Actriz venezolana revela detalles de su clandestinidad en Perú tras problemas con migración

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La actriz y modelo venezolana Korina Rivadeneira que permaneció tres meses en la clandestinidad debido a una situación migratoria en Perú, aseguró que perdió todo lo que había construido en años por un “error” de las autoridades del país.

“Yo no he hecho nada malo. Mi único error fue a los 17, cuando vine a Perú y trabajé. Sí, me equivoqué, pero como muchos que vienen al país y necesitan sobrevivir. Para documentarte necesitas al menos 500 dólares. Yo llegué con 200 dólares y no medí la magnitud de lo que hacía. Después, en el 2014, saqué mi carnet de extranjería y todo se regularizó. Seguí mi vida por otros seis o siete años trabajando y pagando todos mis impuestos”, indicó.

Al ser consultada cómo se siente haber sido la mujer más buscada en Perú el año pasado y su proceso en la clandestinidad, Rivadeneira expresó: “Sí, aunque equivocadamente. Algo que nunca debió pasar. Doy las gracias a Dios que se solucionó y se logró hacer justicia. (…) Fueron tres meses y perdí todo lo que había construido en años. Fue innecesario y por un error de ellos“.

“Fueron meses duros, difíciles, pero llenos de enseñanzas. Aprendí a cocinar. Conocí más a quienes realmente están conmigo. Entraron personas valiosísimas a mi vida. Me di cuenta de dónde estoy y por qué estoy aquí. Me dieron nuevas ganas de salir adelante. Pasé toda mi vida trabajando sin parar. En lo único que pensaba era en reunir y reunir dinero, pero llegó un momento en que me enfrenté a situaciones inesperadas y lo perdí todo. Ahora veo las cosas de otra manera y creo que la vida se trata más de momentos, amigos y familia”, dijo durante una entrevista publicada en El Comercio.

Destacó que el dinero nunca fue lo más importante para ella, pero sí era necesario: “Como todos, tenía metas y sueños por cumplir. La casa propia, un auto y cosas así. Con mucho esfuerzo compré mi camioneta y ya estaba construyendo una casa en Venezuela, pero al final me la quitaron. Prefiero no entrar en detalles porque no es algo que me guste recordar”.

“Me sentí muy sola, rezaba todo el tiempo porque todos los días lloraba. No era justo lo que pasaba y solo quería que terminara rápido. Una mañana desperté feliz y riendo, pero por ninguna razón en especial, todo en Migraciones seguía incierto y pensé: ‘Que pase lo que tenga que pasar’. Me grabé bailando. Antes de eso solo me había filmado molesta y, tal vez, soberbia con las autoridades, lo que les cayó mal a muchas personas. Pero es que no se ponían en mi lugar. Siempre mantuve la fe de que las cosas se aclararían. Llegó un punto en el que tuve que esconderme porque si no, no podría demostrar mi posición. Al grabar trataba de controlarme, pero mis sentimientos siempre ganaban. Solo exigía lo justo”, manifestó.

Con una orden de expulsión obligatoria de Perú sobre sus hombros, la venezolana que está casada en el peruano Mario Hart señaló que “no tenía otra opción” que esconderse. “En ese momento, mis abogados me aconsejaron hacerlo”.

Al llegar a Perú a los 17 años y con visa de turista, Korina Rivadeneira no supo ver las consecuencias que acarrearía trabajar en calidad de visitante. En el 2017 Migraciones canceló su residencia en el país y Cancillería rechazó considerarla en situación de refugiada (la crisis en su país empujó a muchos compatriotas suyos a buscar refugio en el Perú bajo esa condición).




Categoría: Venezuela | Claves: Korina Rivadeneira