Cómo vive Antonio Ledezma y qué está preparando

Ledezma prepara un libro en el que narrará completamente sus vivencias en la cárcel militar de Ramo Verde y en su arresto domiciliario.

Cómo vive Antonio Ledezma y qué está preparando“Es un trabajador con manía, es inquieto”, dijo Mitzy Capriles de Ledezma sobre su esposo Antonio Ledezma. Crédito: Prensa Antonio Ledezma / Archivo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, detenido desde el 19 de febrero de 2014, continúa levantándose temprano, como si todavía pudiera ejercer las funciones para las que lo eligió el pueblo de Caracas.

Su esposa, Mitzy Capriles de Ledezma, respondió un cuestionario al diario El Nacional en el que explicó la rutina del líder del partido Alianzaz Bravo Pueblo (ABP).

También contó que Ledezma prepara un libro en el que narrará completamente sus vivencias en la cárcel militar de Ramo Verde y en su arresto domiciliario, así como todo lo que compartió con otros políticos presos por el sistema que administra al país.

“Es un trabajador con manía, es inquieto”, dijo Capriles de Ledezma.

A continuación, parte de la nota publicada por la periodista Aly La Riva en el diario El Nacional:

Para Antonio Ledezma el tiempo es sagrado. Quizá ahora, cuando los minutos pasan más lento porque su vida transcurre entre “cuatro paredes”, es cuando más cobra sentido el querer aprovechar cada momento y cada compañía.

“El tiempo vuela y si no se le aprovecha termina atropellándote”, suele decir.

El alcalde metropolitano, en arresto domiciliario por motivos de salud, no ha perdido la costumbre de madrugar. Tal y como si tuviera que salir diariamente a ejercer sus funciones, a las 5:00 am ya comienza a alistarse. “Se asea, en eso es impecable”, recalca su esposa, Mitzy Capriles, en un cuestionario que se tomó el tiempo de responder a El Nacional mientras realiza una gira internacional a favor de la libertad de los presos políticos.

Sus desayunos son sencillos. A primera hora del día le gusta comer avena, cambur, cereales, arepa y ocasionalmente huevo frito. Toma café con leche y “como postre”, lee la prensa.

“Es un trabajador con manía, es inquieto”, dice su esposa, quien recuerda cómo el entonces gobernador del Distrito Federal se aparecía a las 4:00 am en la Maternidad Concepción Palacios o en la sala de emergencia del Periférico de Catia. Como alcalde del municipio Libertador, instalaba diariamente un comité mañanero donde se revisaba la agenda del día. Cada director debía conocer en detalle lo que había salido en los periódicos y el rumbo de cada equipo para salir a las calles a trabajar.

Ahora, cuando esas calles están vetadas para uno de los presos políticos más emblemáticos del país, Ledezma escribe notas de su experiencia en la cárcel. Narra los momentos que vivió con Leopoldo López, Daniel Ceballos, Baduel, la capitana Laided Salazar y los custodios, entre otros.

“Contará la verdad de Ramo Verde sin que quede nada oculto. Desde sus confesiones con el padre José Antonio hasta las entrevistas con los fiscales”, revela Capriles de Ledezma.

Metódico e inquieto, el alcalde metropolitano se refugia en la lectura. Es un hábito que siempre ha disfrutado, pero que ya se ha convertido en una “necesidad”.

Sus gustos en la literatura, según su esposa, son variados. Lee poesía de César Vallejo, Eugenio Montejo, Andrés Eloy Blanco, Pablo Neruda, Mario Benedetti y Gibrán Jajil Gibrán. Revisa biografías de Winston Churchill, pasando por Adolf Hitler, Charles de Gaulle, Martin Luther King, Nelson Mandela y Rómulo Betancourt. Pero además, “refresca” la lectura de textos de la infancia, como El Principito y Tío tigre y Tío Conejo.

A pesar de su amplio conocimiento de la historia, la vuelve a tantear desde que llegó Colón hasta la actualidad en autores como Ramón Díaz Sánchez, José Rafael Pocaterra, Ramón J. Velázquez, Mariano Picón Salas, Inés Quintero, Giovanny Meza Dorta y Mario Briceño Iragorry.

De lo actual, termina de leer El Fin del Poder, de Moisés Naim; el Boomerang de Chávez, del periodista español del diario ABC, Emili Blasco y Una oveja negra al poder, de Pepe Mujica, que le regaló su hija Antonietta.

“Le dedica más tiempo a los temas petróleo, agricultura y educación. Tiene ideas concretas que acopia para esas áreas porque dice que de ahí depende el futuro y la recuperación de Venezuela”, agrega Mitzy Capriles.

La esposa del alcalde metropolitano sostiene que los mensajes de afecto que el dirigente opositor recibe de los ciudadanos son los que lo mantienen en pie de lucha: “Saberse digno del respeto de la gente”.

Capriles de Ledezma, quien se acaba de reunir con las autoridades de La Haya, afirma a El Nacional que la gira que realiza por varios países del mundo representa “una cruzada” por la democracia venezolana.

“Por eso salgo por el mundo, animada por el propio Antonio que sabe que nuestro esfuerzo no es con fines individualistas (…) Antonio necesita la calle para seguir esa lucha que lo ha mantenido en la cumbre de la protesta cívica. Por eso esta casa por cárcel no me complace ni la acepto con conformismo en beneficio de las comodidades propias de la vida hogareña. Para seguir ocupando su posición de combate por Venezuela y para cumplir sus responsabilidades de funcionario y de ciudadano necesita su libertad plena. Quiero y tengo derecho a dar mi vida por esa libertad de Antonio porque sé que él no ha cometido ningún delito ni falta contra la sociedad venezolana”, ratifica.

La esposa de uno de los líderes más representativos de la oposición reitera que la defensa ha demostrado que las acusaciones contra Ledezma se basan en hechos falsos, pruebas forjadas y argumentaciones jurídicas a contravía de numerosos precedentes de los mismos tribunales que ahora pretenden condenarlo. Además, denuncia las violaciones al debido proceso y derecho a la defensa.