Altos costos no permiten a los venezolanos cumplir con la dieta de la OMS

En vista a la situación económica del país, la experta precisó que una opción es recurrir a la conservación de frutas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los venezolanos se han visto afectados por el incremento en los precios de las frutas y de las verduras, los cuales son alimentos esenciales para la dieta de los seres humanos y sobre todo en zonas tropicales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda ingerir al menos 5 frutas diarias para mantener una buena alimentación que se vea reflejada en el cuerpo y la salud de cada persona. Desde un trabajo de Contrapunto, explican que en el país no es fácil hacer esa dieta por la situación económica.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO:

La OMS aconseja consumir cinco porciones de frutas y verduras al día. Sin embargo, en Venezuela los altos costos de estos alimentos dificultan que la recomendación sea posible para la mayoría, a pesar de las consecuencias directas en la salud.

Llenar el estómago con comidas “pesadas”, que no necesariamente son nutritivas, es la fórmula que aplican los venezolanos para sortear los embates de la subida imparable en los precios de los alimentos, lo cual impide variedad proteica y calórica en los platos de las familias.

Hace algunos meses Contrapunto publicó el texto Radiografía del estómago venezolano en crisis: más carbohidratos y menos calidad de vida en el que los interrogados concluían en que ahora comen más carbohidratos –por la sensación de llenura que aportan- y menos proteínas debido a lo costoso que resulta adquirirlas hoy en día.

De esta situación, no escapan rubros igualmente esenciales para la nutrición, como las frutas y las verduras. La inflación de estos alimentos debe medirse de manera individual y es desigual.

Por ejemplo, el cebollín cuesta Bs 400 el kilo, una mata de cilantro se consigue en 300 bolívares, la espinaca en 500, el celery en Bs 800 el kilo, y el ajoporro en 500 bolívares.

En el ascenso de precios también le siguen las frutas. Comprar un kilo de patilla en el mercado municipal de Quinta Crespo cuesta Bs 600, la misma cantidad pero de guayaba equivale a 400 bolívares, una piña puede costar 600 bolívares y con el mismo precio una sola manzana.

Simultáneamente, en los supermercados los precios de las frutas, así como de las verduras y hortalizas presentan un aumento en constante ascenso.

Los precios mencionados dificultan que los venezolanos consuman las cinco porciones de estos alimentos que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

400 GRAMOS RECOMENDADOS

El ente sanitario afirma que la ingesta en esa cantidad provee por los menos 400 gramos recomendados en una dieta balanceada. Además, de acuerdo con la organización, a pesar de que existe una variedad grande de frutas y verduras son cinco los colores en que se clasifican y cada uno aporta nutrientes esenciales, por lo que se debería comer estos alimentos en todos sus colores.

“La fuente principal de fibra la aportan las frutas y vegetales. Eso podría sustituirse, si hablamos solo de las frutas, con los cereales como avena, leguminosas o arepas integrales. Pero, hay otro factor que no es sustituible y son los fitoquímicos que contienen antioxidantes que previenen enfermedades del corazón y el cáncer, por eso se recomienda que uno haga una mezcla de frutas y vegetales que hagan cinco porciones”, indicó en conversación con Contrapunto.

Trastornos gastrointestinales, como problemas para evacuar, y disminución de la hidratación, así como mal nutrición son otras no menos importantes consecuencias de la carencia de este tipo de nutrientes en el organismo.

En vista a la situación económica del país, la experta precisó que una opción es recurrir a la conservación de frutas de temporada.

“Cuando las frutas están en costo más bajo, porque son de temporada, se pueden comprar en mayor cantidad y se congelan para luego hacer jugos, porque la calidad de la fibra y el fitoquímico no se pierde en su totalidad. Con los tomates se puede hacer lo mismo”, dijo.

Rodríguez señaló que la inflación elevada en Venezuela ocasiona que las personas, como mencionábamos en párrafos anteriores, consuman más calorías y prescindan de los micronutrientes que aportan las espinacas y la lechuga verde, entre otros.

Asimismo, la nutricionista alertó que la llamada “era del fitness” plantea, en muchas ocasiones, normas erróneas sobre lo que es considerado estar bien alimentado.

Algunas personas, con bajo conocimiento del tema, prohíben el consumo de frutas, porque estas son fuente de energía y buscando que la persona coma menos calorías, entonces dicen que no coman esos alimentos y se olvidan la parte beneficiosa de las mismas que son los fitoquímicos”, puntualizó.

Por su parte, la investigadora Marianela Herrera Cuenca, de la Fundación Bengoa, en recientes conversaciones con Contrapunto expresó que la buena alimentación ha decaído, llevando a buscar alternativas para cubrir las necesidades fundamentales para la salud del venezolano.

Estamos atravesando un problema alimentario muy severo porque antes uno podía sustituir las proteínas costosas como las carnes magras y los pescados con huevos y granos, pero ahora todo eso se volvió inaccesible. Entonces, en la actualidad, la dieta del venezolano se ha convertido en una dieta rendidora y de sobrevivencia.”, lamentó la entrevistada.

Recordó que el venezolano se ve afectado por la utilización exagerada de los carbohidratos como aporte de energía, “porque la alimentación de nosotros, hoy en día, está marcada por un pobre acceso a los productos, que son muy caros o no se consiguen”.

Sin embargo, existen otras opciones como método de sustitución. Ante el elevado costo de las carnes rojos, la especialista recomienda comer berro o las hojas de las remolachas que aportan hierro.

“Pero esos tips requieren campañas de reforzamiento y de educación, porque no son alimentos que la gente esté consumiendo idiosincráticamente. Para eso hace falta otras estrategias que tampoco son factibles a corto plazo”, apuntó.

Categoría: Venezuela | Claves: Economía escasez Frutas OMS Salud