Colombia espera que abran la frontera por el bien de las familias

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Bogotá, Colombia. EFE).- El defensor del Pueblo de Colombia, Carlos Alfonso Negret, manifestó hoy que confía en una pronta reapertura de la frontera con Venezuela, que ha sido cerrada por 72 horas más por orden del presidente del vecino país, Nicolás Maduro, para que no se violen los derechos de las familias de ambas naciones.

“Para las familias de frontera, no debe haber fronteras, por eso confío en que el Gobierno de Venezuela permita que en estas fechas de Navidad y Año Nuevo se puedan reunir padres e hijos, hermanos y todos los familiares que viven a ambos lados de una línea limítrofe para no romper la unidad familiar”, afirmó Negret en un comunicado.

Maduro ordenó ayer la extensión por 72 horas más del cierre de la frontera con Colombia “y con Brasil” para culminar lo que ha denominado la “lucha contra las mafias” que trafican con la moneda venezolana.

La frontera había sido cerrada por primera vez el pasado 12 de diciembre, cuando además el presidente venezolano anunció la suspensión del billete de máxima denominación.

“Capturamos 64 millones de bolívares que estaban pasando por trochas y por caminos. Por eso he decidido cerrar la frontera con Colombia 72 horas”, había señalado Maduro.

Por estos hechos, la Defensoría recordó que en el artículo 42 de la Constitución Política de Colombia se establece que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad, y el Estado debe garantizar su protección integral.

De igual manera pidió a la Cancillería colombiana avanzar en acuerdos con el Gobierno del vecino país, no solo para hacer respetar los derechos de los comerciantes legales sino de todos los colombianos cuyos vínculos parentales se están perjudicando, agregó la información de la Defensoría del Pueblo.

En las primeras 72 horas del cierre de la frontera funcionarios de la entidad constataron que no se han tenido en cuenta directrices para permitir el paso prioritario a enfermos, adultos mayores o personas con menores de edad y un corredor humanitario para el paso de estudiantes.