Browne apela a la buena voluntad de Maduro para ayudar a Petrocaribe

El Parlamento venezolano, dominado por la oposición, ha planteado redactar una llamada "Ley Candado", que controle lo que califica de "regalos" de la diplomacia petrolera del chavismo.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, planteó este sábado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que mantenga la ayuda de Petrocaribe, que vende petróleo en condiciones preferenciales a más de 15 países de la región.

“Quisiera alentar a mi colega Nicolás Maduro para dar continuidad a Petrocaribe, para continuar apoyando a los países más humildes de la comunidad” afirmó Browne durante un acto realizado en Caracas en conmemoración de los tres años de la muerte del presidente Hugo Chávez (1999-2013), según un comunicado de la estatal petrolera venezolana Pdvsa.

Browne resaltó que su país y otras naciones caribeñas “estaremos por siempre agradecidas a Hugo Chávez y su sentido de solidaridad expresado a través de Petrocaribe, iniciativa brillante y esperanzadora para la región”.

LA AMENAZA PARA LOS PAÍSES DEL CARIBE

Petrocaribe es un programa de venta de combustibles con plazos de pago hasta por 25 años -ampliado a programas de desarrollo social- que creó Venezuela en 2005 cuando los altos precios petroleros “amenazaban con hundir a los países del Caribe en la miseria”, destacó Browne.

La cooperación de Venezuela con Petrocaribe abarca una cuota máxima de 129.000 barriles diarios de crudo y derivados, que sin embargo en 2015 vio una reducción de 17%, bajando hasta 84.000 barriles al día respecto a 2014.

El recorte ocurrió en medio de la necesidad de Venezuela de enviar más barriles a China para honrar sus deudas con el gigante asiático, en un contexto de desplome de los precios del petróleo, del que Caracas obtiene 96% de sus divisas.

Ante estas circunstancias Pdvsa ha elevado sus exportaciones a otros destinos (Estados Unidos e India principalmente), buscando aumentar su flujo de caja para oxigenar la crítica economía de Venezuela, hundida en una recesión con una contracción del PIB de 5,7% y una inflación de 180,9% en 2015.

Por otra parte, el Parlamento venezolano, dominado por la oposición, ha planteado redactar una llamada “Ley Candado”, que controle lo que califica de “regalos” de la diplomacia petrolera del chavismo.