Aumenta a 44% probabilidad de que Venezuela caiga en default

La cifra es la mayor proyección negativa del mundo en materia de pagos, refiere Bloomberg en un artículo en el que señala que la caída de las reservas internacionales de la nación ha generado alarma entre inversionistas y tenedores de bonos.

Aumenta a 44% probabilidad de que Venezuela caiga en default"El financiamiento chino es clave para evitar que Venezuela agote sus activos", dijo un economista de Bank of America .Crédito: EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La caída repentina de las reservas internacionales en dólares de Venezuela, que han perdido poco más de siete mil millones de dólares sólo en lo que va de año, ha causado alarma entre los acreedores e inversionistas.

Estos últimos han elevado a 44% la probabilidad de que el país caiga en default o impago de su deuda para 2016, la mayor proyección negativa del mundo en materia de pagos.

Así lo reseñó Bloomberg en un reciente artículo publicado en su página web, en el que señala que los bonos venezolanos han caído 13% en el último mes y que el colapso de sus reservas en moneda extranjera han reavivado las preocupaciones de que Venezuela se esté quedando sin dinero.

Bloomberg indica que sólo en los últimos tres meses Venezuela se ha gastado una cuarta parte de sus ahorros internacionales en efectivo, que se ubicaron en 16.404 millones de dólares el 17 de junio según datos del Banco Central de Venezuela (BCV), el nivel más bajo en 12 años.

“La suerte está echada. Podrán llegar a fin de año de un modo u otro, pero los desafíos para 2016 serán igualmente enormes”

Las reservas de Venezuela han venido disminuyendo tras el colapso de los precios del crudo nacional en 2014, fuente principal de la economía venezolana de donde obtiene del 96% de las divisas que entran a las arcas del Estado.

Ante una creciente escasez de dólares, el presidente Nicolás Maduro ha retirado cerca de 65 millones de dólares por día de los ahorros internacionales depositados en el Banco Central de Venezuela (BCV) desde finales de marzo, según Bloomberg.

Aunque bancos de inversión como Bank of America Corp y Goldman Sachs Inc. han señalado que el país podría tener “dinero oculto” en fondos extrapresupuestarios, con lo que evitaría la suspensión de pagos a corto plazo, otros inversionistas menos optimistas como el grupo de gestión Aberdeen Asset Management Plc. consideran como “muy aterrador” el panorama para Venezuela.

“La suerte está echada. Podrán llegar a fin de año de un modo u otro, pero los desafíos para 2016 serán igualmente enormes”, comentó Edwin Gutiérrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes de Aberdeen Asset Management Plc.

Los inversores ven ahora una probabilidad de 44% de que el país caiga en impago de su deuda durante 2016, más que el 34% de hace un mes.

En busca de liquidez urgente

Venezuela ha solicitado nuevos préstamos a su principal financista, la República Popular China, de la cual ha recibido préstamos por más de 46.000 millones de dólares, según Reuters. Recientemente, la agencia informó que la nación sudamericana recibirá en los próximos meses un nuevo crédito por 5.000 millones de dólares del gigante asiático.

“El financiamiento chino es clave para evitar que Venezuela agote sus activos con rapidez en lo que queda del año”, indicó un economista de Bank of America, Francisco Rodríguez a Bloomberg.

En abril pasado el Gobierno de Venezuela anunció la aprobación de los primeros 5.000 millones de dólares, a través de la renovación de un tramo del millonario fondo conjunto que mantienen ambos países para proyectos en distintas áreas.

Rodríguez indicó que un préstamo por esa cantidad debería aparecer reflejado en las reservas en algún momento de los próximos dos trimestres, lo que mejoraría su liquidez en efectivo.

Pero también el país petrolero ha recurrido a otros “financiamientos creativos”, entre ellos la venta de activos convertibles, pignoración de oro y la reestructuración de la deuda por factura petrolera que mantienen países de Petrocaribe como República Dominicana, con el que ya alcanzó un acuerdo de pago, y Jamaica.

Se calcula que Venezuela debe efectuar pagos de deuda por el orden de los 6.400 millones de dólares antes de que finalice el año.