengifo a manos de efectivos de la Policía Municipal de Charallave, y la escena protagonizada por reos del penal de San Antonio, en Margarita, quienes se subieron al techo de dicho centro y dispararon al aire, con potentes armas cortas y largas, para rendir homenaje a Teófilo Cazorla Rodríguez, alias “El Conejo”, pran asesinado en la isla.

ARMAS PROHIBIDAS A LOS POLICÍAS, EN MANOS DE PRESOS

“Las armas que tenían los presos en Margarita son prohibidas a los cuerpos policiales, que solo deben portar pistolas 9 mm y, cada cierto número, una escopeta. Los delincuentes están armados con rifles y fusiles de alta potencia, sobre todo para cometer secuestros, pues hay muchos vehículos blindados. Ya es muy común dentro del mundo del delito usar este tipo de armas en las cárceles, donde teóricamente debería ser muy difícil tener cualquier tipo de arma y, sin embargo, las tienen y obviamente también las tienen en los barrios y urbanizaciones”, dijo.

En cuanto a la desafortunada actuación de los funcionarios policiales de Charallave, Gorriño comentó que “hay jerarquías de supervisión en todas las policías que deben estar pendientes de cumplir su función. Muchas de estas desviaciones policiales están vinculadas tanto a los supervisores como a los gerentes policiales. Si un cuerpo policial escoge bien a sus miembros, si están bien preparados y muy bien supervisados, es muy difícil que haya desviaciones policiales”, aseguró.

NUEVO MODELO POLICIAL HA HECHO “MUCHO DAÑO”

También opinó que el llamado “nuevo modelo policial” instituido en el país desde 2009, cuando se creó la Policía Nacional Bolivariana (PNB), ha conllevado a una centralización que ha perjudicado “muy negativamente” a los distintos cuerpos policiales.

“En primer lugar, no han crecido los cuerpos policiales. Solo el 30 por ciento de los municipios contaban con cuerpos policiales y seguimos con el mismo porcentaje. O sea, hay muchos municipios que no tienen policías, a pesar de que las policías municipales son las más cercanas al ciudadano, pues sus funcionarios son los que conocen las calles y hasta los edificios donde vive la gente a la que debe proteger. Es la que mejor conoce el territorio donde actúa porque opera en una locación pequeña, como son los municipios”, indicó.

Para el especialista, este proceso de centralización tampoco ha ayudado al control ciudadano. “La gente sale a la calle y no sabe reconocer si es un policía nacional, estatal o municipal, y si logra reconocerlo tampoco sabe a qué municipio o estado pertenece, porque todos los uniformes son iguales. Ese control ciudadano que debe existir hacia la policía no existe o es difícil ejercerlo en Venezuela”, agregó.

EL ORGULLO

Gorriño refirió que hasta se ha perdido el orgullo que sentían los funcionarios policiales venezolanos por su camiseta o su parche. “Uno de los regalos que se hacen en el mundo las policías preventivas es el parcho de su cuerpo policial. Ese orgullo que siente el jugador del Barça o el del Caracas o el Magallanes por su emblema, también lo sienten los policías en el mundo. En Venezuela, hoy todos los emblemas o parches de las policías son iguales, entonces no sienten esa identificación con su cuerpo de seguridad”, comentó.

Añadió que Venezuela contó en el pasado con cuerpos policiales cuya excelencia profesional era reconocida en el mundo, como el Cicpc. “También han bajado mucho los niveles de credibilidad y de excelencia que tenían ciertas policías municipales, como la de Chacao, en Caracas, o la de San Francisco, en Zulia, a la que los muchachos querían ingresar porque se sentían identificados, primero, con la carrera policial, vocacionalmente; y segundo, porque querían formar parte de una institución de excelencia”.

“Esas cosas se han perdido. Creo que hay que revisar el modelo policial y corregir los errores que afectan el crecimiento de las policías y la buena organización y la eficiencia que deben tener”, concluyó.