Así es vivir en Barlovento, una “zona de paz”

Hay "esperanzas" de que Barlovento, con esfuerzo, pueda recuperar "la ternura" de sus espacios naturales.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Barlovento es una región “tierna” por naturaleza: la armonía de sus paisajes naturales así lo reflejan. Sin embargo, el equilibrio ambiental ha sufrido en las últimas diez décadas una herida mortal, cuando cayeron los precios del cacao y aumentaron los precios del barril del petróleo, produciéndose una intensa migración del campo a la ciudad para vivir del “modelo parasitario petrolero”, así lo reseña el diario La Voz.

De acuerdo con la publicación, en los últimos tiempos Barlovento, por su proximidad a Caracas, se ha convertido en un depósito de seres humanos con más defectos que virtudes. Se plantea que ante muchos problemas demográficos de la Gran Ciudad de Caracas, enviaban muchas familias a Barlovento como sucedió en la década de los ochentas con Morón (municipio Brión).

Ese tipo de trasplante se ha venido repitiendo hasta llegar a la Ciudad Socialista Hugo Chávez, en la que -como muchos proyectos de la Misión Gran Vivienda Venezuela-, el proceso de selección no fue el más adecuados por su falta de evaluación y trabajo previo.

El éxodo de familias rurales hacia las zonas urbanas es casi cotidiano.

Asimismo, plantea que la actuación reciente de la Operación Liberación y Protección del Pueblo ha dejado al descubierto ante la opinión pública lo que la gente en Barlovento vive: Bandas bien organizadas ejerciendo un poder paralelo con secuestros en sus diferentes modalidades, vacunas, inseguridad agrícola, asaltos y enfrentamientos por el control de los territorios, teniendo como resultado ajustes de cuentas “con aplicación del modelo paramilitar colombiano” de descuartizamientos y degollamientos.

El éxodo de familias rurales hacia las zonas urbanas es casi cotidiano. De 280 bandas existentes en Barlovento, en los tiempos que José Vicente Rangel hijo intentaba concretar el proyecto de “zona de paz” y se hacía retratos publicitarios con las bandas, recientemente solo desmantelaron ocho, según las versiones del Ministerio Interior y Justicia.


Ante esta escena, La Voz afirma que hay “esperanzas” de que Barlovento, con esfuerzo, pueda recuperar “la ternura” de sus espacios naturales.

“De más está decir que proyectos hay, existen. Sin apoyo se están haciendo algunas iniciativas, otras han sido frustradas, otros pocas perseveran y esperan ser escuchados por alcaldes e instituciones que prefieren gastos millonarios en fiestas patronales con artista pagados en dólares o hacer vírgenes con retratos con caras de sus novias o mamá que invertir en proyecto preventivos”, puntualiza el texto.

Categoría: Venezuela | Claves: Barlovento