Cerrar la frontera en otros estados daría un “pésimo mensaje”

- El presidente venezolano anunció que desde las cinco de la mañana del sábado estará cerrada la frontera en Táchira en los municipios Lobatera, Colón, La Fría y Coloncito.

- Venezuela pide a Colombia frenar los elementos que, asegura, constituyen un ataque a la moneda venezolana, entregar una lista de los paramilitares desplazados y atajar el problema del contrabando de extracción.

Cerrar la frontera en otros estados daría un “pésimo mensaje”Venezuela y Colombia han llamado a consultas a sus respectivos embajadores después de que los intentos por rebajar la tensión fronteriza fracasaran este jueves. Crédito: José Miguel Gómez / Reuters.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– El Gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro ordenó la semana pasada el cierre temporal de importantes pasos fronterizos con Colombia después de un enfrentamiento con contrabandistas que dejó gravemente heridos a tres militares venezolanos y a un civil.

Desde entonces, más de 1.100 colombianos que vivían en Venezuela han sido deportados y al menos 4.200 han abandonado sus hogares por trochas que cruzan el fronterizo río Táchira ante el temor a ser también expulsados, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

La masiva deportación desató una crisis humanitaria.

Lea también: Hasta la fecha van 1.088 deportados según la ONU

La Fiscalía colombiana adelantó que denunciará a Venezuela ante la Corte Penal Internacional por delitos de “lesa humanidad” contra los expulsados.

Por su parte, Venezuela pide a Colombia frenar los elementos que, asegura, constituyen un ataque a la moneda venezolana, entregar una lista de los paramilitares desplazados y atajar el problema del contrabando de extracción.

“Ante tanto no lo haga no abriré la frontera. Pido apoyo del Táchira, Zulia, Amazonas y de toda Venezuela”, exclamó el Jefe de Estado venezolano el jueves durante un acto público en apoyo a la defensa de la soberanía desde el Poliedro de Caracas.

Lea también: Lo que Venezuela pidió a Colombia

Ambos países han llamado a consultas a sus respectivos embajadores después de que los intentos por rebajar la tensión fronteriza fracasaran este jueves.

Representantes y organismos internacionales ya han manifestado su preocupación por la situación colombo-venezolana.

“Estamos inquietos por la declaración del estado de emergencia en seis municipios fronterizos del estado de Táchira (Venezuela)”, dijo la portavoz de la Oficina de la ONU para Derechos Humanos, Ravina Shamdasani, en una comparecencia ante la prensa, en la que además pidió a las autoridades de ambos países “que garanticen que la situación será resuelta a través del diálogo y de una discusión calmada, en base a sus obligaciones bajo las normas internacionales de Derechos Humanos y de refugiados”.

Giovanna De Michele, internacionalista consultada por el equipo de Sumarium, afirma que estamos ante la presencia de una escalada clara en el conflicto, “estamos viendo cómo se van agudizando las tensiones”.

Plantea que Colombia no ha puesto reparos en la decisión venezolana de deportar a los ciudadanos colombianos, pero sí ha cuestionado la forma en la que se ha llevado a cabo el proceso: “Eso es particularmente grave para Venezuela, porque el tema de los Derechos Humanos mueve sensibilidades, genera muchísimas lealtades y es un tema que permite señalar a los estados de forma muy negativa en el contexto internacional”.

Los dos países comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros que permite el paso sin mayores controles, lo que facilita actividades ilegales como el contrabando de alimentos y combustible.

Colombianos llevando sus pertenencias a través del río Táchira, en San Antonio del Táchira. Crédito: Carlos Garcia Rawlins / Reuters.

¿Qué pasaría en Venezuela si el escenario se replicara en otros estados fronterizos?

De acuerdo con la dirigente política María Corina Machado, el estado de excepción decretado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro para atacar el bachaqueo y el paramilitarismo, podría extenderse a La Guajira, en el estado Zulia.

Así, la medida de cierre de la frontera no solo afectaría al Norte de Santander, sino también a Paraguachón.

Lea también: Estado de excepción podría extenderse al Zulia, según MCM

El gobernador de Zulia, Francisco Arias Cárdenas, ha asegurado que si el presidente decidiera cerrar la frontera en esta región, sería respaldado.

Asimismo, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, desde el estado Táchira, anunció que el parlamento apoyará al mandatario si decide cerrar otras zonas fronterizas en Zulia o Apure, y aseguró que el pueblo “pide a gritos el cierre en otros municipios fronterizos porque están desangrando la economía del país”.

NUEVAS MEDIDAS

En un acto público, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que desde las cinco de la mañana del sábado estará cerrada la frontera en Táchira en los municipios Lobatera, Colón, La Fría y Coloncito.

Ante la posibilidad de extender esta medida a otros estados fronterizos con Colombia, la internacionalista Giovanna De Michele sostiene que una decisión de esa naturaleza emitiría un “pésimo mensaje” a la comunidad colombiana que vive en Venezuela, al propio Estado colombiano y a toda la región latinoamericana.

“Además, es incongruente con varios elementos, el primero, es todos los esfuerzos que en los últimos años ha venido haciendo Venezuela por tratar de favorecer la integración latinoamericana, de hecho, hay que reconocer sin ninguna mezquindad que Venezuela tuvo un protagonismo importante en la creación de instituciones como la Alba, Unasur, la Celac, y esto es absolutamente contradictorio con el espíritu que movió a la Venezuela de hace cinco, diez años atrás en la conformación de todos estos mecanismos”, añade.

