¿Cómo es la Navidad en la cárcel donde están recluidos los sobrinos Flores?

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- La periodista Maibort Petit escribió un artículo en su blog en el que reseña cómo es la navidad en el Metropolitan Correctional Center de Nueva York, donde se encuentran recluidos Efraín Campos Flores y Franqui Francisco Flores, quienes luego de ser declarados culpables de organizar una conspiración para traficar 800 kilos de cocaína hacia Estados Unidos, recibirán pavo relleno con salsa de arándanos y una Cocacola en nochebuena.

A continuación puede leer parte del artículo:

Una historia real: La Navidad es igual a todos los días del año

Maibort Petit

En mi intento de conseguir información sobre esa prisión, tuve oportunidad de conversar con un expresidiario que pagó condena por evasión fiscal. Su nombre es John y gracias a mi amiga Mia, pude conversar con él y escuchar su historia. John es neoyorkino, obtuvo una licencia de contador, trabajó por años una de las partes más costosas de la ciudad de Nueva York, Brooklyn Heights. En el 2007 tuvo problemas con el IRS ( El Servicio de Rentas Internas) y al ser juzgado fue sentenciado a 5 años de cárcel en el MCC. Cumplió su condena hasta el mes de octubre de 2015 cuando salió finalmente en libertad.

¿Cómo son las Navidades o días festivos en el MCC?

-Cuando uno llega a la cárcel, lo primero que ocurre es que te despojan de tus pertenencias, pocas o muchas. Luego de firmar papeles, recibes una tarjeta donde te asignan tu número de reo. Luego te revisan de pies a cabeza, y te hacen exámenes médicos. También te evalúa un odontólogo. Una vez salido de la sala médica te entregan un uniforme que incluye, pantalones, camisa, correa, zapatos, artículos de aseo personal y unas toallas. Posteriormente te hacen una especie de tour por las instalaciones y te asignan la celda donde pasarás muchos días. Allí el tiempo es igual, los lunes o sábados son exactamente lo mismo. La única distinción depende de las visitas que recibes o de algún evento extraordinario que suele no ocurrir con frecuencia.

…Toma aire y continúa:

-Pasé cinco Navidades en el MCC -confiesa John- y todas sin excepción fueron iguales al resto de los días que pasé allí. La única diferencia es que ese día se come pavo relleno, con salsa de arándanos. Ese día el guardia que reparte “los regalos” (que no es otra cosa que una Coca-cola) usa un sombrero rojo y al entregarte la bebida te dice “Feliz Navidad”. El resto es igual a los días que pasas preso, la rutina es la regla número uno de la cárcel federal.

¿Quiénes pueden visitar a los reos?

De acuerdo a las legislación vigente, los presos tiene el derecho hacer una lista de visitantes que son autorizados siguiendo una serie de protocolos de seguridad. Al llegar llenan las planillas, la envían por correo, la persona la recibe, le hacen el chequeo, y luego se le informa al preso si ese familiar o amigo fue autorizado o no a entrar a la cárcel federal. También pueden recibir visitas de los abogados, de pastores o religiosos y de diplomáticos cuando los reos son de otros países.

En muchas circunstancias, cuando se está preso por primera vez o cuando el recluso se transfiere a una nueva prisión, sólo podrán visitarlo los miembros inmediatos de la familia cuya información pueda ser verificada en el Informe Interno de Presentación. Si la información es correcta son autorizados a entrar, pero si hay poca o ninguna información disponible acerca de las persona, la visita es negada.

Las reglas de las cárcel federal son muy estrictas. Los visitantes deben vestir ropa apropiada. Las visitas son de cuatro horas por mes pero por lo general la prisión suele dar un poco más de tiempo dependiendo sea el caso. El guardián puede limitar la duración o el número de personas que pueden quedarse a la vez, para evitar que haya hacinamiento en la sala.

