Abuelos y personas con discapacidad también hacen largas colas

El artículo 35 de la Ley para las Personas con Discapacidad obliga a los entes de la administración pública nacional, estadal, municipal y personas naturales y jurídicas privadas a crear mecanismos para facilitar información, trámites y demás servicios que prestan a ese tipo de usuarios.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – A Dorina Montilla le ha tocado madrugar para hacer la cola donde va a comprar la comida y otros productos del hogar en supermercados privados y públicos de El Tigre: tiene 84 años y ha sufrido dos accidentes cerebrovasculares.

De acuerdo con el diario El Tiempo, una situación similar ocurre con Marlenys Daza, quien con diagnóstico de discopatía degenerativa y espondiliosis, a veces no le queda otra alternativa que “meterse en los alborotos de las colas” para conseguir los productos escasos.

Ese tipo de historias son recurrentes en las afueras de los centros de venta, donde la población con discapacidad y de la tercera edad se queja por no tener trato prioritario al momento de comprar los rubros que están escasos.

Víctor Ramos, director de la Oficina Municipal para la Integración Social y la Igualdad de Oportunidades de las Personas con Discapacidad en Simón Rodríguez (Omisid), indicó al diario oriental que trabajan para hacer valer los derechos de compradores con limitación física.

Explicó que el artículo 35 de la Ley para las Personas con Discapacidad obliga a los entes de la administración pública nacional, estadal, municipal y personas naturales y jurídicas privadas a crear mecanismos para facilitar información, trámites y demás servicios que prestan a ese tipo de usuarios.

Basados en ese parámetro, indicó que mantienen funcionarios en las instalaciones del Supermercal de Campo Oficina para ayudar a pasar a comprar a 200 personas diarias. Mientras que en Abastos Bicentenario se dispuso que se hiciera una cola especial para personas de la tercera edad y con alguna limitación.

De acuerdo con el funcionario, la dificultad se presenta en algunos locales privados, porque la mercancía no llega de manera permanente. “Las colas se forman de repente. Sin embargo, hay efectivos policiales y gerentes que colaboran”, sostuvo.

Ramos dijo, además, que a través del Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (Conapadis) entregan certificado de clasificación y calificación de la patología que padezca el ciudadano, y posteriormente se entrega un carnet. Precisó que sólo certifican las discapacidades permanentes (psicomotoras, visuales, intelectual, auditivas). “Las personas que dializan son certificables, las diabéticas no”.

Categoría: Venezuela | Claves: Colas en Venezuela