CNN: China recorta inversiones en Venezuela y elude nuevos préstamos

Según estimaciones de los expertos Venezuela ha recibido 60.000 millones de dólares de China durante la última década

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Audio en inglés). Crédito: CNN

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Luego de invertir miles de millones de dólares en Venezuela durante la última década, China está negando la posibilidad de realizar nuevos préstamos a la nación suramericana; una decisión que llega en el peor momento para Nicolás Maduro, cuyo gobierno enfrenta una espiral económica y una crisis humanitaria.

La directora de Diálogo Interamericano (grupo de investigación que rastrea los préstamos entre China y Latinoamérica), Margaret Myers, señaló para CNN Dinero que “China no está especialmente interesada en prestar más dinero a Venezuela”.

Desde el año 2007, los bancos estatales de China han prestado 60.000 millones de dólares a Venezuela, de acuerdo a las estimaciones del mencionado grupo. Esa cifra supera a cualquier préstamo que se le haya otorgado a cualquier otro país de Latinoamérica, lo que convierte a China en el acreedor más importante de Venezuela.

De esa cantidad, Maduro aún le debe a Xi Jinping 20.000 millones de dólares, según los expertos, y no hay señales de que pueda pagarlo en medio de su crisis.

INVERSIONES A CAMBIO DE PETRÓLEO

Venezuela devuelve la gran mayoría de sus préstamos a China por medio del petróleo. El año pasado, la petrolera estatal de Venezuela, Pdvsa, envió unos 579.000 barriles de petróleo diarios a China, de acuerdo con la auditoría financiera de la empresa.

Pero este año, Venezuela -que tiene las más grandes reservas de petróleo en el mundo- ha reducido su producción a su nivel más bajo en los últimos 13 años. Algunos de sus proveedores de servicios, tales como Schlumberger (SLB), han reducido dramáticamente sus operaciones debido al impago del gobierno venezolano.

Según los expertos, el presidente socialista Nicolás Maduro ha dirigido un régimen que malversó los recursos de Venezuela y empujó la economía en una profunda crisis. Mientras que a China se le ha agotado la paciencia.

“Los chinos le han permitido a los venezolanos ser estúpidos”, afirma Derek Scissors, un académico del American Enterprise Institute (AEI) que monitorea la inversión china en todo el mundo. “Los chinos no quieren permitir que los venezolanos sean estúpidos nunca más.”

Al igual que el gobierno, las empresas chinas también están perdiendo interés en Venezuela. Desde 2010, las compañías asiáticas sostenían inversiones de 2.500 millones de dólares al año en proyectos en Venezuela. Durante el primer semestre de 2016 solo se invirtieron 300 millones de dólares, de acuerdo con el AEI.

Scissors hace hincapié en que los datos pueden cambiar si China otorga un gran préstamo a Venezuela antes de que finalice el año. Sin embargo, él también coincide en que China no está de humor para repartir más dinero.

PROYECTOS ABANDONADOS

Ese sentimiento amargo se evidenció el año pasado cuando la Compañía de Ingeniería en Ferrocarriles China detuvo la construcción de un “tren bala” que estaba desarrollando en Venezuela. Todas las obras, que una vez que fueron el símbolo del florecimiento de las relaciones bilaterales, ahora se encuentran abandonadas.

China vio a Venezuela como uno de sus principales aliados en América Latina, según los expertos. A cambio de capital y desarrollo en infraestructura, China quería una fuente segura de petróleo en los próximos años.

Pero las ambiciones del gran país asiático han chocado contra la realidad de la crisis en Venezuela, donde se espera que la inflación se dispare un 700% y se prevé que la economía se contraiga un 8% este año, según el FMI. El valor del bolívar ha caído en picada y muchos expertos anticipan que Venezuela caerá en default.

Con ingresos menguantes, Venezuela no puede pagar muchas de las importaciones de alimentos y medicinas, causando una escasez masiva en esos artículos. Algunos venezolanos, que pueden, están viajando a los Estados Unidos para comprar productos básicos como papel higiénico y atún.

En medio de las protestas para sacar a Maduro del poder, su gobierno debe continuar ahora sin la ayuda de China.

“En el caso específico de Venezuela, es cierto que (los chinos) no están dispuestos a seguir actuando como los prestamistas de último recurso”, dice Mauro Roca, un economista de Goldman Sachs para América Latina. “El país ya está en una crisis profunda, pero las cosas pueden empeorar aún más.”




Categoría: Economía | Claves: China Venezuela