Al menos tres días de trabajo para comprar en desayuno

Hace ocho meses cocinaban diez kilos de harina en arepas para la clientela del desayuno.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los precios de los desayunos aumentan cada tres días y los clientes se han acostumbrado a eso y a reducir sus porciones de rellenos para las arepas.

En una publicación del diario El Nacional, varios clientes y encargados de cafetines muestran su preocupación por la drástica subida de los precios y de la escasez de los productos para servir un desayuno.

Los precios por un desayuno de un venezolano pueden rondar de 1.500 en las zonas de menos lujo y hasta 3.260 en los lugares más costos.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO:

“Los precios no tienen sentido. Ya ni siquiera pregunto cuánto cuesta, solo entro y como”, dijo un consumidor al salir de una arepera en El Paraíso, donde pagó 1.680 bolívares por una arepa mixta con pernil y un café grande. No pidió jugo. “Tenemos que subir los precios cada tres días. Nuestra ventas han disminuido 50% desde hace dos o tres meses”, indicó la encargada.

El negocio ya no ofrece rellenos de carne ni de pollo porque el kilo ha aumentado, además cuenta con inventario de harina de maíz precocida para una semana. “La carne llega a 4.500 bolívares el kilo. Optamos por no vender porque si cobramos más la gente se molesta”, añadió.

En uno de los locales más económicos de la misma zona una arepa rellena con queso blanco cuesta 850 bolívares, un jugo natural 500 bolívares y un café pequeño 150 bolívares. En total habría que pagar mínimo 1.500 bolívares por un desayuno completo, lo que significa tres días de salario básico, que ahora está en 15.051,15 bolívares mensuales. En 2008 una comida similar tenía un precio de 25 bolívares, un alza de 5.900%.

Dependiendo del local, varían los precios de las arepas. Las más económicas son las rellenas con perico, que valen entre 800 y 990 bolívares y las de queso blanco que están entre 850 y 1.190 bolívares. La de pernil se paga entre 1.490 y 1.700 bolívares, la reina pepeada entre 1.100 y 1.400 y las mixtas entre 1.050 y 1.490 bolívares. Los precios de los jugos pueden llegar a 790 bolívares y los del café a 480 bolívares el grande.

“Aquí estamos trabajando con lo que conseguimos a precios de bachaqueros y hemos comprado maíz pilado. Hoy abrimos por primera vez en ocho días porque no teníamos productos para cocinar”, contó Karenis Durán, encargada de una pequeña arepera en Los Cortijos.
Hace ocho meses cocinaban diez kilos de harina en arepas para la clientela del desayuno. “Esta mañana no hicimos arepas y cocinamos empanadas porque dan más dinero”, agregó Durán. La caída de 60% en sus ventas la obligó a reducir su plantilla de siete a cinco empleados. “Antes me comía dos arepas, por el precio ahora me como una y quedo con hambre”, dijo uno de sus clientes.

En otra arepera, en Los Dos Caminos, Luis Álvarez, estudiante de Publicidad, indicó que solía comer arepas fuera de casa al menos cuatro veces por semana, pero que con los aumentos de precios ha disminuido su consumo a una sola vez. “Tengo amigos que ya no pueden comer como antes”.

El encargado del local asumió el trabajo de viajar hasta Anzoátegui cada mes para comprar maíz pilado y mezclarlo con las pacas de harina de maíz precocido porque así le rinde más. “Desde diciembre nuestras ventas han bajado más de 50%. Debido a la zona y a la situación cerramos más temprano, entre 7:00 pm y 7:30 pm. En la noche la gente no viene”, explicó.

INCREMENTO

Comer un menú de arepa, jugo y café más económico en Las Mercedes sale en 1.780 bolívares, mientras que el más caro en 3.260 bolívares. Con respecto a 2008 tienen un incremento de 7.020% y 12.940%, respectivamente. Alguien que gane salario mínimo deberá emplear entre tres días y medio y seis días y medio de su trabajo para costearlo.

José Gregorio Morillo, mesonero de una arepera en Las Mercedes, aseguró que las ventas han caído 40%. Además, recalcó la baja en la calidad de los alimentos preparados: “No se puede mantener la calidad por la falta de materia prima y porque el servicio empeoró. A los empleados no les alcanza el sueldo y están descontentos”.

“La gente cree que vendemos a precios especulativos debido al engaño de la cesta auxiliar. Por ejemplo, si subsidiada la harina cuesta 10 bolívares, en el mundo real está en 400 bolívares. El cliente piensa que las areperas reciben harina regulada, pero tenemos que comprarle a los bachaqueros”, dijo.




Categoría: Economía | Claves: Desayunos escasez Precios