Benegas: como ocurre en otros países, en EEUU “el miedo lleva a buscar un protector”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El escritor y analista político José Benegas conversó con Sumarium Radio sobre el impacto de la emergencia de una opción electoral nacionalista, populista y proteccionista en EE.UU. y sus consecuencias para los fundamentos filosóficos liberales de la democracia estadounidense.

Benegas explica que lo mejor que le ha visto a Hillary Clinton es lo que dice en privado, por ejemplo sobre el libre comercio, pues en público ya no le gusta tanto lo que plantea, pues tanto lo que dice Clinton como lo que dice Trump son versiones de una misma visión de economía dirigida desde el miedo: el miedo a la competencia, el miedo al extranjero, el miedo al empresario que quiere pagar poco, y por tanto los dos expresan el pensamiento más típicamente nacionalista y socialista europeo. En su opinión, la tradición de EE.UU. plantea exactamente lo contrario de lo que ambos candidatos presidenciales están queriendo proponer: la libertad de comercio y las fronteras abiertas, que es precisamente lo que menciona en privado la candidata Clinton, y que tanto miedo despierta porque enseguida lo asocian con crimen, drogas y terrorismo. “Estamos hablando de un país que es enteramente de inmigrantes y que se convirtió en potencia mundial cuando todavía no existían los pasaportes“, recuerda, y explica que “hay aquí una serie de errores graves, como por ejemplo no interpretar que la inmigracion es parte esencial de la economia de mercado, tal como lo son el traslado de empresas y el movimiento de capitales”.

Para el analista, la visión del miedo lleva a buscar un protector, por eso es que la política siempre tiene el interés de fomentar el miedo en la población y de sembrarle que tiene enemigos en los extranjeros y en sus competidores. Se trata de sembrar las siete plagas, y de asumir la crisis como “un momento fundacional que necesita de un defensor, por lo cual no importan las características morales del defensor porque hay una situación de emergencia”.

Algo que le llama la atención a Benegas y que según él nadie comenta de las filtraciones de Hillary Clinton y del propio video filtrado de Trump es la violación absoluta de la privacidad como algo aceptado. Ya a nadie le preocupa que se viole la intimidad de una campaña porque los partidos tienen derecho a llevar sus estrategias. Se olvida que un Presidente republicano en EEUU tuvo que dejar su cargo precisamente por espiar en el partido demócrata. Encima entre las cosas que aparecen en los emails como por ejemplo la opinión que tenía Hillary Clinton de Bernie Sanders, el diálogo intra-campaña de cómo se piensa destruir políticamente a un oponente, algo que ocurre permanentemente en una campaña política, es visto como anormal, pese a ser algo perfectamente normal en cualquier campaña política.

Este es un proceso, que en su opinión, se da en todas las situaciones donde aparecen estas propuestas que rompen el sistema, que son antisistema y en las cuales siempre termina siendo peor el remedio que la enfermedad, y acá cabe mencionar desde la Alemania nazi, hasta la Venezuela de Chávez y la Argentina de Perón. Se trata, recuerda Benegas, de “la descalificación total del sistema politico y la aparición de la antipolítica como si no fuera política, pues es una antipolítica que viene presuntamente a limpiar“.

La otra cara que para el analista es muy importante de este proceso y que tiene que ver con el liberalismo clásico, es que el mismo es la consecuencia directa de la fe previamente puesta en el Estado, porque ese desengaño de la gente con la política, es consecuencia de los que creen que la política les tiene que dar, sin entender cual es la naturaleza del gobierno. “El gobierno es un pacto de fuerza que impone sus soluciones, por lo tanto tiene que estar sujeto a ley y tiene que ser limitado. Si la gente cree que el gobierno es su protector en todos los aspectos de la vida: la salud, la educación, la vivienda, que todas las angustias de la vida se las va a solucionar el gobierno, cuando eso no es posible porque el socialismo no funciona, la gente reacciona de manera patológica, asumiendo que la política los ha decepcionado como podrían haberlos decepcionado los padres durante la adolescencia”. Y agrega “eso explica el comportamiento casi salvaje y caprichoso del votante que está atrás de un personaje como Trump: primero la fe puesta en el Estado totalmente injustificada, después la decepción porque el Estado no da lo que corresponde, y por ultimo el salvador que viene a castigar a los políticos que no hicieron posible el socialismo, algo que no es posible bajo ninguna conducción”.

Concluye que “la democracia solamente es compatible con el liberalismo pues implica que hay un ciudadano que es independiente, que es dueño de su vida y de sus recursos, y que no está sujeto ni a la vigilancia, ni al control, ni a las órdenes del gobierno. Si no es así, esa democracia es totalmente nominal. De allí que sentencie que “lo que está fracasando es el sistema de mayorías como forma legitimación y su balance con los derechos de los individuos”.