Crisis del Mercosur se profundiza por la presidencia sin consenso de Venezuela 

Paraguay y Brasil sostienen que la presidencia no es un paso automático, sino que debe establecerse mediante un consenso

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La crisis que atraviesa el Mercado Común del Sur (Mercosur), parece agudizarse por la presidencia pro tempore, sin consenso, que asumió Venezuela el pasado viernes, informa El Pais.

Uruguay decidió dar por cumplida su presidencia pro tempore y traspasar el mando a Venezuela, país al que le corresponde la sucesión por orden alfabético y “de forma automática”, según la interpretación que ha hecho de los estatutos de la unión y alegando que “al día de hoy no existen argumentos jurídicos que impidan el traspaso”

Sin embargo, Brasil y Paraguay han advertido que no reconocerán su mandato porque entiende que los estatutos citados por Caracas exigen que la rotación del mando sea acordada con el “consenso de los socios”, algo que no ha sucedido. Argentina, por el momento, ha mantenido una posición ambigua.

La Cancillería venezolana remitió una carta a los países del grupo, en la que destaca que los artículos 12 del tratado de Asunción y en correspondencia con el artículo 5 del Protocolo Ouro Pretoson, son los “únicos instrumentos normativos fundacionales que regulan la procedencia y continuidad de la rotación alfabética del mando en el Mercosur”.

Sin embargo, Paraguay en respuesta ha citado el artículo 37 del protocolo de Ouro Pero, el cual reza que las decisiones se toman con “el consenso y con la participación de todos los Estados partes”, para señalar la presidencia de Venezuela como “ilegitima y unilateral”, advirtiendo que no existe tal “automaticidad” en los estatutos del mercado. Postura que es apoyada por Brasil.

Mientras que Argentina hasta el momento ha mantenido una posición ambigua. Su canciller, Susana Malcorra, ha defendido el diálogo como la mejor salida al atolladero legal, evadiendo una postura firme. Sin embargo, su presidente Mauricio Macri,  atacó con dureza la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Lo cierto es que el Mercosur está acéfalo y ha sido Macri quien visibilizó el verdadero origen del problema. El giro político hacia la derecha en la región ha dejado solo a Venezuela, y los socios del Mercosur ya no son tan propensos a amparar lo que consideran una situación política insostenible.

Si las decisiones contra Venezuela no son más drásticas, es porque hay un escenario económico que los socios prefieren cuidar, aseguró para El País el director de las licenciaturas en Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad de San Andrés, Federico Merke.

Argentina, Brasil y Uruguay tienen empresas a las que el gobierno de Venezuela les debe mucha plata y han dejado de cobrar. Por eso hay un sector privado que preferiría que no se rompan las relaciones. En el momento en que a Venezuela le iba bien, los países del Mercosur hicieron muy buenos negocios y se tejió una red de intereses comerciales que son más propicios a la paciencia estratégica. Brasil y Argentina están apostando a eso”, explicó.