Bloomberg: los autos eléctricos generarán la próxima crisis petrolera

La adopción generalizada de vehículos eléctricos podría llegar en la próxima década.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- De acuerdo con un artículo escrito por Tom Randall para Bloomberg, la venta de vehículos eléctricos no está muy lejos de masificarse y según varios estudios, podrían generar una crisis petrolera similar a la del 2014 hacia finales de la década de 2020.

A continuación puede leer parte del estudio traducido del inglés:

Así es como los autos eléctricos provocarán la próxima crisis petrolera

Tom Randall

Con las mejoras tecnológicas, llega un momento en el que la compra alternativa ya no tiene mucho sentido. Piensa en los teléfonos inteligentes de los últimos diez años, televisores a color en la década de 1970, o incluso los vehículos de gasolina en el siglo 20. La predicción de estos cambios es difícil, pero cuando suceden, todo el mundo cambia.

El 2020 será la década de los vehículos eléctricos.

Los precios de las baterías cayeron un 35% el año pasado y los vehículos eléctricos están en vías de volverse tan asequibles como sus homólogos de gasolina en los próximos seis años. Ese será el comienzo de un verdadero despegue en el mercado de masas para los autos eléctricos.

Para el año 2040, de acuerdo con las proyecciones, los vehículos eléctricos a largo plazo tendrán un costo por debajo de 22.000 dólares. El 35% de los nuevos vehículos en todo el mundo tendrá un enchufe.

Esto no es algo que los mercados del crudo estén tomando en cuenta, y es fácil ver por qué. Los autos eléctricos constituyen sólo una décima parte del 1% del mercado mundial de automóviles de hoy. Son una rareza en las calles de la mayoría de los países y todavía cuestan mucho más que los autos tradicionales. La Opep cree que los vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés) conformarán un 1% de los automóviles en el 2040. El año pasado el director de Conoco Phillips, Ryan Lance, me dijo que los vehículos eléctricos no tendrán un impacto material por los próximos 50 años, y que probablemente, no vivirá para verlo.

Pero esto es lo que sabemos: En los próximos años, el plan de Tesla, Chevy, y Nissan es comenzar a vender autos eléctricos de largo alcance en el rango de los 30.000 dólares. Otros fabricantes de automóviles y empresas de tecnología están invirtiendo miles de millones de docenas de nuevos modelos. En 2020, algunos de ellos costarán menos y funcionarán mejor que sus homólogos de gasolina. El objetivo sería reproducir el éxito del Tesla Model S, que ahora vende más que sus competidores en la clase de lujo de gran tamaño en los Estados Unidos. La pregunta entonces es ¿Cuánta demanda de petróleo desplazarán estos carros?, ¿y cuándo la reducida demanda será suficiente para inclinar la balanza y generar la próxima crisis del petróleo?

Primero necesitamos una estimación de lo rápido crecerán las ventas.

Las ventas de EV el año pasado crecieron en un 60% en todo el mundo. Ese es un número interesante, porque también es más o menos la tasa de crecimiento anual que prevén en las ventas de Tesla para el año 2020, y es la misma tasa de crecimiento que ayudó al Ford Modelo T en la década de 1910. A modo de comparación, los paneles solares están siguiendo una curva similar en torno al 50% de crecimiento cada año, mientras que las ventas de las bombillas LED están aumentando en alrededor de 140% cada año.

Los vehículos eléctricos podrían desplazar la demanda de petróleo de 2 millones de barriles por día en 2023. Eso crearía un exceso de crudo equivalente a lo que desencadenó la crisis de 2014.

Las tasas de crecimiento anual compuestas de hasta el 60% no se pueden sostener por mucho tiempo, así que es un pronóstico muy agresivo. Sin embargo, Bnef adopta un enfoque más metódico en su análisis de hoy, desarmando los vehículos eléctricos a sus costos de autopartes para pronosticar cuándo los precios bajarán lo suficiente como para atraer al comprador medio del auto. Usando el modelo de Bnef vamos a cruzar el punto de referencia del crudo de 2 millones de barriles para el año 2028.

“Ya sea el número final en 2040, lo que francamente importa es que en el futuro habrá una adopción masiva”, dijo Salim Morsy, analista de Bnef.


Para leer el artículo completo en inglés, puede hacer click aquí.




Categoría: Economía