“Continuaré trabajando por el cierre de Guantánamo”

Mantener abierta la prisión, instalada en la base naval de Guantánamo, ha sostenido Obama, "debilita la seguridad nacional" de Estados Unidos al destinarle enormes recursos financieros y a la vez dar una herramienta de propaganda a los yihadistas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Washington, Estados Unidos. AFP) – El centro de detención que Estados Unidos mantiene en la base militar de Guantánamo, en Cuba, es “caro e innecesario” y sirve solo para reclutar enemigos, y por ello debe ser cerrado, dijo este martes el presidente estadounidense Barack Obama ante el Congreso.

De acuerdo con Obama, el liderazgo que el país precisa “depende del poder de nuestro ejemplo. Es por eso que continuaré trabajando por el cierre de la prisión de Guantánamo. Es cara e innecesaria, y solo sirve como atractivo para reclutar a nuestros enemigos”.

En su último discurso del estado de la Unión antes de abandonar la Casa Blanca en 2017, Obama retomó su vieja promesa de campaña de cerrar el centro de detenciones y que hasta ahora no ha podido cumplir, a pesar de sus repetidos llamados al Congreso a sumarse al esfuerzo.

Mantener abierta la prisión, instalada en la base naval de Guantánamo, ha sostenido Obama, “debilita la seguridad nacional” de Estados Unidos al destinarle enormes recursos financieros y a la vez dar una herramienta de propaganda a los yihadistas.

Obama anunció en diciembre la expectativa de la Casa Blanca de reducir en lo que sea posible el número de detenidos en Guantánamo “a menos de 100” personas a inicios de este año.

En el Congreso, la bancada del opositor partido Republicano se opone de forma terminante a cualquier proyecto que contemple el cierre del centro de detención mediante el traslado de los prisioneros considerados peligrosos al territorio estadounidense.

Para los republicanos, ese escenario convertiría a los locales de detención de esas personas en eventuales objetivos de ataques, y además permitiría a esas personas la posibilidad de defenderse ante el sistema judicial estadounidense, al que no tienen acceso desde Guantánamo.

¿Entonces qué? Sin el apoyo de los congresistas, los juristas se dividen sobre si el presidente cuenta con la autoridad legal para trasladar a los detenidos a territorio estadounidense.