Banco Central de Venezuela hermético con estadísticas

De acuerdo con los sectores empresariales y económicos del país, las cifras se han "ocultado" para no dar soporte con números oficiales a la severa crisis que afecta a la nación.

Banco Central de Venezuela hermético con estadísticasEL BCV viola su propia ley al no publicar los indicadores económicos en el plazo establecido. Crédito: Alex Urbina/ Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

En Venezuela el Banco Central (BCV) sigue sin publicar las cifras que dan cuenta del comportamiento de la economía durante el primer trimestre del año. “Ya el BCV rompió su propio récord, tiene pendiente publicar la inflación de cuatro meses de 2015, además de PIB, BP y escasez de 2014”, denunció Luis Oliveros, economista.

Según la propia ley de ese instituto emisor indicadores como el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), el Producto Interno Bruto (PIB), el índice que mide la escasez, los componentes de la balanza de pagos (BP), entre otros, deben ser publicados los primeros 10 días de cada mes en el caso de la inflación y la escasez, mientras que con una periodicidad trimestral las estadísticas del PIB, regla que no se ha cumplido en lo que va de 2015 y que se cumplió con fuertes retrasos en 2014.

“El Banco Central de Venezuela (BCV) tiene a su cargo: acopiar, producir y publicar las principales estadísticas económicas, monetarias, financieras, cambiarias, de precios y balanzas de pagos”, así lo establece el artículo 7, numeral 13, de la ley del BCV publicada en la Gaceta Oficial 39.419, el 7 de mayo de 2010.

Ya el BCV rompió su propio récord, tiene pendiente publicar la inflación de cuatro meses de 2015, además de PIB, BP y escasez de 2014.

Dos años antes, en abril de 2008, el directorio del BCV aprobó también una resolución publicada en Gaceta Oficial 38.902, que establece en su artículo 4 la publicación obligatoria de la tasa de inflación y coloca como plazo los primeros 10 días de cada mes.

Para el economista Oliveros la no publicación de los indicadores se debe a razones políticas, y agregó que lo mismo ocurre con la fecha para las elecciones que deben celebrarse en el país este año para renovar las autoridades legislativas.

“El gobierno considera que los venezolanos no merecen saber los datos sobre la economía de su país ni la fecha de las elecciones (…) El desastre institucional que vive Venezuela es de récord mundial. El CNE y el BCV no informan porque el PSUV no les da la orden de hacerlo”, expresó.

El último reporte del BCV en 2014 lo publicó el 30 de diciembre cuando ofreció los resultados de la economía hasta noviembre de ese año, en el que destacó una inflación anualizada de 64% (sin contar diciembre) y la caída en el desempeño económico en 4,8, 4,9 y 2,3 en los tres primeros trimestres. Casi dos meses después, en febrero de 2015, el ente emisor informó que la inflación intermensual registrada en diciembre fue de 5,3% y la anual cerró en 68,5%, la más alta de América Latina, por lo que no es la primera vez que se registran retrasos.

El país también afectado por una intensa escasez de bienes, entre los que se cuentan alimentos, productos de primera necesidad y de higiene personal, desconoce además cómo se comporta ese indicador, que no se publica desde enero del año 2014 cuando se ubicó en 28%.

De acuerdo con los sectores empresariales y económicos del país, las cifras se han “ocultado” para no dar soporte con números oficiales a la severa crisis que afecta a la nación y para no otorgar aumentos salariales reales y no nominales que compensen la alta inflación, que de acuerdo con cifras extraoficiales registra variaciones intermensuales entre 8 y 10% y un acumulado cercado al 50%.

FMI cuestiona hermetismo

En abril pasado, en un documento, el directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) informó que fue notificado por su equipo de investigadores sobre el retraso de 112 días que tenía Venezuela (para esa fecha) en la publicación de sus estadísticas.

A lo anterior se le suma también una alerta emitida por ese organismo en febrero, a través de la cual hacía un llamado a las autoridades venezolanas para que se pusieran al día con la difusión de las cifras sobre el comportamiento económico y social.

La consulta periódica con los miembros sobre sus políticas y el acceso a la información necesaria son esenciales para la vigilancia bilateral efectiva

El FMI explicó en abril que cada 12 meses se realiza una reunión informal en la que el organismo presenta la información disponible a los miembros. “La vigilancia bilateral es un mandato para ambas partes y todos los miembros tienen la obligación de consultar con ese organismo sobre esta finalidad. La consulta periódica con los miembros sobre sus políticas y el acceso a la información necesaria son esenciales para la vigilancia bilateral efectiva. Es más, a fin de capacitar al fondo para que efectivamente conduzca una vigilancia multilateral, la vigilancia bilateral requiere cubrir toda las economía con una frecuencia razonable”, refiere el directorio ejecutivo en el documento.

El FMI dispone para cada uno de sus miembros un economista jefe, para revisar y monitorear a la nación de manera permanente. Además, establece visitas de rutina en las que se realiza una revisión de los indicadores económicos y se elabora un informe privado. Cuando alguno de los miembros se niega a recibir al organismo este le hace una llamado de atención.

Una misión del fondo estuvo en Venezuela los primeros días de abril pasado en busca de un acercamiento con las autoridades monetarias y de solucionar la poca transparencia en las estadísticas. Sin embargo, no lograron su propósito, reseñó el diario venezolano El Nacional.

La publicación de los indicadores económicos son esenciales para la planificación económica, empresarial, la elaboración de proyecciones y la toma de decisiones. La no publicación en el plazo establecido genera desconfianza en la institucionalidad, según agentes económicos.

A finales de abril el FMI estimó para este año una inflación entre 95 y 98% para Venezuela y la caída de su economía en 7%. Firmas venezolanas de investigación de mercado, ofrecen un escenario aun más negativo y desalentador en el caso de la inflación. Para Datanálisis el INPC variará “cómodamente” entre 120 y 140%, mientras que el Producto Interno Bruto caerá 4% y el consumo se reducirá en un 5%.