Antisociales extorsionan a través de llamadas desde comandancias policiales

Para Richard Blanco el problema puede radicar en dejar incomunicado a los funcionarios policiales, ya que, afirmó, “Los inhibidores tienen un rango de acción específico y no se puede cortar la comunicación a los uniformados que deben recibir llamadas de emergencias vía telefónica”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Actualmente existe un modus operandi delictivo que cobra fuerza y gana popularidad entre los antisociales: extorsiones a través de llamadas realizadas desde comandancias policiales. Según un reportaje de Efecto Cocuyo, ni el diputado y presidente de la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional, Richard Blanco; ni el criminólogo Luis Izquiel, tienen conocimiento sobre este “sistema”.

Según Izquiel, la legislación actual establece que si un condenado comete un nuevo delito en su privación de libertad, éste debe ser enjuiciado por el crimen y se suma los años a la pena inicial. En caso de ser un procesado, el nuevo delito debe ser anexado a su causa.

El hacinamiento en las cárceles ha hecho que se institucionalice figura del ‘pran’, quienes son los que, generalmente, comandan estas operaciones de extorsión. La recién promulgada Ley que Regula el Uso de la Telefonía Celular y la Internet en el Interior de los Establecimientos Penitenciarios, “establece la responsabilidad del Ministerio para Servicios Penitenciarios en la instalación de equipos inhibidores de señal que no afecten a las comunidades aledañas… También este ente será responsable de colocar teléfonos públicos fijos para garantizar la comunicación de los reclusos con sus seres queridos” agrega el reportaje. sin embargo, la norma no menciona la obligación de colocar estos aparatos en los centros de detención preventiva.

Para Richard Blanco el problema puede radicar en dejar incomunicado a los funcionarios policiales, ya que, afirmó,  “Los inhibidores tienen un rango de acción específico y no se puede cortar la comunicación a los uniformados que deben recibir llamadas de emergencias vía telefónica”.

El reportaje de Efecto Cocuyo ejemplifica este delito con un caso real, en el cual se determinó que una llamada hecha a una comerciante del oeste de Caracas, procedía de la Comandancia General de la Policía de Lara en Barquisimeto. Los funcionarios del Cicpc le aconsejaron apagar el celular por 48 horas para ellos proceder al bloqueo de la línea del delincuente. Así lo hizo y el extorsionador desapareció.

Para leer el reportaje completo, haga click AQUÍ