AP: Las distorsiones sociales que genera el colapso económico en Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

En esta foto del 29 de octubre de 2016, José Noriega, mecánico en un barco atunero de 66 años, se detiene para hacerle un retrato en la empresa estatal pesquera Pescalba, en Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. El gobierno nacionalizó Pescalba en 2010. (AP Foto/Rodrigo Abd)

(Cumaná, Venezuela. AP).— Los venezolanos tienen un dicho: “Caracas es Caracas, y lo demás es monte y culebra”.

La nación sudamericana tiene pocas ciudades grandes, y cuando hay momentos difíciles, la capital recibe la mayor parte de los recursos. Eso ha significado que el colapso de la economía se sienta con mayor fuerza en el resto del país, aunque es menos visible.

En el estado costero de Sucre, la sala de urgencias del hospital se inunda a diario y los pacientes ayudan a sacar el agua lodosa con escobas.

En esta foto del 3 de noviembre de 2016, un familiar de un paciente en el hospital público ayuda a sacar el agua de la sala de emergencias después de una fuerte lluvia que inundó el lugar en Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. En el hospital faltan medicinas y camas. Algunos pacientes que van a los servicios de emergencia llegan a contraer infecciones bacterianas. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En sus casas con paredes de concreto y piso de tierra, los niños y adultos también duermen por las tardes. Dado que no hay esperanza de conseguir suficiente comida, resulta sensato conservar la energía. Las familias pasan el tiempo hablando de las cosas que desearían comprar si pudieran: pasta, harina y azúcar. Las verduras ni siquiera se mencionan. Los padres dicen que los maestros roban la comida de los almuerzos escolares.

Hartos por el hambre y la aparente indiferencia hacia su situación, los habitantes de Sucre comenzaron a saquear tiendas a mediados de año. Ahora, soldados con fusiles AK-47 resguardan hasta la bodega o panificadora más pequeña.

En esta foto del 4 de noviembre de 2016, viejos contenedores de pescado son almacenados en la compañía estatal pesquera Pescalba en Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. Recientemente, más de la mitad de la flota de la empresa permanecía en el muelle, con las marcas del herrumbre. (AP Foto/Rodrigo Abd)

La gente solía subsistir de la pesca y la industria azucarera. Cuando el entonces presidente Hugo Chávez les prometió una mejor vida con su revolución socialista, votaron por él en proporción de tres a uno. Ahora, las plantas de procesamiento de pescado y los ingenios trabajan a la mitad de su capacidad. La maquinaria se oxida por la sal de la brisa, y no hay manera de encontrar refacciones.

Algunos trabajadores han optado por actividades delictivas, y los criminales de carrera se han vuelto más sádicos. En el otoño, unos pandilleros decapitaron a un hombre y metieron la cabeza en su propio estómago. Semanas después, los miembros de una unidad militar de élite hincaron a nueve hombres frente a su casa y los mataron a tiros. Los soldados fueron arrestados posteriormente, pero sólo después de que cientos de habitantes cerraron por días una importante carretera de Sucre para presionar una respuesta de Caracas. En las provincias, tienen que pasar al menos días para que alguien se entere de lo que sucede ahí.

Esta foto del 3 de noviembre de 2016 muestra un mural con la imagen desfigurada del fallecido presidente Hugo Chávez en Manicuare, estado de Sucre, Venezuela. La gente solía subsistir de la pesca y la industria azucarera. Cuando el entonces presidente Hugo Chávez les prometió una mejor vida con su revolución socialista, votaron por él en proporción de tres a uno. Ahora, las plantas de procesamiento de pescado y los ingenios trabajan a la mitad de su capacidad. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 8 de noviembre de 2016, un niño se termina su desayuno en el salón de una escuela pública de Punta de Araya, estado de Sucre, Venezuela. Los horarios de estudio se determinan según la disponibilidad de comida para los estudiantes y muchas veces las clases se suspenden debido a la falta de agua potable. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 14 de noviembre de 2016, una mujer lleva una cubeta con pescado que sus vecinos pescadores le dieron de regalo de regreso a su casa, luego de trabajar en Punta de Araya, estado de Sucre, Venezuela. cuando hay momentos difíciles, la capital recibe la mayor parte de los recursos. Eso ha significado que el colapso de la economía se sienta con mayor fuerza en el resto del país, aunque es menos visible. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 5 de noviembre de 2016, Virginia Vargas descansa junto a su bebé de un año en la sala de maternidad en el hospital público de Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. De acuerdo con el obstetra Javier Vegas, el hospital no tiene los suministros básicos, por lo que los doctores tienen que lavar y reusar materiales para suturar y muchas mujeres que dan a luz llegan a tener infecciones. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 6 de noviembre de 2016 un sacerdote camina hacia la capilla de Punta de Araya, estado de Sucre, Venezuela. La iglesia local trata de mediar entre las bandas rivales en la zona. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 3 de noviembre de 2016, un trabajador repara una máquina para la próxima zafra en el ingenio azucarero de Cumanacoa, estado de Sucre, Venezuela. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 3 de noviembre de 2016, un trabajador repara una máquina de cara a la próxima zafra en el ingenio azucarero en Cumanacoa, estado de Sucre, Venezuela. Los ingenios y las plantas de procesamiento de pescado trabajan ahora a la mitad de su capacidad. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 14 de noviembre de 2016, la gente mira un tiburón capturado por pescadores en Punta de Araya, estado de Sucre, Venezuela. La gente solía subsistir de la pesca y la industria azucarera, pero ahora que el estado enfrenta una situación caótica, hay personas sin empleo que se dedican a delinquir. (AP Foto/Rodrigo Abd)

Esta foto del 2 de noviembre de 2016, muestra el dinero que ha ganado un vendedor de empanadas en Punta de Araya, Venezuela. El colapso de la economía en el país sudamericano se siente con mayor fuerza en el interior, aunque es menos visible. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 4 de noviembre de 2016, un oficial del comando antisecuestro y contra la extorsión de la Guardia Nacional da instrucciones a la gente que se forma para comprar comida en una tienda en el centro de Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. Los agentes de esa corporación resguardan los lugares a los que llegarán camiones con comida. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 5 de noviembre de 2016, hombres arrestados por supuestamente robar una motocicleta son escoltados por un oficial del comando antisecuestro y contra la extorsión de la Guardia Nacional en el centro de Cumaná, estado de Sucre, Venezuela. En el otoño, unos pandilleros decapitaron a un hombre y metieron la cabeza en su propio estómago. Semanas después, los miembros de una unidad militar de élite hincaron a nueve hombres frente a su casa y los mataron a tiros. (AP Foto/Rodrigo Abd)

En esta foto del 12 de noviembre del 2016, miembros de la iglesia evangélica “La Nueva Jerusalén” rezan en Cariaco, estado de Sucre, Venezuela. Un ingeniero civil originario de Caracas dijo que mudó aquí hace dos décadas para tener una vida más tranquila. Ahora que el estado enfrenta una situación caótica, ya piensa en regresarse. (AP Foto/Rodrigo Abd)

Esta foto del 10 de noviembre de 2016 muestra al presidente Nicolás Maduro hablando en un programa televisivo y transmitido en Punta de Araya, estado de Sucre, Venezuela. Sucre fue alguna vez un bastión del partido socialista gobernante, pero el apoyo ha caído en medio de la crisis económica que afecta al país. (AP Foto/Rodrigo Abd)




Categoría: Venezuela