bbc-bar

Así son las “cacerías humanas” para detener a los atacantes

Distribuir fotografías y descripciones de los sospechosos es una buena manera de obtener información, pero tiene desventajas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

París, miércoles, 18 de noviembre, 4:20 de la mañana hora local. Policías armados allanan un apartamento en el suburbio de Saint Denis, en el norte de la capital.

Adentro, una mujer se inmola al detonar un chaleco con explosivos. Luego se confirmará otro muerto. Hay por lo menos siete arrestados.

Es parte de un inmenso operativo del aparato de seguridad francés para dar con el principal sospechoso de planear los ataques coordinados en París que causaron la muerte de 129 personas el viernes.

¿Cómo se llevan a cabo operaciones de este tipo y cuáles son las dificultades que enfrentan? ¿Cómo se realiza una auténtica “cacería humana”?

BBC Mundo explica, paso a paso, como se rastrea a un sospechoso.

RECOGER Y DESCIFRAR INFORMACIÓN

El allanamiento en St. Denis es parte de un inmenso operativo para dar con los responsables de los ataques en París. Crédito: AP

Al igual que con cualquier crimen, la clave en la escena de los hechos es reunir y descifrar la mayor cantidad de información lo más rápido posible.

Las declaraciones de testigos deben ser tomadas y procesadas velozmente, al igual que los hallazgos forenses.

Después de los atentados de París, la rápida obtención de pruebas le permitió a la policía identificar a Brahim Abdeslam como el hombre que se inmoló fuera de un bar.

Un Volkswagen Polo con placas extranjeras fue encontrado cerca de la sala de conciertos Le Bataclan, donde murieron al menos 89 personas.

Dentro del vehículo se halló un recibo de estacionamiento público que dirigió las miradas hacia el barrio Molenbeek, en Bruselas.

Se trata de un distrito vinculado con ataques anteriores.

Y el descubrimiento del recibo le permitió a la policía establecer que el coche había sido alquilado por Salah Abdeslam, el hermano de Brahim Abdeslam.

BUSCAR PISTAS EN LA ESCENA DEL CRIMEN

“Los dos grandes cosas que seguramente buscaron (los investigadores) fueron huellas digitales y si quedaron rastros de ADN”, explica Ian Turner, jefe de ciencias biológicas y forenses de la Universidad de Derby.

Las armas de fuego utilizadas en los ataques de París fueron examinadas rápidamente para buscar huellas. Así se encontró el dedo desmembrado de uno de los atacantes.

Los resultados de esos exámenes, dice el experto, tendrían que ser cruzados con bases de datos en poder de las autoridades francesas.

Lo mismo vale para las muestras de ADN, aunque los resultados de la prueba demoran al menos 12 horas.

Los análisis forenses se inician tan pronto como sea posible en el lugar de los hechos. Crédito: Getty

Las declaraciones de testigos y, si existen, imágenes de video tomadas por el público que asistió al concierto o estaba presente en uno de los otros lugares donde sucedieron los ataques también resultan muy útiles.

Turner afirma que esto forma parte de lo que se conoce como “análisis forense digital”.

Dada la destrucción en los sitios de los ataques de París, esto puede resultar más veloz para identificar sospechosos que los análisis de ADN y las huellas dactilares.

Y, en ocasiones, los investigadores tienen un “golpe de suerte”.

En 1993, después de que el World Trade Center de Nueva York sufriera un atentado con bombas, los forenses encontraron en la escena del crimen un fragmento de la furgoneta utilizada para detonar los explosivos.

Esto les permitió obtener el número de serie del vehículo.

Y uno de los atacantes, Mohammed Salameh, fue arrestado tras reportar la furgoneta como robada.

También en 1995, después del atentado con explosivos en Oklahoma, los forenses hallaron un fragmento de una camioneta con el número de serie.

“No es sorprendente que las autoridades ignoren dónde empezar a buscar a los sospechosos cuando la gente todavía está siendo trasladada en ambulancias”, dice Roger Gomm, exsuperintendente de policía que da clases en la Escuela de Planificación de Emergencias de York, en Reino Unido.

“Todo suele ser bastante caótico por un periodo prolongado de tiempo. En París había mucha gente corriendo; ése es un buen momento para que alguien logre escapar”, añade.

CÁMARAS

Los expertos toman evidencia de todo cuanto pueda contribuir a la investigación. Crédito: Getty

“Las cámaras que operan alrededor de la escena del crimen son extremadamente útiles, al igual que los testigos que se encuentran cerca”, dice Turner.

Estas ayudan a identificar a los sospechosos y determinar las posibles direcciones a las que podrían haberse dirigido después de los ataques.

Y, de hecho, imágenes de una cámara de vigilancia fueron las que le permitieron a la policía descubrir que un “noveno atacante” estuvo involucrado en los ataques del viernes.

Gracias a las cámaras los atacantes también pueden ser seguidos hasta que son plenamente identificados y localizados de esta manera, explica Turner.

Eso, por ejemplo, pasó con los responsables de las explosiones en Londres el 7 de julio de 2005.

