Brutal asesinato e intento de suicidio por celos

La víctima había solicitado recientemente una orden de restricción, pero al parecer el hombre no había sido notificado de la medida. La pareja tenía dos hijos de 28 y 16 años.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El Nuevo Herald.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– La madrugada del jueves Alina Lomonte Carreras, de 47 años, llegó a su apartamento en el complejo Sunrise at Sunset, en Kendall, y su exesposo, Manuel Macías Rodríguez, de 56 años, la estaba esperando.

Macías se bajó de su camioneta y empezó a discutir con Lomonte, luego desenfundó una pistola semiautomática y le disparó varias veces en el rostro. Las balas le perforaron el ojo izquierdo, parte de la mandíbula, la mejilla y la frente, causándole la muerte.

Minutos después, Macías, de origen cubano, se echó junto al cadáver de su exmujer y se pegó un tiro en la cabeza, pero no murió.

“Me asomé al balcón porque escuché los gritos y reconocí que eran los vecinos del primer piso (…) entonces volví a entrar y de pronto escuché tres balazos”, dijo Jorge Cruz, un veterano de guerra de 64 años a El Nuevo Herald. “Vi que el señor le había disparado a su señora e inmediatamente cogí el teléfono y llamé al 911 (…) después él se metió un tiro en la cabeza”, contó.

Macías fue trasladado de emergencia al Centro de Traumatología del Hospital Kendall Regional, donde fue sometido a una cirugía y se encuentra en estado crítico, aseguró Álvaro Zabaleta, vocero del Departamento de Policía de Miami-Dade.

La ferocidad de este crimen refleja la mentalidad de una persona incapaz de aceptar una separación

“Las pesquisas iniciales nos permiten decir que se trata de un incidente de violencia doméstica”, expuso. “Sabemos que este es un matrimonio que recién estaba separado y hubo un altercado que escaló a una tragedia”, añadió.

Trascendió que la víctima había solicitado recientemente una orden de restricción, pero al parecer el hombre no había sido notificado de la medida. La pareja tenía dos hijos de 28 y 16 años.

“La ferocidad de este crimen refleja la mentalidad de una persona incapaz de aceptar una separación, la mentalidad de alguien que razona de la siguiente manera: si no vas a estar conmigo, no vas a estar con nadie”, dijo la detective Jennifer Capote, otra vocera de la policía condal, quien investigó este tipo de casos por casi nueve años en la Unidad de Víctimas de Crímenes Violentos de la policía.

Categoría: Mundo | Claves: Estados Unidos sucesos