Ante la crisis, los más pobres resuelven con reventa de objetos chatarra

Aunque el negocio parezca absurdo para algunos, hay una realidad social que lo sustenta

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Mucho se ha dicho de la creatividad del venezolano para sobrellevar las adversidades, ingenio que sin duda se pone a prueba en momentos de crisis y escasez. No hay dinero para invertir, tampoco mercancía disponible para vender, así que todo lo que está en casa y no sirve, no se usa o incluso se encontró en la basura es una posibilidad de ganar dinero.

El Universal reseña que los alrededores del Ministerio Público, en parque Carabobo; la Asamblea Nacional, en Capitolio y las instituciones más importantes son parte de los sitios donde los manteleros despliegan su mercancía.

Aunque el negocio parezca absurdo para algunos, hay una realidad social que lo sustenta. La socióloga Mabel Mundó, investigadora del Cendes y especialista en análisis de políticas públicas, explica que es tal la magnitud de la crisis que los informales no tienen capital para invertir y no hay bienes para vender.

“Hace varias semanas una poceta costaba Bs 250 mil, una profesora universitaria como yo necesita el sueldo más su caja de ahorros para comprarla, por eso hay quienes acuden a esos mercados”, ejemplifica la socióloga.

Héctor Medina labora con su familia en la calle Argentina de Catia. Describe su actividad como un negocio familiar en el que involucró a su esposa, hija y nieto. En su puesto ofrece tornillos, planchas, retazos de tuberías y otros objetos.

Zuleima González, de la parroquia Sucre, rehabilita y comercializa juguetes rescatados de contenedores de basura. “En ocasiones pienso que nadie me comprará, pero vendo todo por la misericordia de Dios”.

“Si el comprador está bien vestido y no tiene cara de necesidad entonces le vendemos más caro, pero en general los costos están por debajo del mercado“, dijo otro chatarrero a El Universal.