Pero aunque en estos días la policía usa tecnología de reconocimiento facial, las imágenes de circuito cerrado de televisión pueden ser demasiado borrosas para que esta tecnología funcione.

Este fue precisamente el problema durante la persecución de los atacantes durante el maratón de Boston en 2013.

También existe el reconocimiento automático de matrículas, que mantiene un registro de por dónde han circulado los vehículos.

Francia tiene su propia versión, algo que le ha permitido a la policía determinar el recorrido previo del automóvil hallado cerca de la sala de conciertos Le Bataclan.

CONTENCIÓN

Los cuerpos de seguridad de otros países contribuyen a los operativos franceses. Crédito: EPA

Una vez que la policía tiene una idea de quién es el sospechoso, la idea es detenerlo lo más rápidamente posible.

Una manera de hacerlo es cerrar un área, distrito, ciudad o incluso país, mediante la imposición de bloqueos de carreteras, toques de queda, estrictos controles a los viajeros y hasta el cierre de fronteras.

Esto requiere que la mejor y más completa información posible sobre los sospechosos sea enviada a la policía y a los funcionarios de migración.

Salah Abdeslam fue capaz de cruzar a Bélgica desde Francia el sábado. Le permitieron el paso después de ser detenido y requisado.

Sin embargo, no está claro si hasta ese momento las autoridades francesas habían asociado a Abdeslam con el Volkswagen Polo que buscaban.

Los gobiernos pueden obtener rápidamente datos sobre el paso de un sospechoso por aeropuertos, estaciones de tren y puntos fronterizos, dice Gomm, y agrega: “Pero los agentes tienen que llegar allí y saber lo que están buscando”.

Abdeslam ya no estaba en el automóvil cuando el vehículo fue encontrado en la zona de Molenbeek.

Bélgica, Alemania y cualquier otro país de la zona podrían cooperar rápidamente con las autoridades francesas, dice Gomm.

Aunque advierte: “Cuanto más tiempo está prófugo el sospechoso, más difícil es”.

REDES SOCIALES Y CELULARES

Las imágenes tomadas por los móviles son borrosas pero pueden contribuir a la investigación. Crédito: AFP

Una vez que la policía obtiene el nombre de un sospechoso, es posible encontrar sus cuentas en redes sociales para conseguir más información.

Los datos recabados de esta manera pueden llevar a familiares, amigos e incluso cómplices.

Si los investigadores son capaces de averiguar qué teléfono está empleando un sospechoso, entonces también pueden estar en capacidad de seguirlo.

“Lo bueno de los teléfonos móviles es que las personas tienden a llevarlos dondequiera que vayan. Si el móvil está encendido, prácticamente se convierte en un localizador personal”, explica Angus Marshall, un experto británico en evidencia digital.

Acto seguido, la policía puede rastrear los vehículos relacionados con el sospechoso, así como los de sus familiares y amigos.

Y sus cuentas bancarias pueden ser monitoreadas o directamente congeladas.

PEDIDO DE AYUDA A LA POBLACIÓN

Las fuerzas de seguridad cierran un área, distrito o ciudad para contener a los posibles sospechosos. Crédito: AP

Este es otro procedimiento delicado.

Distribuir fotografías y descripciones de los sospechosos es una buena manera de obtener información, pero tiene desventajas.

“Uno de los problemas que la policía suele tener en estos casos es que no consigue mucha información clara”, dice Andrew Silke, profesor de Criminología y Terrorismo en la Universidad del Este de Londres.

Identificaciones erróneas pueden malgastar valiosos recursos y tiempo de la “cacería humana”.

También existe el riesgo de que esta práctica conduzca a falsas acusaciones o que la información engañosa cause pánico.

Peso a todo esto, los “soplos” del público pueden hacer una gran diferencia cuando se intenta atrapar a un sospechoso.

ATRAPAR AL SOSPECHOSO

Una vez que se determina el paradero del sospechoso –exacto o aproximado–, es fundamental atraparlo rápidamente.

Salah Abdeslam es buscado por las autoridades en conexión con los ataques. Crédito: Reuters

Esta operación puede ser muy delicada.

“Es poco probable que el sospechoso deje atraparse vivo”, dice Gomm.

El experto explica que, por eso, las fuerzas de seguridad deben acercarse al escondite lo más sigilosamente posible.

Si algo sale mal, la cacería podría terminar en un intercambio de fuego y poner en peligro a civiles, advierte Gomm.

Usar imágenes termográficas (las que muestran la radiación infrarroja, el calor) también puede ser de gran ayuda para la policía en esta etapa.

En 2013, la policía de EE.UU. se valió de esta tecnología para capturar al responsable de las explosiones del maratón de Boston.

Lo encontró escondido en un bote en el patio trasero de una casa. Sin embargo, nada de lo anterior garantiza el éxito de una “cacería humana”.

Gromm dice que los atacantes suelen estudiar lo que la policía ha hecho para atrapar sospechosos en casos previos para así cambiar su estrategia.

Así, los métodos que usan unos y otros están en constante evolución.

bbc-footer
Categoría: Mundo | Claves: Atentados en París BBCMundo