Auguran agudización de la escasez y altos costos en 2016

Venezuela estaría atravesando por su peor crisis desde 1996, cuando la tasa acumulada del Inpc culminó en 103,2%.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El aumento de precios de los alimentos ha sido vertiginoso durante los últimos cinco años. Para el director del Cendas-FVM, Oscar Meza, el alza sostenida del costo de los alimentos que se produjo este año no ha tenido precedentes.

“Al cierre de octubre la inflación en alimentos fue 365,5% acumulada, lo que quiere decir que es más de 1% diaria”, precisó Meza al diario El Tiempo.

De acuerdo con datos de la firma Ecoanalítica, se estima un alza en la inflación equivalente a 200%, lo que convertiría al país en la economía más inflacionaria del mundo.

Bajo este escenario, Venezuela estaría atravesando por su peor crisis desde 1996, cuando la tasa acumulada del Inpc culminó en 103,2%.

Para el economista Jesús Cacique esta situación es resultado del mal manejo de las políticas económicas por parte del Ejecutivo. A su juicio, Venezuela estaría entrando en umbral hiperinflacionario.

“Todavía no se puede hablar de hiperinflación, porque el promedio de alza mensual de los precios es de 10% para este año y se estima que para 2016 esté entre 12,5% y 14%”, explicó, al tiempo que advirtió que si el Gobierno continúa sin corregir las distorsiones que ha provocado el control cambiario y, además, mantiene la impresión de dinero “inorgánico” para financiar a Pdvsa, lo más probable es que la inflación finalice 2016 entre 320% y 380%.

De acuerdo con los reportes del Cendas-FVM, el país lleva 107 meses con problemas de escasez de los diferentes productos que integran la Canasta Alimentaria Familiar (CAF). La encuestadora Datanálisis reveló que la escasez de alimentos durante 2015 se situó en 70%. La última vez que el Banco Central de Venezuela publicó este indicador fue en marzo de 2014, cuando se ubicó en 29,4%.

En este sentido, Jesús Cacique advirtió que a partir del año 2016 la situación de escasez podría empeorar al no existir verdaderos incentivos al privilegiar las importaciones por encima de la producción nacional.