Buhoneros se mantienen más abastecidos que Mercal, según Datanálisis

"Ineficiencia y corrupción son hijas de los controles de cambio y precios", consideró Luis Vicente León.

Buhoneros se mantienen más abastecidos que Mercal, según DatanálisisLa principal causa de la crisis que azota a la nación suramericana es el modelo de control económico impuesto por el Gobierno nacional, arrojó el estudio de Datanálisis. Crédito: Andrés Herrera / Sumarium
Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela) – La firma venezolana de investigación de mercado Datanálisis reveló, en su más reciente estudio enfocado en productos con precios regulados y otros esenciales, realizado en Caracas, que la escasez en esos rubros llegó a 60,7% en mayo de 2015.

Los precios en el mercado informal no acatan las regulaciones, a pesar de tratarse de productos exhibidos en plena vía pública.

Luis Vicente León, presidente de la firma, detalló que los productos más afectados dentro de la categoría alimentaria son el aceite de maíz, con un índice de escasez de 95,5%; aceite de mezcla vegetal, con 94%; café molido, con 83,65%; y harina de maíz, con 83,6%.

Le siguen el atún enlatado en aceite, con 82,1% de índice de escasez; margarina, con 82,1%; azúcar, con 80,6%; carne de res, con 64,2%; mayonesa, con 62,7%; aceite de soya, con 53,7%; pasta de un kg, con 34,3%; sardinas enlatadas, con 28,4%; queso blanco duro, con 23,2%; avena en hojuelas, con 19,4%; caraotas negras, con 17,9% y salsa de tomate, con 17,9%.

Por otra parte, en cuanto a las canales de distribución, el estudio de Datanálisis llevado a cabo en la capital del país bolivariano arrojó que los establecimientos del programa social Mercal presentaron en mayo un promedio de escasez de 80%, seguidos por las bodegas y abastos, con 75,7%; cadenas de supermercados, con 50,3%; Pdval, con 56,1% y supermercados independientes, con 57,4%.

León explicó que las cadenas de distribución manejadas directamente por el Estado son visitadas más frecuentemente por personas dedicadas al arbitraje o bachaqueo, como se le conoce coloquialmente en Venezuela, ya que éstas reciben mayor cantidad de mercancía por órdenes gubernamentales.

En el caso del comercio informal, por tratarse de uno de los mercados a donde son desviados muchos de los productos regulados y esenciales, la escasez llegó a 38,7%. Por supuesto, los precios en este mercado no acatan las regulaciones, a pesar de tratarse de productos exhibidos en plena vía pública.

Asimismo, tras reiterar que los datos presentados corresponden a un estudio realizado en Caracas, León resaltó que la escasez en la ciudad “es menor que en el resto del país”, por ser la capital la “vitrina” de Venezuela.

LO QUE LLEVÓ AL PAÍS A LA DEBACLE

De acuerdo al estudio, la principal causa de la crisis que azota a la nación suramericana es el modelo de control económico impuesto por el Gobierno nacional: control de cambio, control de precios, intervenciones, expropiaciones, guías de movilización obligatorias de mercancía y competencia desleal del Estado contra actores privados.

Ineficiencia y corrupción son hijas de los controles de cambio y precios”, consideró León.

La segunda razón de la crisis, sumó la investigación, es la caída de los ingresos de Venezuela por la venta de petróleo, cuyo precio bajó drásticamente desde junio de 2014, siendo el país cada día más dependiente de este recurso natural no renovable por el acelerado deterioro del resto de la industria nacional.

¿QUIÉN IMPORTA?

Luis Vicente León afirmó, basándose en el estudio de su firma Datanálisis, que la relación estimada de importaciones en 2015 es de 64% para el sector público y 36% para el privado. En 2011, la relación fue exactamente inversa y, en 2014, 54% de las importaciones fueron realizadas por el sector público, mientras 46% las hizo el privado.

León explicó que esto no significa que el Estado venezolano esté importando grandes volúmenes de los necesarios bienes que no se producen en el país, sino que cada día el sector privado realiza menos importaciones, dado el cada vez más restringido acceso a las divisas extranjeras.