Alcalde de Doral dice que acusación de Cabello es “una cortina de humo”

La artillería del número dos del chavismo se enfiló contra un alcalde estadounidense por presuntamente permitir en su despacho reuniones donde se gestarían planes para desestabilizar

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) Las denuncias de conspiraciones y planes contra el Gobierno han tomado distintos matices, esta semana la artillería del número dos del chavismo se enfiló contra un alcalde estadounidense por presuntamente permitir en su despacho reuniones donde se gestarían planes para desestabilizar Venezuela. Pues bien, el asunto trajo cola.

En su programa “Con el mazo dando” de esta semana, Diosdado Cabello dijo que en el despacho de Luigi Boria, alcalde de Doral, se reunieron los opositores venezolanos Pablo Medina, Orlando Urdaneta, Iván Carratú Molina, Alberto Franceschi, Carlos Vecchio, Leonardo Halvorssen Mendoza, con los senadores estadounidenses Marco Rubio, Mario Díaz-Balart y cinco personas más.

De acuerdo a lo reseñado por el portal Aporrea.org, la información la proporcionó uno de los “patriotas cooperantes” de Cabello, esas figuras que desde las sombras se encargan de mantener al presidente de la Asamblea Nacional al tanto de los movimientos que supuestamente dan los opositores o críticos al gobierno y son transmitidos a todo el país a través de la señal del Estado.

Los asistentes a la reunión habrían acordado mantener su apoyo a bandas delictivas en Caracas, Maracay, Valencia y Guárico, además de infiltrar al Poder Popular con paramilitares colombianos y alentar a López para que realice más videos instigando a la rebelión.

“Acordaron continuar con las acciones de apoyo a los grupos delictivos de la Cota 905 en Caracas, Maracay, Valencia y Guárico con el apoyo de paramilitares de Álvaro Uribe Velez”, anunció Cabello. Otra grave denuncia que se desprende de lo informado es que los promotores de la desestabilización señalados por Cabello, crearán una brigada para infiltrarse en barrios y sectores populares con la finalidad de impulsar programas populistas. “Con el cuento que le van a dar contratos de construcción de tres meses para los cuales Eligio Cedeño aportará los recursos”.

Cabello denunció que los participantes en la reunión de Doral, impulsarían una campaña para desprestigiar al Consejo Nacional Electoral y que además, acordaron reuniones mensuales en la oficina de Nelson Mezerhane, quien fuera dueño del canal privado Globovisión.

Pero las denuncias no han caído en el vacío, El Nuevo Herald ha publicado la respuesta del alcalde Luigi Boria, quien dijo que “esa acusación es una cortina de humo”.

“No se necesita que nadie conspire contra el actual gobierno en Venezuela porque ellos mismos lo desestabilizan con la falta de libertad y democracia”, agregó.

En el reporte, firmado por Enrique Flor, se deja saber que Boria dijo que durante el fin de semana, en el marco de la 83 Conferencia de Alcaldes de Estados Unidos, se logró la aprobación de una resolución respaldada por 19,000 alcaldes para pedirle a la administración del presidente Barack Obama que a su vez éste le solicite a Naciones Unidas mediar para lograr la liberación de los presos políticos en Venezuela.

“Eso debe haber incomodado mucho”, dijo Boria.

Otro de los consultados fue Pablo Medina, presidente del Movimiento Laborista de Venezuela, dijo que la acusación de Cabello era “absolutamente falsa” y que nunca hubo reunión en la oficina de Boria, pero reconoció que viajó a Washington para solicitar al Congreso un pronunciamiento para convocar “elecciones auténticas” en Venezuela, con “árbitros independientes”. Pero, Medina dijo que no pudo localizar ni a al senador Rubio ni al congresista Díaz-Balart en sus despachos.

“Se dice de manera falsa que hubo varias personas que se reunieron con el alcalde [Boria], pero eso es falso”, dijo Medina, quien en tono de broma agregó: “en todo caso habrá sido una reunión para una parrillada o un sancocho”.

Sobre los supuestos prófugos de la justicia venezolana señalados como conspiradores, Boria dijo conocer sólo a Medina, en su calidad de político opositor, así como a Orlando Urdaneta, un famoso actor y presentador de televisión que vive hace varios años en Doral, y a Carlos Vecchio, miembro del partido Voluntad Popular, fundado por Leopoldo López, y a quien el año pasado le entregó una llave de la ciudad.

Sobre Iván Carratú Molina, Alberto Franceschi y Leonardo Halvorssen Mendoza, Boria dijo que no los conocía.

Otro de los señalados, Eligio Cedeño, dijo que se trataban de alegaciones falsas y enfatizó que “los verdaderos conspiradores de oficio son quienes llegaron al poder y actualmente gobiernan Venezuela”.

“Llevo cinco años fuera de Venezuela y ya mis intereses están concentrados en mi vida en Estados Unidos”, dijo Cedeño. “Por lo tanto no dispongo de tiempo para estar concentrado en conspiraciones, esa nunca ha sido mi práctica en Venezuela y mucho menos en un país extranjero”.