CEV, “preocupada” por el trato a colombianos

"Nos solidarizamos con los millones de colombianos que han hecho vida en nuestra patria y nos han enriquecido con sus virtudes y capacidades", indicó la CEV en un comunicado en el que esta institución afirma sentirse "profundamente preocupada" por las denuncias sobre violaciones de derechos humanos en la frontera.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. EFE) – La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) manifestó hoy su solidaridad con los ciudadanos colombianos que han sido deportados en los últimos días tras el cierre de 100 kilómetros de la frontera por parte del Gobierno venezolano y pidió “no estigmatizar a todo un colectivo”.

En un Estado democrático de derecho y de justicia, no es posible aceptar que en aras de la defensa nacional, la seguridad y la soberanía, se hagan procedimientos militares de alta peligrosidad contra la población civil

Quienes piden perdón a Colombia “son vende patria”, dice Diosdado

Nos solidarizamos con los millones de colombianos que han hecho vida en nuestra patria y nos han enriquecido con sus virtudes y capacidades”, indicó la CEV en un comunicado en el que esta institución afirma sentirse “profundamente preocupada” por las denuncias sobre violaciones de derechos humanos en la frontera.

En el escrito, firmado por los monseñores Roberto Lückert, presidente de la Oficina de Justicia y Paz de la CEV, y por Baltazar Porras, presidente de la Comisión de Pastoral Social Cáritas, se sostiene que “no se puede estigmatizar a todo un colectivo de presuntos delitos sin el debido proceso y el derecho a la defensa”.

Lea también: Ministro del Interior de Colombia carga contra Venezuela: “Es una salvajada lo que están haciendo”

La CEV también expresó preocupación “porque persisten las denuncias sobre un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de agentes de seguridad del Estado, encargados de realizar dicho operativo” en el marco del estado de excepción que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó en la zona hace una semana

“En un Estado democrático de derecho y de justicia, no es posible aceptar que en aras de la defensa nacional, la seguridad y la soberanía, se hagan procedimientos militares de alta peligrosidad contra la población civil”, apunta la institución.

En este sentido, hizo un llamado a las autoridades garantes de los derechos humanos de ambos países para que este conflicto “no se convierta en un problema político o ideológico, ni en una ocasión para promover la xenofobia o el desprecio de ningún ciudadano por razón de su origen”.

Lea también: La crisis fronteriza desde los ojos de unos niños

Los obispos también piden que les permitan a los deportados regresar a Venezuela para recuperar las pertenencias que dejaron atrás por la abrupta salida del país y señalan, además, que han recibido denuncias de que a muchos de estos ciudadanos les han robado sus enseres en medio de esta crítica situación.

“Estas acciones efectistas deben ponernos a reflexionar sobre el futuro de nuestro país, sobre las responsabilidades de la dirigencia política y militar en la conducción de nuestra nación, sobre la paz interna y lo que queremos y anhelamos los venezolanos”, se lee al final del escrito.

El comunicado de la CEV se difunde en una jornada en la que el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha convocado a sus militantes a marchar en las calles de Caracas para respaldar las acciones de cierre de frontera y estado de excepción en seis municipios fronterizos.

Estas medidas fueron tomadas después de un ataque de presuntos contrabandistas el miércoles pasado contra militares venezolanos que dejó tres uniformados y un civil heridos.

En el marco de estas acciones han sido deportados al menos un millar de colombianos en la zona fronteriza, según datos de Migración de Colombia.