Crisis entre Venezuela y Colombia se ve más lejos de superarse

Zulia tiene una gran importancia debido a que es uno de los principales centros petroleros del país y tiene la mayor población electoral luego de la región capital.

Crisis entre Venezuela y Colombia se ve más lejos de superarseUna colombiana grita frente al consulado venezolano para protestar por el cierre fronterizo entre ambos países ordenado por Venezuela, en Bogotá, Colombia, el miércoles 26 de agosto de 2015. Crédito: AP Photo / Archivo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. AP) — La decisión del gobierno venezolano de extender el cierre de las fronteras con Colombia al principal paso del estado de Zulia alejó las posibilidades de que la crisis bilateral, que lleva casi tres semanas, pueda superarse en breve tiempo.

Los presidentes Nicolás Maduro de Venezuela y Juan Manuel Santos de Colombia se han mostrado en los últimos días abiertos a sostener un encuentro para buscar una salida a la crisis, pero ambos han puesto condiciones para esa reunión mientras siguen subiendo de tono las declaraciones desde ambos lados.

En medio de la crisis unos 20.000 colombianos abandonaron Venezuela, según registros de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. De ese total unos 1.467 fueron expulsados y el resto salió del país voluntariamente.

“AMANECIMOS HOY DEMASIADO TRISTES POR EL CIERRE Y EL ESTADO DE EXCEPCIÓN”

El paso fronterizo de Paraguachón en las áridas y calurosas tierras al norte de Zulia amaneció el martes bloqueado con tubos de metal pintados de amarillo y negro de más un metro y medio de largo, mientras los alrededores fueron tomados por centenares de militares, relataron habitantes de la zona.

“Amanecimos hoy demasiado tristes por el cierre y el estado de excepción. Creo que esto no es lo que nosotros merecemos porque nosotros lo único que hacemos es cuidar nuestro territorio”, indicó a The Associated Press Ricardo Fernández, integrante de la tribu indígena wayúu y defensor de los derechos, que precisó que el consejo de ancianos de la comunidad decide las acciones que tomará la colectividad que integran más de 300.000 indígenas.

Fernández, candidato opositor para las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, negó que en esa región fronteriza operen paramilitares colombianos y sostuvo que en la zona los wayúu sólo se encuentran con guerrilleros. “Ellos no nos molestan, pero ellos tienen ya 10 años que se han metido”, agregó.

ARREAZA ANUNCIÓ “ESTRICTOS NIVELES DE CONTROL”

El vicepresidente venezolano Jorge Arreaza indicó que la zona fronteriza de Zulia está en completa normalidad y anticipó que “vamos a tener por supuesto estrictos niveles de control para que podamos estabilizar la situación en la zona“, según reseñó la estatal Agencia Venezolana de Noticias.

La oposición venezolana consideró una medida de distracción el cierre del paso fronterizo en Zulia y el estado de excepción que se estableció en tres municipios de esa región adonde serán enviados 3.000 militares para reforzar la seguridad.

El secretario ejecutivo de la coalición opositora, Jesús Torrealba, dijo a AP que las acciones en Zulia forman parte de las “estrategias del ventajismo institucional” que estaría consolidando el gobierno de cara a los comicios legislativos en los que la oposición figura como favorita para vencer y lograr la mayoría en la Asamblea Nacional.

Zulia tiene una gran importancia debido a que es uno de los principales centros petroleros del país y tiene la mayor población electoral luego de la región capital.

TÁCHIRA Y ZULIA, CERRADOS

El mandatario venezolano ha defendido el cierre de los pasos fronterizos y la declaración del estado de excepción en 13 municipios de los estados de Táchira y Zulia alegando que esas acciones forman parte de un plan para combatir a los grupos paramilitares y de contrabandistas que azotan la frontera de 2.200 kilómetros que comparten Venezuela y Colombia.

Venezuela resolvió cerrar de algunos de los pasos fronterizos a partir del 19 de agosto a raíz del ataque que sufrieron tres militares y un civil en la localidad de San Antonio de Táchira cuando realizaban labores de combate al contrabando y que el gobierno atribuyó a un grupo paramilitar colombiano. Las autoridades venezolanas también impusieron el estado de excepción por 60 días, prorrogable por otros dos meses, en 10 municipios de ese estado e iniciaron la deportación de más de 1.000 colombianos que residían en el país de forma ilegal.

Estas medidas desataron una crisis diplomática entre Caracas y Bogotá.

El gobierno colombiano anticipó que recurrirá a instancias internacionales para denunciar los maltratos a los que supuestamente han sido sometidos sus connacionales expulsados de Venezuela.