“La carencia” que tiene Maduro “es la del sentido común”

El estudiante aseguró que hace falta más que violencia para detener al movimiento estudiantil

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela – Redacción Sumarium).- El presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, Hasler Iglesias, explicó que la institución es como una pequeña versión del país, “es una olla de presión donde se condensa la crisis nacional”.

En una entrevista concedida al diario regional El Tiempo, al periodista Jolguer Rodríguez Costa, el estudiante de Ingeniería Química puntualizó que “manteniendo la coherencia y la unidad en la lucha por la democracia” es la manera de enfrentar la arbitraridades del gobierno. “Con estrategias y principios irrenunciables, se le hace frente a las dictaduras”, manifestó.

Al preguntarle sobre la diferencias que pudieran poseer con estudiantes adeptos al gobierno, Iglesias declaró no entender “la incapacidad de darse cuenta que el ‘sueño de izquierda'” en el que creen sus compañeros es diferente a la situación que afronta el país. Asimismo, recalcó que “la movilización de los ciudadanos y el rechazo internacional” son acciones que pudieran doblegar al gobierno.

A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA COMPLETA

–Próximo a graduarse de ingeniero químico, ¿queda algo de química entre el movimiento universitario y el Gobierno?
–No puede existir “química” con un Gobierno que permanentemente busca oprimir a los universitarios y viola sus derechos. No existe compatibilidad entre los sueños de los jóvenes y el totalitarismo que agudiza la crisis.

–¿Y con la MUD?
–Nos hemos encontrado en la misma acera, al defender la democracia, la libertad y los derechos humanos. En la misma acera en la que caminamos junto con todos los ciudadanos que quieren un cambio.

–De ser jefe de la MUD…
–Articularía a todos los sectores sociales para conquistar el cambio, sin retroceso.

–¿Qué podrían aportar los estudiantes a la MUD?
–A todos los venezolanos: nuestra energía, nuestro ímpetu, nuestra pasión, y en definitiva nuestra determinación de hacer de Venezuela el mejor país para vivir.

–¿Cómo enfrentar las arbitrariedades del Gobierno?

–Manteniendo la coherencia y la unidad en la lucha por la democracia. Sólo unidos, con estrategias claras y arraigados en valores y principios irrenunciables, se le hace frente a las dictaduras.

–¿Su salida ante este régimen?
–La expresión popular mediante una elección: el revocatorio.

–¿Cree que los estudiantes podrán asumir el papel del mayo francés de 1968?
–Somos una generación que rompe el molde, que no se aferra a paradigmas pasados, sino que busca construir los propios. Haciendo nuestras las palabras de Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias”, los venezolanos pueden contar con que los estudiantes estamos y estaremos a la altura de los grandes retos que tiene Venezuela.

MANDATARIO REPROBADO

–Dos años después, ¿reconoce a Maduro como presidente?
–¿Acaso demostró haber ganado en efecto las elecciones? Lo que ha demostrado es no calzar en la primera magistratura del país, al haber destruido todo a su paso.

–¿Qué no comprende de sus compañeros oficialistas?
–La incapacidad de darse cuenta que el “sueño de izquierda” en el que creen es diametralmente opuesto a las condiciones de miseria en las que está sumida Venezuela.

–¿Qué no entienden ellos de ustedes?
–Nuestra irreverencia, nuestros sueños de libertad y el no conformarnos con asentir y aplaudir a nadie, sino el buscar mejorarlo todo.

–¿Ha explicado a sus compañeros oficialistas el contrasentido que representa un estudiante aferrado al poder?
–Peor aún, el absurdo que representa un estudiante valiéndose del poder para intentar someter a sus pares.

–¿Un punto en común entre la UCV y la revolución?
–Una verdadera revolución es abrirle las puertas a ricos y pobres, tratarlos como iguales y convertirlos en profesionales, no la mentira hambreadora impulsada desde Miraflores.

