Caída de inversiones agrava la crisis, se han desplomado en 80%

En una breve entrevista con Sumarium, el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, analizó la situación de la economía y aseguró que el "país no está avanzando y está paralizado" por falta de nuevas políticas que el Gobierno se niega a implementar. En materia de inversiones, aseguró que la nación es una de las peores para invertir y hacer negocios.

Caída de inversiones agrava la crisis, se han desplomado en 80%Para Jorge Roig el aparato productivo del país "está viviendo en estos momentos la crisis más grave" de la historia.Crédito: Alex Urbina/Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “El país no está avanzando, está paralizado, no produce lo suficiente, importa más de lo que puede pagar y en este momento tiene unas tasas altísimas de inflación, de desempleo y de descomposición social y económica”.

Ese es el breve balance que hace el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Jorge Roig, sobre una economía en recesión desde finales de 2013 y que este año podría registrar una inflación de tres dígitos, superior al 100%.

Al término de su última reunión con el directorio de Fedecámaras como presidente de esa organización gremial, ya que la semana que viene se celebrará la elección de la nueva directiva, Roig conversó en exclusiva con Sumarium y aseguró que el aparato productivo del país “está viviendo en estos momentos la crisis más grave que se ha vivido en el entorno venezolano”.

“El aparato productivo está estancado, las empresas están cerrando y muchas están paralizadas. Otras están con sus santamarías prácticamente por cerrar, están en paralisis técnico, es decir no cierran las puertas pero no están produciendo (…) y los inventarios lucen agotados”, agregó.

Ese es el resultado de la fuerte restricción de divisas y la falta de asignación regular en lo que va de 2015, apuntó Roig.

De acuerdo con la firma Econalítica la entrega de dólares diarios al sector privado por parte del Gobierno cayó en 71% en lo que va de año con respecto al año anterior. Entre abril de 2014 y abril de 2015 las asignaciones pasaron de los 140 millones de dólares por día a 40,6 millones de dólares, situación que se atribuye al desplome de los precios del crudo nacional que redujeron a la mitad los ingresos en divisas de la nación.

El aparato productivo está estancado, las empresas están cerrando y muchas están paralizadas. Otras están con sus santamarías prácticamente por cerrar

Todos los sectores de la economía se ven afectados, señaló Roig, apuntando que ni el sector de Comunicaciones ni el de Tecnología, que anteriormente tenían un crecimiento a pesar de la crisis, registrarán buenos resultados para el cierre de año.

“En estos momentos no hay ningún sector que esté mejor que otro. Si puedo decir que los que están peores son los más estratégicos, alimentos y medicinas”, refirió.

El Presidente de Fedecámaras respalda lo que economistas, analistas, organismos internacionales y bancos de inversión repiten desde comienzos de año: la economía tendrá un desempeño negativo y cerrará el 2015 con una contracción de 7%.

Sin embargo, Jorge Roig asegura que “esa es la cifra mínima de lo que va a ocurrir en 2015 y podría ser peor si no se toman las medidas adecuadas en este momento”. Agrega que en el caso de la industria, la contracción es mucho mayor, “estamos hablando de 9% en algunos sectores industriales”.

Aseguró que la situación en reversible con un marco regulatorio adecuado, con diálogos en los que se busquen acuerdos y soluciones y con nuevas políticas “que comiencen desde hoy a establecer las nuevas bases de una economía en la cual todos podemos ser parte de una solución”.

INVERSIONES EN PICADA

A los desalentadores indicadores macroeconómicos se suma el desanimo de parte del empresariado privado de invertir en el país. De acuerdo con Fedecámaras se registra una caída de 80% de las inversiones en Venezuela, “lo cual no es poca cosa”.

“Los países se hacen cuando sus inversionistas son sus empresarios privados que apuestan a su país, en este momento hay una altísima tasa de descomposición, los empresarios no están apostando al país, no quieren invertir porque no están dadas las condiciones”, expresó.

Destacó que Venezuela ocupa actualmente la posición 184 de 189 economías mundiales, por debajo de Haití, para inversiones y negocios, de acuerdo con el ranking del “Doing Business” 2015, y “eso es una vergüenza para nosotros, nos llena de lastima ver como un país que lo tiene todo, con todos los recursos que tenemos, estamos relegados con los peores indicadores económicos del planeta”.

En ese sentido, exhortó al gobierno del presidente Nicolás Maduro, que en días pasados volvió a endurecer su tono y cargó contra los empresarios acusándoles de secuestrar la economía nacional, a dejar la diatriba política y a crear los marcos regulatorios apropiados para generar confianza en los empresarios y retomar las inversiones.

De acuerdo con datos recientes de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), las inversiones en Venezuela cayeron 88% en el año 2014 y los ingresos de la nación por ese concepto pasaron de 2.680 millones de dólares en 2013 a 320 millones de dólares en 2014.

“UNA MEJOR FEDECÁMARAS CON UN PEOR PAÍS”

Roig solicitó al Presidente dejar la diatriba política y retormar el diálogo con los empresarios. Crédito: Alex Urbina/Sumarium  

Jorge Roig dejará la presidencia de Fedecámaras la semana que viene cuando se celebre la Asamblea Anual de la organización gremial, y se escoja una nueva directiva a la que se postula como presidente el actual vicepresidente, Francisco Martinez.

Al hacer un breve balance de su gestión (2013-2015), Roig manifestó sentirse satisfecho con el trabajo interno en la organización, pero a la vez defraudado por no poder construir a través del diálogo las bases para influenciar las políticas que mejoren la economía nacional.

“Una mejor Fedecámaras con un peor país, con lo cual no podemos estar contentos”, dijo. “Vine a Fedecámaras diciendo que la solución es el diálogo y me iré de Fedecámaras apostando por lo mismo, por un diálogo como solución a la crisis”.

Roig señaló que el país está exigiendo un diálogo entre empresarios y el Gobierno para generar acuerdos y soluciones que enfrenten “los gravísimos problemas” de la economía.

“Me voy contento con lo que hemos realizado internamente en la institución, tenemos una mejor Fedecámaras, pero lamentablemente tenemos un peor país. Hemos modernizado la institución, le hemos dado una relevancia nacional e internacional, nuestro tejido empresarial está mucho más fortalecido y somos el portavoz de miles de empresarios, nos sentimos muy contentos con la labor realizada pero evidentemente nos sentimos defraudados de no haber podido construir las bases para influenciar las políticas públicas que hagan una mejoría en el país”, manifestó.

Sin embargo, agregó que la palabra desesperanza no cabe en el argot de los empresarios. “Nuestro mensaje es de aliento, este país tiene muchas oportunidades todavía y más allá de la desesperanza, está película aún está comenzando y quedan muchos capítulos interesantes que vivir al empresariado y a Venezuela”.