La Oficina Federal de Prisiones no permite visitas conyugales. Lo que sí está permitido son apretones de manos, abrazos y besos (en el buen gusto) al comienzo y al final de una visita. El personal puede limitar el contacto por razones de seguridad (para evitar que la gente tratar de introducir de contrabando) y para mantener el área de visita ordenada.

Las visitas tiene lugar los sábados, domingos y días festivos; y la mayoría de ellos tienen otras durante la semana. Los fines de semana son el momento más popular así que las cárceles pueden optar por limitar las visitas a sábado o domingo y el día variará para cada recluso.

¿Cómo se sienten?

Muchos reos sienten tristeza y arrepentimiento. Eso es lo normal. Otros no. Muchos se dedican al ejercicio físico continuado para superar la depresión, otros prefieren practicar su religión en sus horas de ocio, aseguró John.

Trabajar en la cárcel

En los Estados Unidos los presos no pasan toda la jornada en sus celdas durmiendo o meditando. Deben trabajar para pagar sus obligaciones financieras ante la Ley. Por ejemplo, un preso que es condenado por narcotráfico debe cumplir con la pena en años de cárcel que dicte la sentencia de la Corte al final del juicio, pero además debe pagar todos los gastos que se generan del proceso judicial, las multas que el juez imponga, los aportes al fondo de víctimas ( si alguien muere por consumo el consumo de cocaína o relacionado con el caso), los honorarios de los abogados públicos y otras obligaciones. Los reos cuyos familiares no tienen dinero para pagar esas obligaciones, deben generar recursos para pagar sus compromisos, sin importar su estatus migratorio y lo hacen en tareas que la Oficina Federal de Prisiones tenga a bien asignarles. Algunas de esas tareas se cumplen a diario y los días festivos no están exceptuados de esa obligación.

La religión en épocas de festividades

La Navidad como tal es una festividades religiosa del mundo cristiano. En el MCC los reos son de diferentes religiones por lo cual la práctica es un asunto absolutamente personal. El Centro ofrece una variedad de servicios religiosos, dirigidos por voluntarios de varias iglesias que hace servicios de forma rutinaria.

“Un día en la cárcel equivale a una rutina que se repite tantas veces como días dure la condena. Esa rutina diaria incluye en muchos casos: violencia, permanecer alerta, abuso verbal entre otras cosas”, confiesa John.

En los días festivos es extremadamente difícil obtener la posibilidad de usar el teléfono en la prisión. Por lo general hay muchas personas que quieren usarlo, demasiadas llamadas que conllevan a tiempo desconsiderado en la línea de espera que incluso puede llegar a más de 15 horas.

“A veces esperas y cuando llamas a la casa de los familiares o amigos nadie contesta, ya que suelen pensar que los presos se desconectarán en la Navidad. La Navidad en la cárcel, especialmente si usted tiene un largo plazo o cadena perpetua, es uno de los momentos más solitarios para cualquier ser humano. La Navidad en la cárcel es sólo otro día más, a menos que mantenga ese día en su corazón”.

Según información del Manual de MCC ese día hay una comida especial, pero no hay programas especiales. Las visitas se mantienen para los que puedan recibir a las personas pre-aprobadas, pero ese día suele no haber muchos porque la gente prefiere pasar esa fecha en otro lugar.

John recuerda que los reos conocen el menú de Navidad de memoria – pavo, relleno, papas y, una cucharadita de salsa de arándanos.

El día navidad como el resto de los días las puertas de las celdas se abren al mismo tiempo. Las comidas se entregan al mismo tiempo. El recuento se toma al mismo tiempo. Las puertas de las celdas se cierran al mismo tiempo y la luz se apaga al mismo tiempo.

La mismidad se convierte en una regla. Un día se combina a la perfección en el siguiente hasta que casi por arte de magia, ese otro día se convirtió en Navidad o Año Nuevo. Así es sin más ni menos, parte de la rutina de un calendario anual que se acaba con la sentencia de cada quien.

Para leer el artículo completo haga click aquí.




Categoría: Venezuela