Así es la vida de Rafael Esquivel en la prisión suiza

Los detenidos son sospechosos de haber aceptado sobornos por una suma total de varias decenas de millones de dólares desde los años 1990, y corren el riesgo de ser extraditados a Estados Unidos

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

La prisión de Zúrich. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters

(Genève, Suiza. AFP) – Los siete dirigentes de la Fifa detenidos el 27 de mayo en Zurich a petición de la justicia estadounidense duermen todavía en prisión, donde están sometidos al régimen penitenciario habitual de este cantón que se gasta 14 euros al día en alimentarlos y les permite una hora de paseo al día.

Los detenidos son sospechosos de haber aceptado sobornos por una suma total de varias decenas de millones de dólares desde los años 1990, y corren el riesgo de ser extraditados a Estados Unidos.

Son Jeffrey Webb (Islas Caimán), que era en el momento de la detención vicepresidente de la Fifa y miembro del comité ejecutivo, además de presidente de la Concacaf; Eduardo Li (Costa Rica), miembro de los comités ejecutivos de la Fifa y de la Concacaf, y presidente de la Federación de Costa Rica; Julio Rocha (Nicaragua), responsable de desarrollo de la Fifa; Costas Takkas (Reino Unido), colaborador del presidente de la Concacaf; Eugenio Figueredo (Uruguay), vicepresidente y miembro del comité ejecutivo de la Fifa; Rafael Esquivel (Venezuela), miembro del comité ejecutivo de la Conmebol y presidente de la Federación venezolana (FVF); José Maria Marin (Brasil), miembro del comité organizador de la Fifa para el fútbol olímpico y ex presidente de la confederación brasileña (CBF).

¿DÓNDE ESTÁN?

Las personas detenidas se encuentran repartidas por diferentes prisiones del cantón de Zúrich cuyos nombres no se han difundido. Según los medios suizos, están en Dielsdorf, Limmattal, Meilen, Pfäffikon, Winterthur y Zúrich.

¿CUÁLES SON SUS CONDICIONES DE DETENCIÓN?

La cárcel de Dielsdorf. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters

Los detenidos tienen obligación de pasearse durante una hora cada día, explicó a la AFP Rebecca de Silva, del departamento de Justicia del cantón de Zúrich. No pueden utilizar su computadora, y tampoco tienen acceso a internet o a su teléfono móvil. Los abogados pueden verlos durante las horas de visita. Para la familia, la autoridad que decidió la detención determina también las condiciones de visita.

¿QUÉ HACEN?

Se levantan a las 07H00 y desayunan. Durante la mañana y la tarde, pueden trabajar. Hacer paquetes, etiquetar mercancías, ayudar en la cocina. El horario laboral es hasta las 16H00. Si no trabajan, deben permanecer en sus celdas, donde también hacen todas sus comidas (el presupuesto de comida por preso es de 15 francos suizos -16 dólares, 14,25 euros). El menú consiste en carne o pescado y fécula, y a veces verdura y frutas en lata. Por la noche pueden apagar las luces cuando lo deseen.

¿PUEDEN HACER DEPORTES U OTRAS ACTIVIDADES?

Pueden correr en el patio de la prisión durante la hora del paseo. También pueden tomar libros prestados en la biblioteca de la cárcel.

¿CÓMO SON LAS CELDAS?

Las celdas tienen 12 metros cuadrados, y están equipadas de radio, una letrina, un lavabo, una mesa y una silla. Se puede alquilar una televisión.

¿CÓMO VAN VESTIDOS?

Pueden conservar su propia ropa dado que hay presunción de inocencia.

¿CUÁNTO TIEMPO DURA LA DETENCIÓN EXTRADICIONAL?

La prisión de Limmattal. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters

Si la OFJ recibe la demanda de extradición en el plazo de 40 días previsto, la persona sigue detenida en principio hasta que termine el proceso judicial, que puede durar unos seis meses si el detenido agota todas sus vías legales.

¿PUEDEN OBTENER UNA LIBERACIÓN BAJO FIANZA?

El tratado de extradición entre Suiza y Estados Unidos obliga a los dos países a entregarse mutuamente las personas buscadas por delitos que puedan dar lugar a una extradición. La liberación bajo fianza o con condiciones “se concede raramente” debido al riesgo de fuga, según la justicia suiza.

Otra vista de la prisión de Zúrich. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters

La cárcel de Pfäffikon. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters

La prisión de Zúrich. Créditos: Arnd Wiegmann / Reuters