A pesar de la abrumadora realidad, aún no hay cifras oficiales

Analistas consideran que razones de índole político influyen en que el BCV persista en su negativa de difundir los índices de inflación, escasez, producto interno bruto y otros resultados macroeconómicos.

A pesar de la abrumadora realidad, aún no hay cifras oficialesPara el economista Luis Zambrano, la no difusión es “ese tipo de decisiones que típicamente lo que hace es empeorar aún más la toma de decisiones porque genera muchísima más incertidumbre”. Crédito: Alex Urbina / Sumarium / Archivo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Banco Central de Venezuela (BCV) cumplió ocho meses de retrasos en la publicación de las cifras económicas. Aunque la entidad bancaria tiene la obligación constitucional de proporcionar estos datos a la población, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se ha negado a ordenarle a la autoridad la difusión de las cifras.

Lea también: ONG Transparencia Venezuela demanda al BCV por no publicar indicadores

Lo anterior se traduce en que -a pesar de la realidad inocultable que se vive y se palpa en las calles y en cada comercio- los venezolanos que están fuera de la cúpula del poder no conocen con precisión de cúanto ha sido la inflación, escasez, producto interno bruto y otros resultados macroeconómicos… Solo los sufren.

Analistas consideran que razones de índole político influyen en que el BCV persista en su negativa de difundir estos índices. De acuerdo con la organización Espacio Público, citada por Notitarde, esta situación atenta contra lo establecido en la Constitución, la Ley del Banco Central de Venezuela, los Principios de las Estadísticas Oficiales de las Naciones Unidas y las Normas Especiales para la Divulgación de Datos del Fondo Monetario Internacional.

Para el economista Luis Zambrano, la no difusión es “ese tipo de decisiones que típicamente lo que hace es empeorar aún más la toma de decisiones porque genera muchísima más incertidumbre”.

“Es muy difícil competir con la disponibilidad del BCV, que cuenta con equipos técnicos, la cobertura y las bases de datos históricas”, condideró, por lo que los cálculos de cualquier otro organismo o institución estarían en desventaja metodológica.