AN aprobará una ley para divulgar la información financiera del país

"No sabemos cuánto vale nuestra mercancía en el exterior ni cuánto vale la que está en el mercado foráneo para nosotros".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La Asamblea Nacional aprobará en las próximas semanas una Ley de Transparencia de la Administración Pública, mediante la cual se divulgará debida y oportunamente al país la información financiera y de carácter general, comenzando a corregir, así, las fallas estructurales de nuestra economía relativas al ocultamiento que hoy prevalece en tan importante materia.

El anuncio lo hizo este lunes el segundo vicepresidente del Parlamento, Simón Calzadilla, en el marco de una rueda de prensa ofrecida en Caracas por el partido Movimiento Progresista de Venezuela, partido del cual el funcionario es secretario general, para abordar la aplicación de correctivos de cómo y cuándo se gastan los dineros del Estado.

El diputado por el estado Aragua manifestó que esa distorsión ha generado un retroceso histórico en las políticas de manejo del erario. “Las instituciones han quedado anuladas para poder denunciar y exigir rectificación sobre, por ejemplo, el uso de más de 150 mil millones de dólares correspondientes al Fondo Nacional para el Desarrollo Endógeno (Fonden). Esto también se relaciona con la forma descarada en que se le ha ordenado al Banco Central de Venezuela no decir a la ciudadanía las cifras de inflación, si crece o decrece la economía, los reportes acerca del aparato productivo o los índices de escasez, entre otros parámetros”.

“Ese conjunto de acciones encierran o hacen transitar a la administración pública por un túnel oscuro, por una opacidad que comulga con altos niveles de corrupción y de ineficiencia ante los cuales el órgano unicameral está obligado a poner un freno”, agregó.

El alto vocero de la bancada de la Unidad Democrática indicó que Venezuela es el único país de América Latina donde no reinan lineamientos oficiales sobre la difusión a la cual está obligado el Ejecutivo. “Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Uruguay se caracterizan por una administración transparente de los recursos. La Asamblea Nacional va a dirigir la configuración para que el país se ponga a la cabeza de dicha utilización y de la información pública, para establecer claridad en cualquier reforma que exija sacrificio por parte de los venezolanos”, dijo.

POR UN PUÑADO DE DÓLARES

Consultado por los representantes de la prensa sobre las fórmulas a adoptar, el declarante no vaciló en apuntar, en primer término, al sistema cambiario. “No sabemos cuánto vale nuestra mercancía en el exterior ni cuánto vale la que está en el mercado foráneo para nosotros. La única referencia para la mercancía en el extranjero es el dólar paralelo, muy elevado en el precio porque el suministro de las divisas provenientes de la renta petrolera se halla bajo el monopolio del gobierno, que las emplea exclusivamente para lo que compra”, explicó.

“Entonces, la economía privada está asfixiada: cuando quiere importar depende de lo que le conceda el Ejecutivo, que es tardío o poco; y si acude al mercado paralelo los costos son muy altos y cuando va a expender el producto el gobierno le dice ‘tú no puedes vender a ese precio’, llevándola a la ruina”, completó.

El legislador de la corriente mayoritaria demanda reglas en la convertibilidad de la moneda. “Eso de un precio del dólar para un rubro y para otro termina en corruptela e incertidumbre. Aquí lo que hay que hacer es fijar un solo tipo de cambio y la alternativa, si no se tienen las divisas suficientes, de promover un mercado donde los venezolanos puedan ofertar y comprar, con lo cual se busca intentar reducir la brecha entre el dólar controlado y el paralelo”, subrayó, destacando que la variación entre la tasa a 6,30 por Bolívar y el paralelo a 900 está acabando con la economía.

Advierte el problema de la necesidad de financiamiento externo para poder soportar el desmontaje de lo que calificó como una “locura”, enfatizando que no hay ente multilateral alguno que le vaya a prestar a un país con una economía “como la maneja Nicolás Maduro”.

“Además, no hay que olvidar que tienes a un régimen prisionero de dogmas antihistóricos, que apela mucho a la demagogia y poco a la economía, que considera al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial como brazos ejecutores del ‘imperio’ ”, mencionando, como verbigracia irónica, que el presidente ecuatoriano Rafael Correa acaba de obtener un crédito por parte del FMI, mucho mejor que los concedidos por la República Popular China.

Finalmente, precisó que cada bolívar que emite el BCV, y que no corresponde al crecimiento de la economía sino para financiar al déficit del Ejecutivo, se traduce en un concepto llamado “impuesto inflacionario”.

“Todos los premios Nobel, de izquierda o de derecha, coinciden en que la inflación es un impuesto, porque es la vía como los gobiernos cubren sus gastos deficitarios, y el pueblo termina pagándolo a través del incremento de los precios”.

Hace un año un kilo de caraotas costaba 200 bolívares y ahora se ubica en 1.400. Esos 1.200 bolívares más son un ejemplo del impuesto del gobierno que financia su déficit inadecuado, el impuesto más dañino y atroz”, puntualizó, urgiendo en el remedio a las anomalías que pesan en la cosa pública.

Categoría: Venezuela | Claves: Simón Calzadilla