Abogados españoles están en Caracas para asistir a la audiencia

Esta es la tercera vez que Cremades y Ruiz Callardón, exministro de Justicia en España, viajan a la capital venezolana tras dos sesiones fallidas de la vista de apelación los pasados 20 de junio y 7 de julio.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Madrid, España. EFE).- Los abogados españoles Alberto Ruiz Gallardón y Javier Cremades, que apoyan al equipo de defensa del opositor venezolano Leopoldo López, viajaron este jueves a Caracas tras la urgente convocatoria para este viernes de su audiencia de apelación.

Lea también: Este viernes será la audiencia de apelación de Leopoldo López

La Justicia de Venezuela convocó el jueves la vista de apelación de la sentencia de López, condenado a casi 14 años de cárcel, con apenas 24 horas de antelación.

Esta audiencia coincide, según fuentes de la defensa, con la estancia en la capital venezolana del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, que actúa como mediador, en nombre de la Unasur, entre el Gobierno y la oposición de Venezuela.

Fuentes de la defensa consideran que, con esta cita a última hora, los convocantes han pretendido que los letrados españoles no pudieran estar presentes en la vista, si bien recuerdan que Zapatero sí estaba informado.

Las mismas fuentes consideran que la presencia del expresidente del Gobierno español durante la vista de apelación podría ser el momento para que la Justicia tuviera un gesto hacia el opositor venezolano.

No obstante, sus abogados, más allá de un gesto, exigen la libertad incondicional de López y la restitución de todos sus derechos políticos, con lo que podría, si así lo quisiera, presentarse a presidente de Venezuela.

Esta es la tercera vez que Cremades y Ruiz Callardón, exministro de Justicia en España, viajan a la capital venezolana tras dos sesiones fallidas de la vista de apelación los pasados 20 de junio y 7 de julio.

Lepoldo López, fundador del partido “Voluntad Popular”, lleva dos años y cinco meses en prisión.

Tras su detención, fue condenado a casi 14 años de cárcel por instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio en relación con los hechos violentos registrados durante la marcha antigubernamental del 12 de febrero de 2014.