Bloomberg: venezolanos cultivan la revolución con agricultura urbana

La autosuficiencia se ha convertido en una necesidad en la nación de los anaqueles vacíos

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: cortesía Bloomberg

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Francisco Salazar lleva años siguiendo al pie de la letra las enseñanzas de Hugo Chávez contra el capitalismo. Haciendo especial énfasis en la llamada del fallecido líder socialista a la autosuficiencia, él cultiva de todo en su modesta casa ubicada en el sur de Caracas, desde ajo hasta pimentón.

“Una revolución no se hace simplemente sentado en una oficina”, dijo Salazar una mañana reciente, mientras que él y sus vecinos recogen camas de cebollas y lechugas en el techo de su vivienda pública.

Huertos en los techos de los barrios pobres y ministerios estatales son comunes en Venezuela, donde el gobierno socialista ha impulsado programas de agricultura urbana con la finalidad de lograr la soberanía alimentaria. Sin embargo, en estos días, la llamada a la autosuficiencia ha adquirido una nueva importancia.

La nación en general sufre una fuerte escasez en sus tiendas tras casi dos décadas de haber establecido controles de estilo soviético que han obstaculizado la producción nacional y que dejan poco dinero para las importaciones. Para contrarrestar esta situación, el presidente Nicolás Maduro se ha doblado los esfuerzos de su predecesor en la siembra de jardines en las ciudades e incluso, creó un Ministerio de Agricultura Urbana en enero.

Crédito: cortesía Bloomberg

Como parte de los esfuerzos dirigidos por el gobierno para mantener los alimentos en las mesas de los venezolanos, el ministerio ofrece formación a los ciudadanos y la financiación para hacer crecer sus propios cultivos. Jardines como el de Salazar ya han surgido a lo largo de los centros urbanos, pero la oposición del presidente critica la iniciativa, asegurando que van a hacer poco para tranquilizar los problemas de Venezuela.

“Jardineras en los balcones de Caracas no van a resolver el creciente problema del hambre en Venezuela”, dijo la diputada de la oposición María Martínez, quien forma parte de la Comisión Agrícola de la Asamblea Nacional. A pesar de las enormes extensiones de tierra cultivable disponibles, la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios (Fedeagro) estima que el país está produciendo sólo un 30% de los alimentos que consume.

Aún así, el propio Maduro ha tratado de dar el ejemplo, asegurando que presuntamente él y la primera dama cultivan de todo, desde calabazas hasta pollos, y desestima a sus detractores, diciendo que la oposición simplemente se niega a ensuciarse las manos. “Todo lo que pueden sembrar es la discordia, el odio, la división, el mal y el egoísmo”, señaló a principios de año.

Los críticos se apresuran a afirmar que tras más de una década de expropiaciones que dejaron los campos en barbecho y luego de una inundación de importaciones baratas durante la bonanza petrolera de Venezuela la agricultura se desalentó por completo. Según el Ministerio de Agricultura y Tierras, casi 1,2 millones de hectáreas (3 millones de acres) fueron nacionalizados 2010-2015.

Para complicar aún más las esperanzas de Maduro de convertir las ciudades venezolanas en cosechas es que los altos precios y los fuertes controles de divisas han hecho que sea cada vez más difícil conseguir insumos importantes como fertilizantes, pesticidas y piezas de repuesto.

“Ellos van a enfrentar exactamente los mismos problemas que nosotros”, dijo Pedro Vicente Pérez, director de Fedeagro. “Es una idea pintoresca, pero sin duda no va a alimentar al país”.

Con información de Bloomberg.

Crédito: cortesía Bloomberg




Categoría: Venezuela