Crece el riego de ETS y embarazos precoces ante la escasez de preservativos

Los médicos tratantes también se exponen al riesgo debido a las falta de los kits de bioseguridad

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La escasez de métodos anticonceptivos y la dificultad de acceso a los preservativos en el país, podrían estar desatando un incremento en las Enfermedades de Trasmisión Sexual  (ETS) y en los embarazos precoces, según especialistas consultados por Efecto Cocuyo.

Según data suministrada por el Laboratorio de Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam), durante los primeros cinco meses del año 2016, más de 4 mil 900 personas han solicitado pruebas de detección de VIH y sífilis (VDRL), resultando positivas 17 personas para VIH y  73 para sífilis. Lo que representanta 69.86% de los casos totales en todo el año 2015.

Pero no solo la transmisión se ha convertido en un problema, cada vez es más cuesta arriba conseguir los reactivos necesarios para realizar los exámenes. Situación que se repite con la penicilina para el tratamiento.

¿VIOLACIÓN A LOS DDHH?

El difícil acceso a estos métodos preventivos y anticonceptivos podrían ser considerados una violación a los Derechos Humanos. Según estableció el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida), “los preservativos de calidad deben estar fácilmente disponibles universalmente, con carácter gratuito o a un precio bajo”.

Sin embargo, la realidad es otra, debido a los altos precios que se deben pagar para adquirir preservativos como condones, o la dificultad para hallar métodos anticonceptivos.

“No se consiguen (los preservativos), y los que se consiguen son demasiado costosos. Tendemos a colocarlos en un lugar secundario, pero en realidad es un problema”, señaló Mercedes Muñoz, directora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa).

MÉDICOS EN RIESGO

Los médicos tratantes también se exponen al riesgo debido a las falta de los kits de bioseguridad, que son la medidas de protección adecuadas para realizar intervenciones quirúrgicas.

Para las mujeres embarazadas con VIH, se recomienda un parto por cesárea electiva para reducir la transmisión vertical, pero sin kit no se puede hacer. “Esto compromete a los médicos”, dijo Muñoz.