El contrabando en las proporciones en que se da en la frontera entre Venezuela y Colombia no pudiera darse si no tuviera la complicidad… de los organismos de seguridad del Estado

Asimismo, agrega que una medida como esa pondría a cinco millones de personas que viven dentro del territorio nacional en la acera del frente del Gobierno, y además, sería contradictorio con el ejercicio de honestidad que debe hacer el gobierno venezolano a la hora de reconocer la responsabilidad del propio Estado en el tema del contrabando y la presencia de grupos irregulares en la zona fronteriza.

“El contrabando en las proporciones en que se da en la frontera entre Venezuela y Colombia no pudiera darse si no tuviera la complicidad o la permisividad por parte de los organismos de seguridad del Estado (…) y es imposible pensar que ese contrabando se está dando a espaldas de la Fuerza Armada Nacional”, espetó.

Adicionalmente, señaló que el Estado debe reconocer que en esa zona de frontera no solamente hay contrabando y paramilitarismo, sino “grupos guerrilleros”.

IMPACTOS DIFÍCILES DE PROCESAR

El analista y presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, precisó que el impacto económico del cierre de frontera es demoledor para ambas partes y afecta dramáticamente las economías regionales. A su juicio, tanto Venezuela como Colombia tienen un alto nivel de dependencia de las transacciones, siendo estas legales y hasta ilegales.

Pero señala que en materia social, el decreto de emergencia tiene los impactos más duros y difíciles de procesar. En este sentido, indica que por más cuidadoso que sea el Estado, “es difícil separar la acción física de las violaciones y acusaciones de Derechos Humanos. Una medida masiva de deportación de inmigrantes ilegales deteriora indefectiblemente las relaciones con el vecino (país) que se siente agredido”.

Por su parte, De Michele considera que lo que sucede en la frontera “es una decisión absolutamente destemplada, exagerada, por parte del gobierno venezolano”, que “no se corresponde con los problemas graves que existen en Venezuela”.

Con esta apreciación coincide León, quien plantea que “las acciones en frontera no eliminan contrabando, ni aumentan producción, ni generan confianza, pero ponen el debate donde les conviene”.

Su punto de vista es que “el cierre de frontera es una aparente apuesta política del gobierno para construir lo que Donald Trump intenta en la campaña americana”.

sumarium

LUIS VICENTE LEÓN

En ese marco, el gobierno va a construir y resaltar culpables de la crisis y distractores del debate económico para evadir costos políticos. La acción en frontera cumple todos los requisitos para un ‘Issue’ atractivo de campaña del gobierno y no se debe desestimar. Con el cierre de la frontera el gobierno resalta su tesis de que la culpa del desabastecimiento es de los contrabandistas y bachaqueros.

Crédito: Carlos Garcia Rawlins / Reuters.

Una vivienda marcada con una D, que sentencia su demolición. Crédito: Carlos Garcia Rawlins / Reuters.

TEORÍA DE LA MUD: EL GOBIERNO NO QUIERE ELECCIONES

“Creo que hay una medida que tiene que ver con una situación fronteriza. No creo que sea el fondo del telón, creo que en este país nada escapa a la politización”, dijo al respecto la socióloga Maryclen Stelling, consultada por nuestro equipo.

A su juicio, “no tiene lógica” sacrificar la diplomacia por un proceso electoral: “En mi cabeza no cabe que para no hacer las elecciones esto va a tener un costo tan grande que tiene que ver con relaciones diplomáticas, que tiene que ver con poblaciones venezolanas y colombianas, con contingentes sindicales que están yendo a la frontera”.

Lea también: La medida es “inútil y extemporánea”

Sin embargo, De Michele señala que Venezuela ha desmejorado las relaciones diplomáticas con sus vecinos en muchísimas oportunidades: “Todavía tenemos fresco en la memoria todo lo que sucedió con Guyana y todos los ataques personales que se dieron contra el propio presidente Granger. De repente el asunto cayó en un silencio, ya no se sabe nada”.

“En el mismo caso de Colombia nosotros hemos tenido muchos altibajos. Hemos tenido momentos en los cuales, inclusive, el gobierno de Hugo Chávez ordenó la movilización de tropas hacia la frontera con Colombia, cuando se produjo la invasión colombiana a la frontera con Ecuador”, comentó.

“¿Que esto tenga un propósito electoral? No estoy tan segura”.

De acuerdo con la internacionalista, es evidente que existe un propósito que la nación venezolana desconoce.

GIOVANNA DE MICHELE

Tiene un propósito que a nosotros los analistas nos cuesta muchísimo precisar. Tenemos cualquier cantidad de hipótesis, pero no tenemos la certeza acerca de un propósito en particular (…) Salvo que hayan tomado una acción inicialmente como para presionar, para impresionar, para demostrar, para hacer una suerte de ejercicio de soberanía, para hacer un ejercicio de fuerza, de capacidad de mando sobre la Fuerza Armada Nacional y el asunto se le esté escapando de las manos… esa es otra de las posibilidades.

sumarium