Capriles es una “amenaza” para diálogo, asegura El Aissami

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. EFE) – El gobernador del estado Aragua (centro de Venezuela), el chavista Tareck El Aissami, afirmó hoy que el dos veces candidato presidencial, el opositor Henrique Capriles, representa una amenaza para el proceso de diálogo iniciado el pasado domingo entre el Gobierno y la oposición venezolana.

“El odio y la cobardía de @hcapriles -Henrique Capriles- son las verdaderas amenazas del diálogo político nacional”, dijo el mandatario regional a través de la red social Twitter.

Además agregó que Capriles sigue, según él, “engañando” a los venezolanos por su supuesto “frustrado capricho” de ser candidato a la Presidencia del país caribeño.

Por su parte, el alcalde del municipio Libertador de Caracas y representante del Gobierno en las mesas de diálogo, Jorge Rodríguez, señaló que el “ultimátum” fijado por la oposición, al exigir el cumplimiento de algunas condiciones antes del 11 de noviembre para continuar las conversaciones, es “enemigo del diálogo”.

El burgomaestre capitalino aseveró que en diez días no van a “llegar a acuerdo de nada”, tiempo que la oposición puso como plazo máximo para que el Gobierno dé “gestos” y “resultados concretos” de querer continuar con el diálogo.

“Si vamos a discutir con franqueza, con profundidad, vamos a buscar puntos de encuentro”, destacó Rodríguez en entrevista con el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El pasado domingo inició un proceso de diálogo político entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, con el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Vaticano.

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha reiterado que su participación en el diálogo se debe a que el Vaticano se involucró en este proceso y que el principal objetivo que quiere alcanzar con estos encuentros es una convocatoria a elecciones que permitan un cambio de gobierno.

Los otros objetivos de la MUD son la liberación de los que califican de “presos políticos”, respeto a las instituciones por parte de los poderes públicos que consideran están bajo control del Gobierno y la solución inmediata a la escasez de alimentos y medicinas del país petrolero.