Adolescentes dejan los estudios para ser pareja de azotes de barrio

Aixa Abreu, orientadora de un plantel de la Cota 905, denunció esta situación ante el Ministerio Público, y destacó el caso de un preso del Rodeo que mandaba a vigilar a una de sus alumnas. Sin embargo, a raíz de esto ha sido víctima de amenazas de muerte

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En los estratos más pobres, diez de cada 100 adolescentes son desplazadas de sus hogares (con ayuda de sus padres) para irse a vivir con su pareja sentimental, quien, al momento de cortejarla, se porta como “un buen muchacho”, y al lograr su cometido, la involucra en actividades delictivas.

Así lo afirma Hisvet Fernández, coordinadora del Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres, en un reportaje publicado en El Nacional.

El texto narra la historia de Carolina, una joven de 15 años que dejó el colegio para irse con su novio “que le daba todo y la complacía en todos sus caprichos”. Con el consentimiento de su madre, se fue a vivir con él. Tiempo después, la progenitora descubrió una conversación privada en la red social Facebook, donde el joven sugirió a la muchacha que si su mamá no le quería prestar el carro se lo robaran entre los dos.

Isaura Rodríguez, madre de Carolina, se enteró que a su yerno, alias “Niño Invento”, se dedicaba a robar vehículos. Su hija no aceptó servir de señuelo para estos crímenes y contó que “El muchacho la golpeaba y la amenazaba cuando ella no accedía a sus peticiones. En varias ocasiones le dijo para intimidarla: ‘A mí nadie me deja. Yo soy el que termina la relación y si lo haces, te mato y no estoy jugando”.

Para salvaguardar la seguridad y la estabilidad emocional de Carolina, su madre se la llevó de San Félix, estado Bolívar, hasta Maracaibo.

Hisvet Fernández, afirmó que las jóvenes eligen este tipo de parejas porque creen que “Además de estatus, ganan respeto porque son las novias del malandro del barrio, el tipo popular. Luego se ven acorraladas porque si deciden terminar ellos no lo aceptan, entonces no les queda otro camino que huir”.

En lo que va de año, Anyegeimar Gil, consejera de Protección del Niño y el Adolescente del municipio Sucre, ha trabajado 30 casos de adolescentes con edades comprendidas entre 13 y 17 años de edad de las comunidades José Félix Ribas, San José y San Blas que son víctimas del acoso de los azotes del barrio. De esa cifra 10 jovencitas han migrado con la ayuda de sus familiares a Táchira y Zulia.

Aixa Abreu, orientadora de un plantel de la Cota 905, denunció esta situación ante el Ministerio Público, y destacó el caso de un preso del Rodeo que mandaba a vigilar a una de sus alumnas. Sin embargo, a raíz de esto ha sido víctima de amenazas de muerte.

Para leer el reportaje completo, haga click AQUÍ




Categoría: Venezuela | Claves: adolescentes Azotes de barrio