Canasta familiar aumentó casi Bs. 5.000 en un mes

Para poder cubrir el alto costo de la CBF, una familia venezolana de cinco miembros necesita de poco más de seis salarios mínimos, informó el Centro de Documentación y Análisis social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La Canasta Básica Familiar (CBF) le costó a los venezolanos 42.846,91 bolívares en mayo, un aumento de 4.886 bolívares en comparación con el precio de abril y un incremento anual de 120% (mayo 2014- mayo 2015), según el indicador que mide mensualmente el Centro de Documentación y Análisis social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

Para poder cubrir el alto costo de la CBF, una familia venezolana de cinco miembros necesita de poco más de seis salarios mínimos. En la nación sudamericana el salario mínimo base vigente es de 6.746,98 bolívares.

El alza de la canasta en mayo está vinculada al incremento de precios de seis grupos que la conforman: 

-Vestido y calzado registró un incrementó de 46,5%, equivalente a 1.416,67 bolívares. Pasó de 3.045,00 a 4.461,67 bolívares como promedio mensual.

-Educación subió 27,7% y aumentó de 4.619,75 a 5.899,08 bolívares.

-Listas de uniformes y útiles de preescolar, básica y media que tuvieron un alza de 262,98% entre mayo de 2014 y mayo de 2015. El costo de estos artículos en conjunto pasó de 19.501,85 a 70.788,95 bolívares. Para adquirirlos, se requieren 10.5 salarios mínimos.

-Alimentos aumentaron 2.090,22 bolívares, ahora cuestan 24.694,21 bolívares. Entre los rubros alimenticios que registraron incrementos importantes destacan nuevamente las raíces, tubérculos y otros (27,4%), las frutas y hortalizas (9,5%), la leche, los quesos y huevos (9,4%), el café (9,3%), las carnes y sus preparados (9,2) y los pescados y mariscos (7,8%).

-Artículos de higiene personal y limpieza del hogar aumentaron 3,8%, es decir 56,67 bolívares más. Pasaron de 1.502,33 a 1.559,00 bolívares.

La variación entre los precios regulados por el Estado y los de mercado es de 491,7%, refiere el Cendas- FVM en su último estudio.

El costo de un almuerzo para un trabajador es de 391,75 bolívares, muy superior al valor del ticket de alimentación que oscila entre 75 y 112,50 bolívares.

18 productos siguen en escasez

Al igual que en abril, 18 (31,03%) de los 58 productos que contiene la Canasta Básica Familiar que mide el Cendas- FMV presentaron problemas de disponibilidad en el mercado, entre ellos la leche en polvo, la carne de res, el pollo, el atún enlatado, las sardinas enlatadas a precio regulado por el Gobierno, el queso blanco duro Santa Bárbara, el queso amarillo, azúcar, margarina, aceite de maíz, granos como las lentejas, el arroz, la harina de trigo, harina de maíz, las pastas alimenticias a precio regulado, la mayonesa, el café y la leche líquida de un litro.

Igualmente, se mantienen en situación de escasez productos de higiene personal y del hogar, entre ellos el lavaplatos, el jabón de baño o de tocador, los detergente, el papel higiénico, las toallas sanitarias, servilletas, toallines, cloro, suavizantes, desodorantes, afeitadoras desechables, crema dental, champú, gel fijador sin alcohol e insecticidas.

En el área de la salud, los medicamentos que más escasean según el Cendas son el acetaminofen, las aspirinas, los anticonceptivos y en insumos médicos-hospitalarios hay problemas para conseguir las inyectadoras.

Hasta la fecha se desconocen los datos de la Canasta Normativa Alimentaria (CAN), o “canasta oficial”, que mide el Gobierno a través del Instituto Nacional de Estadística (INE), correspondiente a los primeros cinco meses del año, al igual que el Banco Central de Venezuela (BCV) sigue en deuda con las estadísticas de inflación, escasez y comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB); este último correspondiente al primer trimestre del año.

Venezuela atraviesa por una crisis económica compleja que mantiene la economía en recesión, exacerbada por el desplome de los precios del crudo nacional que ha llevado al Gobierno a recortar drásticamente el acceso a las divisas. Economistas y organismos internacionales estiman una contracción del PIB de 7% para este año y una inflación superior a los tres dígitos.