Economistas advierten sobre necesidad de autorizar billetes de Bs. 1.000

El gobierno ha rechazado en otras ocasiones ordenar al Banco Central que emita un nuevo billete con una denominación más alta.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– La creciente inflación sumada a otros problemas como la escasez de productos y el control de precios, ha generado que los venezolanos tengan problemas para preservar el efectivo, y los billetes más demandados son los de denominaciones altas, los de 50 y 100 bolívares.

Al respecto, los economistas Ronald Balza Guanipa y Anabella Abadi advierten sobre la necesidad de que el Banco Central de Venezuela autorice la impresión del billete de 1.000 bolívares.

“No se consiguen billetes de 100 bolívares por el volumen que representa transportar otros de denominaciones más bajas”, indicó Balza a El Nacional. “El billete es papel y ocupa un espacio. De allí que necesitemos con urgencia el de 1.000 bolívares, y así reducir la cantidad de billetes de bolívares 100 en 10 veces, por lo menos”, agregó.

Lea también: Billetes de Bs. 100 no cubren la demanda diaria de los usuarios

A esto Anabella Abadi añade que hay operaciones diarias de compra y venta que tienen que hacerse en efectivo: “Como todo se ha tornado tan costoso, se requieren más billetes para las transacciones pequeñas. Hasta para pagar un refresco se necesita un billete de 100 bolívares”.

Las cifras que maneja Abadi reflejan que 33% de todos los billetes en circulación son de 100 bolívares y entre 19% y 20% son de 50 bolívares; es decir, 50% del total de billetes en la calle pertenecen a estas dos denominaciones. 

“Aun así son insuficientes, porque con los demás billetes de menor denominación no se puede pagar nada, pues su valor no alcanza para cubrir el costo del bien. Por eso la gente prefiere que le den billetes de 100 y de 50 bolívares cuando va a un banco o a un cajero electrónico”, sostiene.

Abadi recuerda que cuando se llevó a cabo la reconversión monetaria en 2007, de cada 100 monedas y billetes en circulación 8 eran de 50 bolívares y 2 de 100 bolívares. En contraste, en junio de 2015 la relación fue de 12 billetes de 50 bolívares y 21 de 100 bolívares, lo que muestra que los billetes de más alta denominación pasaron de ser los menos comunes a los billetes con mayor circulación en siete años.

Si el billete de 100 bolívares es el de mayor denominación necesitamos entonces más de estos

Al respecto, la publicación señala que a medida que aumenta la cantidad de dinero en circulación se generan nuevos depósitos en el sistema financiero. De allí que la necesidad de efectivo se incrementa por el aumento de los precios de los bienes.

“Si el billete de 100 bolívares es el de mayor denominación necesitamos entonces más de estos”, explica Balza. La inflación, apunta, es la responsable de que el venezolano necesite utilizar billetes de mayor denominación.

Abadi, por su parte, afirma que si el gobierno no toma la decisión de imprimir nuevos billetes las transacciones pequeñas serán más complicadas cada día. Cita como ejemplo el hecho de que los cajeros automáticos no pueden dispensar más dinero porque están al máximo del número de billetes que cabe en la ranura de cada uno. Esa es la razón por la cual los ahorristas retiran efectivo varias veces a la semana.

“Eso se denomina ‘costo suela de zapato’ porque le genera pérdida de tiempo y costos mayores a los ciudadanos. La idea de la existencia del billete es facilitar las transacciones, no hacerlas más complicadas”, señala el economista.

El gobierno ha rechazado ordenar al Banco Central que emita un nuevo billete con una denominación más alta. En su lugar contrató a dos empresas alemanas para que impriman un mayor número de papel moneda que serán transportados por avión, informó a El Nacional una fuente extraoficial cercana al BCV.