Comprar medicamentos elevados en el exterior, la alternativa de muchos

La ministra de Salud Luisana Melo asegura que no hay crisis humanitaria en el sector.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Ante el desabastecimiento de medicinas en el país, varios venezolanos han recurrido a adquirir los insumos en el exterior a un precio elevado, o por lo contrario, cuentan con personas que se las envían sin pedir nada a cambio.

Luisana Martínez comentó en Facebook una publicación de una marabina que necesitaba los antibióticos Unasyn, Meropenen, Flegyl y Fluconazol para su hermano con neumonía con derrame pleural: “Las medicinas que necesita se consiguen aquí en Argentina. Tengo que ver cómo se las envío”, dijo, reseña el portal de Panorama.

Según cifras del Servicio de Elaboraciones Farmacéuticas (Sefar), el mayor productor de medicinas  estatales, de 20 millones de fármacos requeridos, solo se logró fabricar 714 mil unidades, lo que equivale a un 3,57%.

Ante el riesgo que corren los pacientes, traer de afuera los medicamentos es una medida necesaria a pesar de los altos costos y logística, asegura Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven).

“No es una opción que alentemos porque no está al alcance de todos ni resuelve de raíz el gran problema de abastecimiento, pero sabemos que hay gente que recurre cada vez más a eso porque no le queda otra. Se requieren precauciones para que esos fármacos sean lícitos y lleguen en buen estado”, cometó Ceballos.

El marabino Segúndo Vílchez relata que su pare toma Losartán, un antidepresivo, y que recurre a amigod colombianos que le traen el producto cuando viajan. “Tengo que dar algo. Gastan muchísimo dinero: alrededor de 30 mil bolívares de ida y lo mismo de vuelta pues, con el cierre de la frontera colombo-venezolana, deben irse por ‘trochas’. Hay como 10 o 15 alcabalas ilegales y si los militares venezolanos los captan, les quitan las medicinas”.

El paso por la frontera colombo-venezolana en el estado Táchira fue restringida desde el 19 de agosto de 2015 por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, con el objetivo de ponerle un alto al contrabando de alimentos, productos de primera necesidad, gasolina y evitar la violencia paramilitar. Posteriormente la medida se extendió a los estados Apure y Zulia.

Aunque la medida generó fuertes diferencias entre los países hermanos, actualmente las autoridades colombianas manifiestan su preocupación por la reapertura. En este caso, el gobernador de Arauca del departamento de Colombia, Ricardo Alvarado Bastene, advierte que la crisis de Venezuela podría presentarse en su estado, publica Panorama.

“A pesar de la restricción, diariamente pasan entre 10 y 15 personas desde Venezuela, quienes, en su mayoría, vienen por atención médica. Si se llega a presentar lo que se está previendo, puede colapsar la capacidad de respuesta del departamento”, alertó.

La búsqueda de medicamentos a Colombia ha motivado al contrabando. El problema principal lo explica el presidente de Fefarven, los vendedores de maletín traen medicinas sin garantías. 

“Esto se presta a la falsificación y hay fábricas especializadas en ello. Es una situación muy grave, ya que las cajas de los fármacos falsos están bien hechas y es difícil diferenciarlas de las originales”, alegó.

Omaira Bracho, de 36 años, comentó su necesidad del antobiótico Amoxicilina para tratar a su hija. Sin embargo, llegó a una farmacia, en el centro de Maracaibo, y el que atendía tenía el frasco; le dijo que podía venderle uno solo y además debía comprarle tres productos más, lo que sumaría 3 mil bolívares. “Dijo que ésta era la Venezuela actual y que si quería comprar sin problemas tomara un carro a Maicao (frontera con Colombia)”, detalló.

Freddy Ceballos recomienda no adquirir medicamentos a través de personas que dicen que los traen de afuera como negocio, porque en esas circunstancias se desconoce el origen. “Enviarlos por correo entre un país y otro también puede exponerlos a condiciones inusuales, por lo cual es aconsejable un traslado de primera mano”, agregó.

La Constitución Nacional establece que la salud es un derecho y una obligación del Estado, que debe promover y desarrollar políticas para elevar la calidad, bienestar colectivo y acceso a servicios. 

José Gregorio Suárez, propietario de una farmacia, asegura que nunca les envían el 100% de las medicinas que solicitan.  Por otro lado, Nerio Soto,  médico psiquiatra  expresa su angustia al no saber qué recetar. “Somos seres humanos que sufrimos. La frustración, la rabia y la impotencia son incalculables”, dijo.

Según cifras ofrecidas por Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, el desabastecimiento en los supermercados se acerca al 90% y en los hospitales a un 100%.

“No hay cómo tratar a pacientes oncológicos, diabéticos, prostáticos, niñitos con fiebres o pacientes con enfermedades infectocontagiosas”, expuso.

El pasado 3 de mayo, la Asamblea Nacional sanciono la Ley Especial para Atender la Crisis Nacional de Salud, cuyo objetivo buscaba la ayuda humanitaria internacional; sin embargo, el 9 de junio el Tribunal Supremo de Justicia la declaró inconstitucional, porque según usurpaba competencias directas del Ejecutivo Nacional en materia de estados de excepción.

Luisana Melo, ministra de Salud, aseguró recientemente que no existe una crisis humanitaria en el país en el tema de salud, y dijo que las fallas de medicamentos se ubicaba en 15%, al tiempo que negó el 85% de desabastecimiento en el país denunciado por Fefarven. “Tenemos fallas puntuales, pero no una general”, asintió. 

Asimismo manifestó que de los 23 productos que requieren los pacientes con VIH solo no se consigue uno, y que a los mismos se les suministran los insumos necesarios.

“Basta con ir a las farmacias y darse cuenta de que gran cantidad de los fármacos no están. Sí hay escasez de antirretrovirales. Ojalá pronto se resuelvan los problemas y volvamos a la normalidad”, dijo Jhonatan Rodríguez, presidente de la ONG StopVIH.