Bienes raíces de alta gama, el inusual ganador en la crisis económica de Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Reuters).- La construcción de apartamentos de lujo y torres de oficinas parece una inversión extraña en una economía sumida en una profunda recesión, inflación de tres dígitos y escasez crónica de productos básicos… a menos que sea en Venezuela.

La combinación del aumento de los precios y el control de cambios que impide a las empresas comprar dólares ha hecho de los bienes raíces de alta gama una manera atractiva para que las compañías protejan el valor de sus ingresos en el, cada vez más devaluado, bolívar.

Las grúas de construcción inundan el horizonte del municipio Chacao de Caracas, donde se asienta la zona financiera de la capital y buena parte de sus embajadas, y contrastan fuertemente con las enormes filas fuera de las tiendas de alimentos, que se han convertido en un símbolo de la decadencia económica.

Las Mercedes, un barrio desarrollado en la década de 1950 como una exclusiva zona residencial que ahora está atiborrada de restaurantes y ruidosos bares, también está hasta el tope de equipos de construcción.

“Estos desarrollos inmobiliarios parten todos del mismo principio: ‘vamos a absorber bolívares'”, dijo Beatriz Yilo de CBRE Venezuela, afiliada a la firma de servicios de bienes raíces CBRE Group Inc, con sede en Los Ángeles.

“Cuándo tienes un sistema que penaliza operaciones cambiarias fuera del sistema, y no quieres cometer un ilícito, ¿qué más te queda?”, se preguntó retóricamente.

El total de metros cuadrados de oficinas de lujo en Chacao y Las Mercedes está previsto que crezca un 50 por ciento para fines del próximo año, según cifras compiladas por CBRE, mientras que el costo en moneda local de alquilar o comprar estos espacios se ha multiplicado por 15 en los últimos dos años.

Eso casi equipara los rendimientos que habrían sido proporcionados por la compra de dólares en el mercado negro durante ese período, con la ventaja añadida de que los desarrolladores tendrán un activo tangible y valioso si la economía se recupera.

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro vende dólares a 10 bolívares para la importación de bienes prioritarios como alimentos y medicinas, y a unos 660 bolívares para el resto de los productos.

Pero el billete verde se vende a cerca de 1.100 bolívares en el mercado paralelo, donde el bolívar se ha debilitado en un 91 por ciento en los últimos dos años.

Funcionarios municipales dicen que las compañías multinacionales con operaciones en Venezuela, que rutinariamente anotan pérdidas en sus estados financieros ante la depreciación de sus activos por el debilitamiento del bolívar, están entre los principales inversores en oficinas de lujo.

Las autoridades se negaron a identificar empresas específicas, pero dijeron que se extienden desde una conocida empresa de servicios financieros hasta grupos productores de bienes de consumo masivo.

Las empresas extranjeras contactadas por Reuters para hablar sobre inversiones inmobiliarias en Venezuela declinaron hacer comentarios.

EDIFICIOS DE LUJO, FILAS POR PAN

Muchos de los proyectos fueron planeados en el 2010, cuando el Gobierno endureció el control de cambios para prohibir un mercado de divisas ampliamente utilizado por actores privados, dejando miles de millones de bolívares atrapados en cuentas bancarias locales.

El aumento de los desarrollos de lujo contrasta con la dura realidad del día a día de los venezolanos, que pasan horas en filas para buscar productos que van desde arroz a medicinas.

“Esto es rutinario, todos los días es así”, dijo Carlos Martínez, un empleado bancario de 40 años, de pie en una línea que se extendía a través de la acomodada zona de La Castellana, a pocas cuadras de donde un nuevo centro comercial con oficinas y apartamentos de lujo se prepara para su inauguración.

“Esta es un zona de dinero, con todos estos edificios de lujo, y mira la cola en que estoy metido”, se lamentó.

La industria de la construcción en general, al igual que el resto de la economía, está en crisis.

Levantar viviendas para la clase media genera pocos incentivos, porque se dispone de muy poco financiamiento para la construcción o para la compra, y el poder adquisitivo de la mayoría de los venezolanos ha sido diezmado por la inflación.

La producción de cemento y de acero ha caído en picada desde que el fallecido líder socialista Hugo Chávez ordenó poner bajo control del Estado estas industrias, por lo que los desarrolladores ahora tienen que comprar esos materiales en el mercado negro a precios cada vez más altos.

Expertos inmobiliarios dicen que el frenesí de la construcción de gama alta puede haber alcanzado su máximo el año pasado, pues con el aumento de los precios los nuevos metros cuadrados ya no necesariamente representan una ganga.

Pero las autoridades municipales que supervisan Chacao y Las Mercedes dicen que sus teléfonos siguen sonando sin descanso, con solicitudes de información sobre permisos y protocolos.

“Estamos hablando de personas que tienen visión de largo plazo, que quieren invertir porque ven que el país va a cambiar”, dijo el alcalde de Chacao, el opositor Ramón Muchacho.

“Pero también es un asunto financiero: lo único que no escasea en Venezuela son los bolívares”, agregó.

Crédito: REUTERS

Crédito: REUTERS

Crédito: REUTERS

Crédito: REUTERS

Crédito: REUTERS