Buscaron su futuro fuera de España y llegaron a Venezuela…

A los tres españoles les encanta Caracas “con sus luces y sombras” y añaden que solo se debe creer 40% de lo que digan sobre el país.

Buscaron su futuro fuera de España y llegaron a Venezuela…"Le digo que pongan en cuarentena todo lo que digan los venezolanos. Que crean un 40%", expresó Luis Medel. Crédito: Víctor Amaya / El Confidencial
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Confidencial publicó un artículo en donde señala que desde hace unos años, una “nueva ola” de emigración española ha llegado a Venezuela para “buscar empleo” en un país que solo conocen “por la máquina generadora de opinión”.

El texto cuenta tres historias de jóvenes que llegaron a Venezuela en búsqueda de trabajo y otras oportunidades. Tal es el caso de Luis Medel, de 37 años, estudió Educación Social, cursó el segundo ciclo de Periodismo en la Universidad Carlos III e hizo un máster en Gestión de Proyectos de Desarrollo.

Este hombre llegó a Venezuela en el año 2012, pero antes estuvo en México y República Dominicana. Reveló que vino asustado, puesto que le habían dicho que el país era peligroso.

Sin embargo, asumió el reto y llegó a Venezuela: “Quería vivir con una familia de aquí, conocer mejor sus costumbres, mezclarme con ellos. Estar siempre con extranjeros es vivir en un gueto”.

Manifestó que fue a vivir en una habitación alquilada en la zona de Los Palos Grandes, zona de clase media alta ubicada en Caracas, donde compartió el apartamento con Toni, un chico venezolano.

“Su familia me abrió las puertas, me trataron súper bien desde el primer momento”, agregó al tiempo que recordó que su primer cumpleaños en el país invitó a toda la familia de quien fue su compañero de apartamento a un restaurante.

Este español develó que extraña a su familia, en especial a sus sobrinos: “Me dan bajones, es inevitable. Hay momentos en los que pienso ‘ojalá pudiera comprar un billete e irme un fin de semana’, dar un abrazo a mi familia, ver a mis amigos”.

Recomienda a quien quiera venir, que lo haga: “Le digo que pongan en cuarentena todo lo que digan los venezolanos. Que crean un 40%. A veces son sobreprotectores. Pero tengo claro que hay sitios donde vivir no es fácil”.

“LA CIUDAD ME GUSTA, PERO CAÓTICA”

Isa Pérez tiene 39, es originaria de Alicante, España, y lleva pocos meses en Venezuela, puesto que su novio, caraqueño, fue trasladado por trabajo a su país natal.

Esta española indicó que conoció al joven mientras estaba en España, pero luego la empresa en la que trabaja lo mandó a Lima, Perú, y recientemente a Venezuela.

Esta mujer se dedica a las labores del hogar, pasear a sus perros y estudiar Historia del Arte en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned).

“La ciudad me gusta. Es caótica, sí, y el tráfico es insoportable, pero me encanta que haya tanta planta, tanto verde. A lo mejor es porque Alicante es muy árida y el contraste me fascina”, expresó.

Asimismo, precisó que le “alucinan los extremismos, casi nunca hay punto medio en las opiniones. Son más exagerados que los andaluces”, en cuanto a las opiniones políticas así como las advertencias que le hacen para no visitar ciertos lugares.

TRABAJAR POR LA COMUNIDAD

Raquel López de 25 años, vive en Caracas desde hace 3 años pero se regresa nuevamente a España. Dijo que en Venezuela le era “fácil y real” participar en algo que estuviese relacionado a lo que estudió: Trabajo Social.

Sostuvo que llevó a cabo el proyecto de un francés para la Fundación Caracas, el cual tenía como finalidad transformar integralmente los barrios de La Silsa, zona ubicada en el oeste de Caracas.

“Mi trabajo me enganchó y me involucré bastante. Trabajas de domingo a domingo por la comunidad. Se le ha echado mucho corazón”, recalcó.

En conclusión, a los tres españoles les encanta Caracas “con sus luces y sombras”.