Camiones de comida para los más pobres mientras crece el caos

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela | Redacción Sumarium).- Catia, lugar de casas improvisadas en el oeste caraqueño, ha sido históricamente un orgulloso bastión del socialismo bolivariano. Pertenecen a la clase trabajadora, pero sus hogares son subsidiados, sus clínicas gratis, y su partido favorito de color rojo.

Foto: Bloomberg

Camisas rojas se hicieron presente en Catia recientemente pero no para una inauguración. Los leales pro gobierno descargaban un camión lleno de comida para sus simpatizantes, cuyas despensas estas dolorosamente vacías.

“¡Desde que me dijeron anoche que venían,casi ni dormí!” dijo Andrea Vásquez a reporteros de Bloomberg. “Es un milagro” decian los vecinos al ver la mercancía.

Sentados sobre reservas petroleras, que sostiene el populismo de izquierda, Venezuela está cayendo en el caos. Mientras la oposición reúne firmas para revocar al presidente, los camiones de comida son un intento de apelar a la fe de un pueblo desilusionado, con el ejército ahora supervisando el suministro de comida del país. Hambre (hambre real) esta mirando a áreas del país que hace 4 décadas era uno de los 20 más ricos del mundo.

A dormir con hambre

Foto: Bloomberg

Un estudio, en junio mostró que un tercio de los niños del sexto grado en escuelas públicas comen una o dos veces al día. Otros dijeron que se han ido a la cama a dormir con hambre al menos una vez a la semana. El fin de semana pasado el gobierno abrió la frontera con Colombia por 12 horas y 35 mil venezolanos corrieron a comprar comida y medicinas.

Días enteros se pierden fuera de los supermercados esperando poder comprar insumos básicos, con protestas y levantamientos cada vez más frecuentemente. El acaparamiento y reventa se ha convertido en una industria creciente. Quienes comprar y revenden, los “bachaqueros” están entre los más exitosos en la actual economía.

En un intento del presidente Maduro por regamar el control, creó con los consejos comunales los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, Clap, y les encargó de la distribución del 70% de los alimentos del país. Los comités, cuyas reuniones comienzan con el himno socialista, han recibido la instrucción de pelear el control de los mercados de comida contra los bachaqueros.

“Hay una guerra económica” dijo Janette Carrillo, miembro de un Clap local, quien ayudó a supervisar la entrega de alimentos en Catia. “Nuestro trabajo es romper el brazo del bachaquero”, dijo.

Para leer el trabajo completo publicado por Bloomberg, pulsa aqui.




Categoría: Venezuela | Claves: Clap Comida Control Crisis