Conmocionada, la comunidad LGBT se niega a ceder al miedo

En el céntrico barrio londinense del Soho, cerca del pub gay "Admiral Duncan" donde un atentado perpetrado por un neonazi en 1999 dejó tres muertos, las banderas arcoíris se entremezclaban entre las entre "5.000 y 7.000 personas" congregadas, según la policía.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Londres. Crédito: AFP

(Londres, Reino Unido. AFP) – Miles de personas participaron el lunes por la noche en una velada en Londres para mostrar, como en Berlín, Sídney o París, su horror después de la matanza en un club gay de Orlando y su determinación a no ceder al miedo.

En el céntrico barrio del Soho, cerca del pub gay “Admiral Duncan” donde un atentado perpetrado por un neonazi en 1999 dejó tres muertos, las banderas arcoíris se entremezclaban entre las entre “5.000 y 7.000 personas” congregadas, según la policía.

“Estamos aquí, somos homosexuales, no vamos a vivir con miedo”, gritaron los participantes, que observaron dos minutos de silencio antes de lanzar 49 globos de vivos colores, uno por cada persona asesinada en la discoteca estadounidense.

En Ámsterdam, estaba prevista otra velada para mostrar al mundo que “el amor siempre será más fuerte que el odio”, escribieron sus organizadores en Facebook.

“PERMANECER UNIDOS”

“Tenemos que permanecer unidos, defender nuestro modo de vida y no ceder”, declaró a la AFP Helmut Metzner, de 47 años, militante de la Federación Alemana de Lesbianas y Gais durante una concentración delante de la embajada estadounidense en Berlín.

En la capital germana, pero también en Sídney, Bangkok, Tel Aviv o París, decenas de personas firmaron libros de condolencias, depositaron flores y encendieron velas en memoria de las víctimas del tiroteo.

En la noche del sábado al domingo, 49 personas murieron y unas cincuenta resultaron heridas cuando Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano de 29 años, abrió fuego en el interior de un emblemático club nocturno entre la comunidad gay de Orlando, en Florida.

El atentado, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), provocó una gran conmoción entre los homosexuales que, aunque a menudo son víctimas de ataques mortales en todo el mundo, nunca habían sido objetivo de matanzas de esta magnitud.

“Este trágico suceso nos recuerda hasta que punto nuestra comunidad está en peligro, amenazada en su existencia misma”, lamentó la asociación israelí “La casa abierta”.

“ORGULLOSOS” DE SER HOMOSEXUALES

En “solidaridad” con los homosexuales, las grandes ciudades conocidas por su tolerancia con las minorías sexuales decidieron mostrar la bandera arcoíris, símbolo de las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT).

La Torre Eiffel se iluminó este lunes con estos colores, al igual que lo hicieron antes la embajada estadounidense en Estocolmo, los ayuntamientos de Tel Aviv y Nueva York o el Sídney Harbour Bridge, puente emblemático de la ciudad australiana.

Con el hastag “#loveislove” los internautas, conocidos o no, quisieron rendir su homenaje publicando mensajes “contra la homofobia” y fotos de mujeres besándose, o como Madonna, de hombres abrazados.

“Orlando prueba que necesitamos más que nunca estar orgullosos”, tuiteó el cineasta canadiense Xavier Dolan, abiertamente gay, mientras que el cantante británico Boy George se declaró “inconsolable”.

Pero las redes sociales apenas consiguen filtrar los contenidos homófobos. “Acabo de leer #jesuisgay… no cuentes conmigo, hermano”, tuiteaba por ejemplo una joven, mientras que otros mensajes eran claramente hostiles contra los homosexuales.

De Washington a Moscú, pasando por Pekín, el Vaticano o la Liga Árabe, los dirigentes condenaron al unísono un “acto de terror y de odio”, según los términos del presidente Barack Obama.

El primer ministro británico David Cameron se mostró “horrorizado” y el dirigente español Mariano Rajoy condenó en Twitter un “ataque deleznable”.

Y, en Chile, el gobierno indicó que “la violencia y el terror (…) no tienen fundamento en sociedades libres y diversas”.

Todos, incluso países como Egipto donde la homosexualidad es fuertemente reprimida, enviaron sus condolencias a los allegados de las víctimas y al pueblo estadounidense. Aunque muchos obviaron el carácter homófobo de la matanza, dando lugar a ambigüedades.

En Polonia, el silencio del ejecutivo suscitó la decepción de los militantes de la causa homosexual. “Ni siquiera saben reaccionar ante un suceso tan trágico”, lamentó Tomasz Baczowski, presidente de la Fundación de la Igualdad.

Barcelona, España. Crédito: AFP

Barcelona, España. Crédito: AFP

París. Crédito: AFP

París. Crédito: AFP

Londres. Crédito: AFP

Londres. Crédito: AFP

Londres. Crédito: AFP

Londres. Crédito: AFP

Londres. Crédito: AFP