Caso de niña paraguaya revela otros abusos a menores

Caso de niña paraguaya revela otros abusos a menoresUnas 200 personas protestaron por los casos de abuso sexual que han salido a la luz en las últimas semanas en Paraguay. Foto: AP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Paraguay, (AFP).- El destino de una niña de 10 años embarazada no sólo se ha convertido en un debate nacional en Paraguay, sino que ha subrayado lo que según los activistas es un problema de violaciones a menores en esta empobrecida nación suramericana, y ha instado a otras víctimas a hablar de sus casos.

Cristina Brítez de Mendoza dirige un albergue para jóvenes con problemas en Ciudad del Este, una dura y abarrotada ciudad de 350.000 personas junto a la frontera con Brasil y Argentina. Muchos de los menores con los que trabaja han sufrido abusos sexuales, señaló, como una niña de 12 años que dio a luz el mes pasado. La niña vive en el albergue con el bebé.

“Cuando los otros niños juegan, esta niña quiere jugar también”, dijo Brítez de Mendoza, que acudió a una marcha para pedir penas más duras para los que abusan de menores. “Todavía es una niña”

No se discute en Paraguay, el aborto está prohibido

La manifestación del lunes en Ciudad del Este, atrajo a 200 personas bajo el lema “¡No más abusos!”, y los participantes dijeron que el acto no tenía precedentes en esta ciudad con poca costumbre de protestas sociales. En la capital, Asunción, se celebró otra protesta.

Las marchas se produjeron en medio de un intenso debate sobre qué es lo mejor para la víctima de violación de 10 años, a la que se ha negado un aborto. En Paraguay, la intervención está prohibida en todos los supuestos —incluida la violación— salvo que peligre la vida de la madre.

La decisión de no conceder un aborto a la menor ha provocado una condena local e internacional. Cuatro expertos de Naciones Unidas criticaron el lunes a Paraguay por no proteger a la niña.

Para los expertos “la decisión de las autoridades paraguayas ha resultado en graves violaciones de los derechos a la vida, a la salud, y a la integridad física y mental de la niña, así como a su educación, poniendo en peligro sus oportunidades económicas y sociales“, indicaron en un comunicado.

Ante la protesta del lunes en Ciudad del Este, una joven de 17 años dijo a Associated Press que sufrió violaciones reiteradas de su padrastro desde los 9 y hasta los 14 años, cuando habló a su madre de los abusos.

Si hubiera visto protestas como ésta antes, habría hablado antes, o quizá no me habría pasado”, dijo la chica, no identificada dentro de la política de Associated Press de no dar el nombre de las víctimas de abusos sexuales.

Su madre se enfrentó al padrastro, que negó los abusos y sigue viviendo en la casa, dijo la joven. Ahora ella es lo bastante fuerte físicamente para rechazar sus acercamientos, pero durante varios años tuvo miedo de los hombres y comía más de lo necesario para hacerse menos atractiva. En un momento dado llegó a pesar 89 kilos (196 libras).

“Intento no estar en casa para no tener que verle”, dijo entre lágrimas. “Me enferma”.

Unas 600 niñas de 14 años o menos quedan embarazadas cada año en este país de 6,8 millones de personas. También en Estados Unidos, miles de menores dan a luz cada año, según estudios de los Centros de Control de Enfermedades estadounidenses.

En Paraguay “estos casos son muy comunes. Lo que hace falta es la voluntad política de sacarnos de este agujero”, dijo Brítez de Mendoza, que dirige el albergue de Ciudad del Este.

El padrastro de la niña embaraza de 10 años fue arrestado durante el fin de semana y se le colocó en aislamiento para impedir que otros presos lo ataquen. La madre de la de la menor está recluida en la cárcel de mujeres en Asunción acusada por faltar al deber del cuidado.

En respuesta a las peticiones de un aborto terapéutico para la niña, el ministro paraguayo de Salud ha señalado que la menor está en un hospital con buena salud, y que el embarazo, de cinco meses, está demasiado avanzado.

El presidente de la Conferencia Episcopal del país, monseñor Claudio Giménez, criticó la posibilidad de un aborto terapéutico, afirmando que Paraguay ya está dividido sobre la cuestión.

“Algunos quieren legalizar el aborto, el asesinato de un inocente que está aún en pleno periodo de gestación“, dijo. “Y por el otro lado, están los que se oponen”.

Algunos manifestantes dijeron creer que el polémico caso de la pequeña de 10 años es la punta del iceberg.

“¿Cuántos miles de niñas son violadas y no lo sabemos porque no tienen el bebé o no lo denuncian?”, dijo Sebastián Martínez, de 34 años.

Categoría: América Latina | Claves: Abusos sexuales Paraguay