–¿Un desacuerdo entre el estudiantado ucevista y sus autoridades?
–Tomar riesgos, apostarlo todo e intentar todas las alternativas posibles hasta alcanzar la universidad que queremos. A veces les falta salir de la zona de confort.

–¿Congenia con los jóvenes de la Universidad Bolivariana?
–Vivimos la misma realidad. Incluso la de ellos es peor, porque no los dejan organizarse ni reclamar. Es mentira que todos sean chavistas, me atrevería a decir que ni siquiera la mayoría de la UBV sea chavista. ¡Déjenlos contarse en elecciones!

–¿Es la UCV una pequeña Venezuela?
–Es exactamente eso. Antes, resaltaba la pluralidad de ideas y la convivencia sana de quienes piensan distinto. Ahora es una olla de presión donde se condensa la crisis nacional.

–¿Le importa que Maduro carezca de cierta formación?
–Como estudiante, no puedo sino apreciar la formación académica, pero la carencia que más me importa de Maduro es la de sentido común y empatía con un pueblo que sufre por su culpa.

–¿Existe un solo movimiento estudiantil?
–Uno solo, histórico, del lado de las causas justas, que se enfrenta a los poderosos que golpean al pueblo, sin importar su ideología o color.

–¿Congeniará con Sairam Rivas?
–Estamos en la misma lucha: Salvar a la UCV y a Venezuela.

–¿Lo han amenazado?
–Cada vez que decimos la verdad, y les duele, recibimos amenazas. Pero hace falta mucho más que eso para detenernos.

SOMBRAS OFICIALISTAS

–¿Bajarán los cerros?
–Bajan todos los días, pero no salen en los medios.

–¿Le teme a los colectivos armados?
–Asumimos el riesgo de expresar lo que pensamos donde sea necesario. Le tememos a un país sin futuro.

–¿Cómo enfrentarlos?
–Los venezolanos debemos dejar los enfrentamientos en el pasado.

–¿Se atornilla este Gobierno cada vez más?
–Lo intenta, pero lo que ocurre es que se derrumba.

–¿Haría huelga de hambre o se cosería la boca?
–Creo en la validez de todas las formas de protesta, pero a un Gobierno que no valora la vida, no se le presiona poniéndola en riesgo.

–¿La “sombra” de la “casa” que más le incomoda?
–La violencia que ha exportado el gobierno a los campus universitarios.

–¿Una acción que pudiera doblegar al Gobierno?
–La movilización de los ciudadanos expresada en las calles y en las urnas, y el rechazo internacional.

–¿Nunca le atrajo el socialismo?

–Fue más rápida la desilusión que la atracción.

–¿Un líder?
–Nelson Mandela

–¿Extraña a Chávez?
–Ni cuando cantaba joropo en cadena.

–¿Un reconocimiento al proceso?
–La denuncia de los vicios del pasado, aunque se hayan convertido en lo que criticaban.

–¿Qué se debe hacer ante el freno de los poderes al referendo?
–A un pueblo organizado y decidido no lo frena ni la peor de las dictaduras.

PALABRA DE ESTUDIANTE

–¿En qué está dispuesto a ceder el movimiento estudiantil ante la revolución?
–Los pueblos no ceden ante los gobiernos. Los estudiantes, mucho menos.

–¿Un revolucionario?
–Cristo.

–¿Una autocrítica generacional?
–La polarización.

–De tener a Maduro al frente, ¿qué le diría?
–¡Renuncia!

–¿Qué vislumbra luego de la solicitud del secretario general de la OEA, Luis Almagro, de aplicar la Carta Democrática a Venezuela?
–El derrumbe de la muralla diplomática que encubría al narco-gobierno.

–¿Qué le falta a la protesta estudiantil?
–Las garantías constitucionales para poder llevarla a cabo, sin bombas ni ballenas.

–¿Qué le sobra?
-Esperanza.

–¿Sube cerro la dirigencia estudiantil?
–El movimiento estudiantil viene del cerro, del llano, de Los Andes y del Delta. Venimos de lo más profundo de cada familia venezolana.




Categoría: Venezuela